LOS ÁNGELES -- La sangre no llegó al río. De la conciliación, pasaron a la reconciliación. Una forma, pues de abrirle la puerta al Hijo Pródigo, sin que hubiera salido.

Este viernes en la Yunta de Dueños -dixit Sven-Goran Eriksson--, además de abolir el descenso y aumentar a 20 clubes en Primera División, sería anunciada la sentencia para dos directivos del Pachuca.

Jesús Martínez y Andrés Fassi habían sido advertidos que habían violado el Código de Ética "por filtrar documentos e información confidencial", y serían sancionados en esta Asamblea de Dueños en Pachuca.

No sería necesario llevar a cabo una votación. Era ya una decisión consensuada. Simplemente se anunciaría especificando la violación a qué reglamentos "que dañan la integridad de nuestro futbol", explicaría Decio.

Ambos serían suspendidos por un año de toda actividad vinculada al futbol, y se revisaría la posibilidad de desafiliarlos incluso de manera permanente, con una sanción agregada para el club.

Jesús Martínez actuó de inmediato. Enterró el hacha y colgó la espada. Enarboló la bandera blanca y se reunió con Decio de María, aún presidente de la Federación Mexicana de Futbol. Mejor pacifista que apaciguado.

Decio fue puntual: "Jesús yo no tengo ningún problema con dejar todo atrás, de dejar todo en paz", le explicó, de acuerdo a fuentes con conocimiento de la reunión, dejando de lado cualquier opinión del resto de los dueños.

"Pero -aclaró Decio de María--, necesitas hablarlo con Emilio (Azcárraga Jean). Tú sabes". Y agregó según las fuentes: "Es que algunos dueños de equipos se sintieron traicionados y hablaron con él".

Y Jesús Martínez sabe. Ya se dio la reunión. El lunes, en Pachuca, se reencontraron el presidente del Grupo Pachuca y el accionista mayoritario de Televisa, o, como lo identifican algunos propietarios de equipos: el dueño del futbol mexicano.

La reunión mantuvo el tono cordial. Insisto: conciliación y reconciliación. Emilio escuchó los argumentos de Jesús y acordaron en dejar pasar las presuntas violaciones del Grupo Pachuca al Código de Ética.

Por otro lado, no habrá más reportajes especiales sobre Pachuca o sobre León, y se acordó que serían herméticos, todos los dueños de equipos, para evitar que informaciones o documentos fueran distribuidos maliciosa e irresponsablemente.

"No queremos que decisiones privadas se ventilen y puedan ser mal interpretadas. Así no podemos proceder", comentó el hombre poderoso en Televisa de acuerdo a las fuentes consultadas.

Jesús Martínez estuvo de acuerdo y la charla con Emilio Azcárraga Jean tomó otros cauces.

Sólo hubo una petición más de Emilio, como un acto de cortesía y de buena voluntad de parte de su anfitrión.

"Me gustaría, para darle mayor solemnidad a tu importante proyecto, que las siguientes votaciones y protocolos de ese magnífico Salón de la Fama que tienes, se lleven a cabo en Toluca, porque ahí, nuestro edificio, es la casa de todos nosotros, y que mejor que brindarle ese honor", solicitó con palabras más o palabras menos el hombre más poderoso del futbol mexicano.

Nobleza obliga...u, ¿obliga la nobleza? Puntualmente, Jesús accedió. Analizarán las formas para que pronto, el edificio de la FMF albergue algunos ceremoniales del Salón de la Fama de Pachuca.

Y, todos felices. Conciliación, reconciliación y una promesa de trabajar unidos.

La Familia del futbol mexicano, dice Decio. La Famiglia del futbol mexicano...

Etiquetas:

Fútbol, México

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.