Adicta a la competencia

Milka Duno es un ejemplo de triunfo dentro y fuera de las pistas de automovilismo

Actualizado el 6 de julio de 2009
EFE

Milka Duno
Getty ImagesDuno destaca fuera de las pistas por su belleza
NUEVA YORK -- Ingeniero naval de formación y piloto de carreras de corazón, la venezolana Milka Duno es, además de la primera mujer latinoamericana en competir en los circuitos internacionales, una profesional que está presente en la publicidad, el cine e incluso en la literatura.

Desde que Duno debutara en la competición automovilística American Le Mans Series en 2000 y consiguiera el tercer puesto, la caraqueña siguió progresando en esa profesión hasta correr en 2007 las legendarias 500 millas de Indianápolis, donde ha repetido asistencia hasta la última edición.

"Ser piloto estaba en mi destino. Cuando comencé a correr autos, me gustó la dificultad que conlleva y lo competitivo que resulta. Me gusta ser la mejor en todo lo que hago, así que me dediqué al cien por cien a ello", explicó la piloto de 37 años.

Atrás quedarían los años en los que Duno estudiaba día y noche en Madrid para conseguir tres titulaciones de postgrado al mismo tiempo.

Licenciada en Ingeniería Naval y con cuatro másters a sus espaldas, Duno decidió dar un giro a su trayectoria en 1998, cuando un amigo la invitó a participar en una carrera de coches deportivos.

"Lo tomé como una nueva profesión en la que aplicar todo lo que había aprendido hasta entonces, y a raíz de ello vinieron los récords, los nombramientos y los premios, aunque todo se debe a mi filosofía de trabajo", afirmó Duno.

"Tener la metas claras y estar decidido a lograrlas" es la máxima que ha llevado a la deportista a ostentar la mejor marca femenina en los 45 años de historia de las 24 Horas de Daytona, con un segundo puesto en 2007, y a convertirse en la primera latinoamericana en clasificarse en las 500 millas de Indianápolis.

Milka Duno
Getty ImagesMilka Duno buscará más satisfacciones en la IndyCar
Pese a que desde 2007 la presencia de la venezolana en las temporadas automovilísticas siempre ha sido parcial, Duno ha logrado el reconocimiento como piloto profesional en pistas de todo el mundo.

"Siempre quieres correr todo el campeonato, pero uno hace lo que tiene; de todas formas, con el paso del tiempo, se ha notado una evolución y una mejora notable en el equipo", señaló a Efe Duno en una entrevista telefónica desde el circuito Watkin Glen de Nueva York, donde el domingo se disputó la novena carrera de la serie IndyCar.

Al volante de su #23 CITGO Honda Dallara, con el que compite para la escudería Drayer & Reinbold, Duno se hizo con el puesto 17 en la primera carrera del año en un circuito tradicional, que supone la cuarta aparición de la caraqueña en las pistas en 2009.

Como latinoamericana pionera en este deporte, Duno ha demostrado sus habilidades en competiciones como el Ferrari Challenge, en Venezuela, y en las estadounidenses Skip Barber, Panoz GT para mujeres y la Ferrari Challenge F355, entre otras.

Además, en Europa ha participado en la Fórmula Nissan de España, las 24 horas de Le Mans (Francia), en las World Series Light, y en la Serie Rolex, donde ha conseguido tres victorias en la general, siete podios, once resultados entre los cinco primeros y 26 entre los diez mejores.

Milka Duno es sinónimo de éxito, y así lo ha querido demostrar en el libro infantil "¡Corre, Milka, corre!" (Renaissance House, 2008), que en la última edición de los Premios Internacionales de Literatura Latinoamericana se hizo con el galardón en la categoría de mejor libro de deportes para jóvenes adultos.

"Con mi libro, quiero infundir a los más pequeños los valores que me han inspirado en la vida: trabajar mucho, prepararse, ser competitiva y querer ser numero uno", afirmó Duno.

La idea de esta biografía ilustrada de la piloto, que Duno presentará en agosto en la Feria del Libro de Panamá, nació a raíz del interés que despertó en los padres su proyecto benéfico, Milka Way, con el que la deportista muestra a los jóvenes la importancia de los estudios.

"Tras explicar en escuelas y orfanatos que la educación es para siempre, a diferencia del deporte, que sólo dura mientras tienes las condiciones físicas, los padres me pidieron que plasmara estas ideas en un libro, y decidí escribirlo en un lenguaje para niños y con casos reales: Mi historia", explicó Duno.

Además, la venezolana ha sido imagen de varias campañas de publicidad e incluso participó en la película "Speed Racer" ("Meteoro", en su versión hispanoamericana), de los hermanos Andy y Larry Wachowsk, en la que compartió escenario con las actrices Susan Sarandon y Christina Ricci.

"Hasta ahora no se me ha resistido nada. Cuando tienes las metas claras, las cosas vienen", señaló Duno.

CONTENIDO PATROCINADO