La ley del más fuerte

Darío Franchitti ganó el Honda Indy Toronto para retomar el liderato de la IndyCar Series tras una tarde impredecible de carreras violentas donde todo podía ocurrir

Actualizado el 14 de julio de 2009
Por John Oreovicz
ESPN.com

Darío Franchitti
Getty ImagesDarío Franchitti volvió a estar en lo más alto del podio
TORONTO -- El Summer of Irony de la IndyCar Series siguió su curso, y en el circuito de calle de Toronto vimos lo que bien podría describirse como la carrera más emocionante de la temporada.

Es una señal de los tiempos que corren que la mayoría de las personas involucradas en una serie creada para preservar la competencia en circuitos ovales estuvieran ansiosas por correr una carrera de calle para condimentar un poco el show.

Darío Franchitti ganó el Honda Indy Toronto para retomar el liderato de la IndyCar Series tras una tarde impredecible de carreras violentas en la que Helio Castroneves se convirtió temporalmente en el Enemigo Público No. 1 de Canadá.

Ryan Briscoe y Will Power de Team Penske superaron retrasos en la primera vuelta para completar el podio, y un par de canadienses también brillaron pero no figuraron en el reconocimiento final. Alex Tagliani encabezó 21 vueltas pero la suerte no estuvo de su lado al final, mientras que el favorito local, Paul Tracy, fue una de las figuras del show antes de su polémico choque con Castroneves en la vuelta No. 65 de las 85 totales.

Tracy hizo una serie de pases para la Curva 3, de giro muy cerrado, pero Castroneves intentó mantener el segundo lugar y aplastó el KV Racing de Tracy contra la pared.

"No creo que lo haya hecho intencionalmente", dijo Tracy. "Creo que nos enredamos en los boxes y yo estaba intentando alcanzar a Darío. Demostramos que podemos correr con estos hombres. Es una forma triste de terminar el día, pero supongo que es por eso que me llaman 'The Thrill', ¿verdad?"

El público canadiense abucheó a Castroneves cuando regresó a los boxes ante el horror del jefe del equipo, Roger Penske.

"[Tracy] sería el último hombre a quien dejaría afuera en Canadá, obviamente", dijo Castroneves. "Sigo amando Canadá, no me malinterpreten. Así son las cosas. La gente te ama y la gente te odia, especialmente después de lo que sucedió en el 2002 [cuando Castroneves superó a Tracy en la ajustada final del Indianapolis 500]".

Franchitti ya estaba en los boxes cuando se agitó la bandera amarilla por el trompo de Ed Carpenter en la Vuelta 59. Tagliani iba a detenerse una vuelta más tarde, y fue el último piloto en verse perjudicado por la regla de cierre de boxes de la IndyCar Series. El nativo de Quebec, quien está corriendo part-time para Conquest Racing, terminó en un decepcionante noveno lugar.

"Para ser un equipo part-time está muy bien", dijo Tagliani. "Demostramos que podemos dominar, y creo que lo tuvimos en el bolsillo hoy".

Tras ganar la carrera de Toronto 10 años atrás, cuando era uno de los grandes eventos de la IndyCar Series administrada por CART, Franchitti produjo una actuación perfecta para capturar su tercer triunfo de la campaña 2009.

Tras el choque de Castroneves, el campeonato de IndyCar ha pasado a ser una carrera de tres hombres, con Franchitti, Scott Dixon y Briscoe separados por apenas 13 puntos.

Dixon terminó cuarto en Toronto el domingo detrás de los carros de Penske piloteados por Briscoe y Power, quienes se vieron obligados a entrar en los boxes por pinchaduras de neumáticos en la primera vuelta.

El diseño del circuito de Toronto les permitió regresar a la competencia.

"Es uno de los pocos circuitos de calle que conozco en el que verdaderamente puedes pasar autos y correr, así que fue divertido", señaló Briscoe.

"Eso es lo que yo llamo una carrera", agregó Power. "Pasé muchos autos y me divertí mucho.

"Entrar bien derecho en una curva muy cerrada con muchísimo espacio, eso es lo que necesitas en todos los circuitos. Si eres rápido, puedes avanzar lugares sin preocuparte por consumir combustible".

Aunque Castroneves ya no pueda competir por el campeonato, debería ser una buena pelea entre Franchitti, Dixon y Briscoe.

Briscoe no gana desde la primera carrera de la temporada, pero su cantidad de llegadas en segundo lugar lo han dejado bien posicionado para competir por el título.

"Estoy tratando de ganar, no se preocupen", dijo. "En las últimas dos carreras creo que me he acercado 10 o 13 puntos al campeonato, lo que no está nada mal. Estoy haciendo todo lo posible y esperamos capturar algunos triunfos".

La última vez que Franchitti compitió por el campeonato (2007, cuando corría para Andretti Green Racing), había apilado una gran ventaja de puntos y permaneció aferrado a la misma hacia el final. Con siete carreras por delante y apenas tres puntos de ventaja sobre su compañero, no podrá darse el mismo lujo este año.

"Todos cometemos errores, y todos nos enredamos en los problemas de los demás", dijo Franchitti. "La semana pasada [en Watkins Glen] me enredé en el trompo del alguien y mi carrera quedó destruida. Todo se reduce al riesgo que quieras tomar. Hubo un par de ocasiones hoy en las que creí que si tomaba el riesgo, terminaría con el auto doblado.

"Tenemos que seguir completando carreras. Una semana Scott será mejor que yo o yo seré mejor que él, pero saldremos a competir y a divertirnos".

CONTENIDO PATROCINADO