Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Santos libró el 'Infierno' y se colgó la sexta corona
Santos Campeón. Exorcizó los pronósticos. Mató a todos los matones: Tigres, América y Toluca. Y el trofeo Clausura 2018 le pertenece con todos los destellos del merecimiento.

Santos ascendió de entre los Infiernos del Toluca: 1-1 en el veredicto y 3-2 en el Global. De nuevo Robert Dante Siboldi demostró esa habilidad para manejar el tablero e improvisar sobre las exigencias de los momentos del juego.

Con el 0-1 en la mano, al minuto 55, Siboldi quisó ahorcar la mula de seises. Y lo logró. Sacó a dos de sus todo terreno: Javier Cortés y Oswaldo Martínez, para meter a Diego de Buen y a Jorge Villafaña.

Con 35 minutos por delante y el asedio desesperado de Toluca, parecía un acto suicida. Pero, de nuevo, Siboldi eligió en qué terreno y con qué condiciones debía jugarse el partido.

Parecía con esos movimientos, en la juventud del segundo tiempo, que el técnico de Santos entregaba el partido. No era así: en realidad empezó a recuperarlo conforme a sus necesidades.

Ciertamente Jonathan Orozco fue la figura santista después del Gallito Vázquez, y es reflejo del abordaje constante, pero desordenado de los Diablos Rojo, heridos por ese gol marcado por Furch apenas a los diez minutos de juego.

Pero con dos goles de amparo ante el tribunal del marcador global. Siboldi demostró tener un manejo claro y bien trabajado de las condiciones del juego.

De hecho, el agónico y dramático gol de Toluca, obra de Hauche, es una de las pocas distracciones y atribuible a un error de asistencia en la zona del otro Jonathan, el turista Rodríguez.

Aparte, el capítulo del Gallito Vázquez: cinco balones cortados dentro del área, anticipaciones, elección serena de la salida del equipo, que lo convierten en jugador determinante, como lo fue en el Bicampeonato de León y en el título de Chivas.

Ah, pero su estatura, no le permite estar en la selección nacional, pese a demostrar que es mejor que cualquier de los convocados por Juan Carlos Osorio, para ese tipo de funciones.

Toluca tuvo poca respuesta. Hernán Cristante sigue desperdiciando su fe en un Ángel Reyna que sólo da chispazos para mantener engatusados a sus bobalicones. Lo peor es que elige enviarlo en lugar de Leo López.

Además, sigue sin entender que hay un momento del juego en que los compromisos rebasan espiritual y emocionalmente a Rubens Sambueza.

Y en esa pléyade de desahuciados por otros equipos, Robert Dante Siboldi los inviste de nueva gloria como multicampeones: Jonathan, Oswaldito, el mismo Gallito y Javier Cortés.

Irónico pues que estos cuatros, los supuestos desechos tóxicos de otros planteles, enaltezcan la vigencia competitiva de sus respectivas carreras.

Y, bueno, el árbitro César Ramos Porlossuelos, perdón Palazuelos, tuvo una de las menos erráticas actuaciones de su equivocada carrera. Mientras que Toluca estudiará una nueva oportunidad para Hernán Cristante, ahora se consolida Siboldi, con la esperanza de que no ocurra, como otras veces, que las chequeras de otros, desvalijen un proyecto. La palabra la tendrá, cuando estallen las últimas burbujas de champaña, Alejandro Irarragorri.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Un lunes convulsivo y convulsionado. Como si no bastaran los estertores de la Liguilla con el sepelio simultáneo y lloroso de los equipos regios.

  Rumores que se visten de futuro. Rumores que aún se debaten en el pesebre de lo increíble, pero no imposible. Renuncias anunciadas.

  Con Mohamed fuera de Rayados, en un exilio que se demoró seis meses, y con Rafa Puente metido en un gallinero donde sobran espolones para ser ofensivos, seguramente los estertores zangolotean al campeón de la Concacaf.

  Con el dulzor aún en los labios, ahora a los aficionados de Chivas, les aprietan las anginas. ¿Será posible una desbandada? Dicen que si el río suena, es porque se ahogó una orquesta.

  De golpe: Pizarro y Almeyda al Monterrey; Cota al León, Alanís al Getafe, Orbelín a Querétaro... ya sólo faltaría que Erick Gutiérrez termine en el Ajax, en lugar del Rebaño, y que regrese el Gullit.

  Y en la mira el Mundial de Clubes, en el que todos dicen que quieren hacer historia y verse la cara con el Real Madrid o el Liverpool. Paco Gabriel de Anda debe extrañar su lugar en la mesa de Futbol Picante.

  Insisto: son rumores y perviven en la clandestinidad del chismorreo, pero parece que la rebelión por la falta de pago de los premios, ya pasa factura, al vender a Pizarro a Rayados en lugar de al futbol de Holanda, y el mismo Cota es dejado en libertad para regresar, contra sus deseos, al feudo del Grupo Pachuca. Esas injusticias son la cuota tenebrosa de exigir justicia.

