Shaun Clark/Getty Images
LOS ÁNGELES -- En el exilio, en el purgatorio virtual, como un ermitaño funcional, marginado del futbol organizado, desde ahí, Joseph Blatter sigue sacudiendo conciencias turbias.

"Los muertos que vos matáis gozan de cabal salud". Blatter puede parafrasear esta cita que se le adjudica equivocadamente a José Zorrilla. Y lo comprueba desde la simpleza brutal de un tweet.

Un trino del expresidente de FIFA provocó un tsunami con epicentro en el ombligo del poder de Sunil Gulatti. Y de paso alebrestó a Gianni Infantino. El gallo manda, pero las gallinas ponen los huevos.

USSoccer y el comité tripartita para la candidatura del Mundial 2026 se estremecieron. Estados Unidos, Canadá y México entendieron que, desde el plácido oscurantismo, en algún búnker paradisiaco, Blatter había lanzado a la carga su arsenal. Sí, FIFA y Sunil, ese mismo es, "el muerto que vos matáis y que goza de cabal salud...".

Blatter no necesitó de 280 caracteres para sembrar pánico. Sólo dijo que Marruecos debería ser la sede del Mundial 2026 y no la tercia americana. África dijo sí; las islas de Concacaf también; y la Conmebol y Asia guardaron ese silencio que otorga.

Sunil Gulati sabía que él es y será visto no sólo como la manzana de la discordia, sino como la serpiente misma que la ofrenda. Y este martes se fue, pero sin irse, del escenario.

Ya no aparece al frente del triunvirato norteamericano. Deja el puesto a Carlos Cordeiro, quien inicialmente iba a ser la granítica plataforma en busca de la reelección de Gulati en la USSoccer, hasta que éste decidió renunciar a la candidatura.

Nadie se engañe. Carlos es un Cordeiro en manos del lobo Gulati. Cuando en noviembre de 2017, Cordeiro se lanzó intempestivamente como candidato a suceder a Sunil, era evidente que debía ocupar la oficina de su mentor para protegerlo. La mariposa escapa, pero deja la larva.

Recordemos: una cosa es entregar el poder, y otra entregar el poder con todo y los esqueletos que pudiera haber en el armario del diminuto, astuto y maquiavélico indio con notables calificaciones en estrategias comerciales y administrativas en diferentes universidades.

Ahora, Cordeiro es cabeza del comité de caza del Mundial 2026. Al lado de Decio de María y del canadiense Steve Reed. Los tres tienen, según el boletín, el mismo poder, la misma voz y el mismo voto. Es decir: nada, cero.

Claro, usted está en lo correcto. Sunil Gulati se ha ido sin irse. Sigue dentro del comité, pero hay que buscar en el fondo del directorio, en la profundidad del organigrama, en la letra diminuta.

Claro, Sunil Gulati cree que ahí no lo podrán encontrar Blatter y sus feligreses. Chiquito él y enorme el organigrama. Eso cree...

Y cree, inocente, iluso, ingenuo, que con su Cordeiro, Decio y Reed como máscaras públicas, sus enemigos futboleros olvidarán su rostro y su animadversión. "El poder más peligroso es el del que manda, pero no gobierna", dijo Torrente Ballester... y Sunil lo sabe.

Entonces Gulati ha designado a su Cancerbero, ese mítico perro de tres cabezas con cola de serpiente que obedecía a Hades, el amo del inframundo, la muerte, vecindarios y anexas. Que hermosa concordancia de circunstancias entre la mitología y la realidad.

Por eso finge desaparecer Gulati. Juega a esconderse sin darse cuenta del tufo a azufre que le escolta. "Todo poder es una conspiración permanente", escribió Honorato de Balzac.

Por si ya lo olvidó, y se pregunta usted por qué el mundo entero y galaxias circunvecinas ven con ceño fruncido y bufan aliento a patíbulo contra Sunil Gulati, le recuerdo lo que fuimos desglosando aquí varias veces: él fue quien entregó la punta de la madeja, la madeja completa, las agujas y el costurero, con el gato incluido, a Loretta Lynch, quien desató una fascinante y puntual cacería contra todos aquellos que sobornaron y fueron sobornados en torno a los torneos de futbol en el mundo.

Obviamente, Sunil Gulati, traicionando a sus iguales, pero ayudando a la justicia, se enteró que súbitamente lo dejaron de seguir en FaceBook, Twitter, Instagram y hasta Tínder, más de una centena de personajes que fueron citados a declarar, algunos negociando su libertad, otros tras las rejas, otros libres bajo fianza o restituyendo los daños, y otros más con arresto domiciliario. Claro, tras las rejas no se dan "likes" ni retweets.

Ya mencionamos en Raza Deportiva de ESPNDeportes que Jack Warner, también con sigilo, y con esa aterradora danza de quienes atacan a traición, ha hecho su labor, absolutamente hermética, entre las islas del Caribe a favor de Marruecos.

Hoy, el Mundial 2026 está más lejos que nunca de América y más cerca de África. El voto de junio en Moscú, será un voto de castigo contra Sunil Gulati y quienes cerraron filas en torno a él.

Y claro el golpe también repercutirá como remezón en los cachetes de Gianni Infantino. El poder deja de serlo cuando no se abusa de él.

Verán, entonces, Sunil e Infantino que "los muertos que vos matáis, gozan de cabal salud...".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.