Momento decisivo

La salida de Tony George como como presidente y CEO de la Indianápolis Speedway Corp. llevará a los competidores de la IRL a preguntarse hacia dónde van las cosas

Actualizado el 1 de julio de 2009
Por Terry Blount
ESPN.com

Tony George
APTony George tuvo que dejar su cargo y ya no tiene poder
Tony George está fuera del negocio de la familia, por decirlo de alguna manera, y de cierta forma lo mismo sucede con la Indy Racing League.

Básicamente, eso es lo que significa el movimiento del martes por el cual George fue apartado de su cargo como presidente y CEO de la Indianápolis Speedway Corp.

George también renunció oficialmente a su cargo como CEO de la IRL, de modo que ahora hasta su rol en la IndyCar Series tiene importantes limitaciones.

La Indy Racing League, fundada por George hace 14 años, tendrá que sobrevivir por su cuenta y hacerse económicamente viable sin el generoso apoyo financiero de IMS.

Las tres hermanas de George, todas miembros del directorio de IMS, lograron excluirlo de la junta a través del voto. George sigue siendo parte del directorio, pero ya no tiene poder. Ha dejado de dirigir la orquesta.

George ya no controla el dinero de las ganancias de de IMS por el Indianápolis 500 y el Allstate 400 en el Brickyard NASCAR Race, que él mismo ayudó a traer a Indy en 1994.

Algunas de estas ganancias (ciertas estimaciones hablan de hasta unos $500 millones) han sido utilizadas para apuntalar la IRL mientras George peleaba una guerra civil contra ChampCar.

Esta guerra llegó a su fin con la fusión del año pasado. De modo que las hermanas de George creyeron que ya era hora de que la IRL lograra funcionar sin el apoyo monetario de la fortuna familiar de Hulman & Co. y IMS.

La IRL aún no ha tenido ganancias, de modo que este es un momento decisivo para la IndyCar Series. El cambio de liderazgo en IMS fue reportado por primera vez hace un mes, pero George lo había negado.

Lo sorprendente de la noticia del martes fue que George no se convirtió en el presidente de la junta directiva para reemplazar a su madre, Mari Hulman George. Se esperaba que ella se retirara, pero eso no sucedió.

Mover a Tony George al asiento del presidente de alguna manera salvaría la cara. De cualquier manera, George estaba perdiendo el control de los fondos de IMS.

Pero claro, todos los involucrados pusieron una sonrisa el martes y explicaron que esto era bueno para la liga y el autódromo. Tal vez a la larga lo sea.

Pero de muchas maneras, esto es un extraño triple divorcio entre George, la IRL y la Indianápolis Motor Speedway.

George sigue siendo propietario del equipo Vision Racing en la IRL. Su cargo oficial como jefe de la IRL ha cambiado, pero esta liga sigue siendo su bebé.

Más aún, es su legado, de modo que continuará trabajando para que el balance de la liga contenga números en tinta negra. Pero en vez de ser un deseo, ahora ha pasado a ser una necesidad.

Esta decisión llevará a los competidores de la IRL a preguntarse hacia dónde van las cosas. Todos los propietarios de los equipos firmaron una declaración el mes pasado manifestando su completo apoyo a George.

Este cambio provocará incertidumbre respecto del futuro. Tal vez hasta impulse a Danica Patrick a mudarse a NASCAR.

Patrick está en el último año de su contrato con Andretti Green Racing. Ha dicho recientemente que tendrá en cuenta la estabilidad de la IRL a la hora de tomar la decisión de permanecer en las carreras fórmula o pasar a NASCAR.

Qué sucederá ahora con la IndyCar Series es un enigma. Lo único claro es que George tiene menos poder para encontrar la manera de que la IRL logre caminar sola con éxito.

CONTENIDO PATROCINADO