  Pero, no todas son malas noticias en los correrías financieras y deportivas del Guadalajara.

  Con las manos llenas de problemas, Paco Gabriel de Anda, de consumarse los rumores, esperará que el usufructo de Pizarro y la indemnización por dejar ir a Almeyda, más la renovación multimillonaria de contratos de patrocinadores y televisión, le alcancen para repatriar a alguna de las cartas que tiene boca arriba: Chicharito (en pláticas con "Pelagatos 2.0" Higuera), Carlos Salcedo, Marco Fabián y Raúl Gudiño.

  Ciertamente, el futuro de estas negociaciones deberá esperar al Mundial de Rusia. La cotización de estos futbolistas podría variar de lo que consiga el vacacionista Juan Carlos Osorio.

  En el cuerpo técnico, Paco Gabriel ha tenido un candidato: Víctor Manuel Vucetich, un entrenador que gusta del futbol pragmático, de seguridad, pero que en algunas etapas (León, Tecos, La Piedad), mostró que sabe jugar al ataque.

  Reitero: en este momento, los vendavales de los rumores sólo inquietan, pero a nadie mojan.

  Por otro lado, mientras el Turco Mohamed deja puesta la mesa para negociar para un equipo que tenga muchos millones de dólares para pagarle e invertir, Rafa Puente hizo una estupenda elección al aceptar la oferta del Querétaro.

  A un equipo armado para ir al abordaje, lo entrenaban para recular. Si le mantienen el plantel a Puente, y le agregan un par de refuerzos, como se habla del regreso de Orbelín Pineda (sí, ese escándalo de los premios en Chivas), seguramente la historia será distinta a Lobos BUAP.

  Por lo pronto, queda claro que los remezones del sismo en el orgullo de Monterrey, se sienten fuerte en Guadalajara.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La buena noticia para América: no enfrenta a Tigres. La mala: enfrenta a Santos. Monsieur Gignac se ausenta. Monsieur Menéz le sustituye.

La buena noticia para Rayados: Tigres quedó eliminado. La mala: ellos también. La tragedia pacifica a Monterrey. Que brinden por la muerte ajena, para que les sepa menos la suya.

La Final tiene contendientes: América contra Santos y Toluca contra Xolos. Que pongan todos sus barbas a remojar. El Diablo, y no necesariamente el toluqueño, anda suelto.

Las potencias financieras del Norte cayeron en bancarrota. Los planteles más caros del futbol mexicano se abarataron en la cancha. Irónicamente, sus entrenadores y arqueros, abrieron la puerta y la portería al tropiezo...

Ya Tigres y Rayados jugarán su partido de consolación en el lado perverso de las redes sociales. En diciembre eran el ombligo del mundo, hoy...

Lo de Santos tiene tintes de hazaña. Jugó con diez hombres todo el partido, porque Jonathan Rodríguez había dado tan poco antes de su expulsión que los Guerreros se sintieron más cómodos sin un bulto en la cancha.

La heroicidad santista, con inferioridad numérica aumentó las guirnaldas de gloria, porque después del gol de Oswaldo Martínez, maltrecho, lesionado, pero Djaniny sacó el 2-0 para añadir otra raya más a la zalea del Tigre que cubre la inmunidad de Ricardo Ferretti.

Pudo haber hecho algo Nahuel Guzmán en los goles. El otrora héroe se ve desconcentrado en ambas anotaciones. Pero la responsabilidad no es sólo suya: la culpabilidad es un pecado capital repartido a partes iguales... desde la banca, claro.

Entre la soberbia anestésica, la actitud displicente, de unos Tigres que se creyeron en la ruta de otro título, Santos asumió como un asunto de vida y muerte el saber y entender que con diez eran más espiritual y hormonalmente que los aburguesados de enfrente.

Ahora la advertencia queda hecha. Y parecería innecesaria. Porque América y Toluca saben puntualmente que no pueden ningunear a sus adversarios como algunos de los fantoches jugadores y entrenadores de Rayados y Tigres.

Lo exquisito de estas Semifinales del Clausura 2018 es que no hay sentenciados a muerte, porque tampoco hay marcador favoritos, especialmente después de que los Diablos Rojos casi se ven exorcizados por el Morelia.

Claro: ninguno de los cuatro equipos tienen totalmente el destino en sus manos. En realidad, y eso es irrefutable, la Final queda estrictamente en las garras perversas de la estulticia arbitral.

La realidad es esa: los jueces mexicanos son tan malos, que uno sospecha que actúan de forma delincuencial.

Y es difícil precisar que es más grave para el arbitraje: que se piense que aprueban con excelencia un examen de idiotez, o que se piense que actúan bajo consigna y complicidad de La Famiglia que tanto pondera Decio de María.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Mientras América desollaba la vejada zalea de Pumas, en Monterrey el fracaso sigue siendo el inquilino perverso del majestuoso estadio.

El Perro de la Muerte, el Xoloitzcuintle azteca, sembró desolación. Yerto y yermo, Rayados exhala tragedia. Tijuana es semifinalista.

El pomposamente llamado Gigante de Acero tiene más momias que trofeos en su vientre. Ya ni su afición le llena la tripa lujosa de la tribuna. Ubres de cicuta.

La tragedia acelera el Juicio Final. Las plañideras evocan a los ausentes desde el Limbo: "Oh, Funes Mori". Su consuelo es no morir de caries.

¿Y los vivos? Al cadalso, y a la cabeza de ellos, en la cabalgata dantesca del exterminio, el Turco Mohamed, enjuiciado porque lo que hizo lo hizo mal y porque lo que no hizo, también lo hizo mal. El Titanic regio es una fosa común.

Xolos de Tijuana recurre el lúgubre, pero festivo pasaje, del condenado a la emancipación. Se sacudió la guillotina que como moño carnavalescamente tétrico le habían puesto los pronósticos.

Xolos tuvo la opulencia de eso en lo que Rayados fue mezquino: testosterona, sangre, rabia, odio, fe, gónadas. A Monterrey le trasquilaron las joyas del guerrero: lo castraron.

Los aprendices de Américo Vespucio, esos cartógrafos del futbol, podrán tirar las lecturas sabiondas de lo que ocurrió, de lo que pudo ocurrir y de los que no ocurrió en la cancha.

Al ajedrez, todos somos Bobby Fischer, pero en las Termópilas, unos mueren y otros perduran. La última palabra es del jugador. Un Ortega Gasset futbolero diría que son el jugador y sus circunstancias.

Y en Monterrey, ganó el hambriento. En el Gigante de Acero se fugaron las víctimas y le atizaron a sus verdugos.

¿Xolos? Notable. Ojo: Diego Cocca sigue sin ser el Guardiola de América, como lo bautizó en un desliz desesperado Alejandro Irarragorri al llevarlo a Santos. Pero en su primer reto en Liguilla, más a los Mourinho, sobrevivió al estupor de sus propias habilidades.

Sí, Xolos, notable: desde un nervioso Lajud, con la solidez de otrora de Aguilar y de Valenzuela, hasta un Mendoza que dejó de ser el conejo bobalicón de Quick, y la ferocidad de un Musto nada mustio, mientras Bou, Lucero y Bolaños sangraban la cancha con su propia rabia.

Y no es que Tijuana se poblara de cracks en un acto repentino de magia. No, simplemente al futbolista lo posesionó el espíritu de guerra y de garra, ese que debe ser imprescindible en la cancha, en el vestuario, en la vida...

¿Y Monterrey? Sus figurines siguen jugando con tacones. ¿Se equivocó el Turco al iniciar con Molina y no con Jonathan? O tal vez, muy creíble, nunca trabajo para solucionar la ausencia funesta de Funes Mori.

¿O quién hizo el gran negocio de protagonizar el gran imbécil a traer a Albertango (AKA Albertengo), más un bailarín que futbolista? ¿Alguien debe hacer auditoría futbolística y bancaria para quien llevó a semejante jugador con presunción de solución?

Y mientras el reloj iba fileteando los vestigios de hombría deportiva a Monterrey. Xolos se fue asentando. Los goles de Bolaños (desvío de Vangioni al '4) y de Lucero ('22), azuzaban la desesperación de Rayados, a pesar del descuento de Pabón al 47'.

Pero era un dominio suicida. El tercero de Tijuana se regodeaba en el precipicio del suspenso, mientras el ataque desordenado de Rayados agigantaba la trinchera del rival. El cronómetro se desangraba de segundos al ritmo de la transpiración de Xolos.

Este lunes, Monterrey deberá tener una voz y un rostro. Lo reclama la afición y lo reclaman las miles de butacas vacías en el estadio, lo que refleja que alguna afición se rindió antes que su equipo.

Este lunes, Rayados deberá hacer el paseo obsceno, entre los vituperios de propios y el jolgorio de Tigres. Los buitres sediciosos de la tragedia.

Afirman que Mohamed renunció este mismo sábado. ¿Será cierta la maldición de que técnico que es campeón con América no puede serlo con ninguno otro en México? Al Turco le dieron todo lo que pidió. El fracaso es el lujoso corbatín de su paso por Monterrey.

Tijuana espera rival. Perderá a Riveros en Semis, a excepción claro de que apele la expulsión y la Comisión Disciplinaria se pase la cédula arbitral por el arco del triunfo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Permítaseme este acto de escapismo. Ordenar al menos 500 palabras en un Blog enfocado en unos Tigres y unos Santos rehuyendo la obligación sagrada de jugar al futbol, no es fácil.

Y menos aún con la insinuación de bulimia y anorexia en la cancha y en el marcador: 2-0. Y Tigres encendió las veladoras al nicho blasfemo de tan precario trámite y alemtador desenlace.

Con la herida abierta por el remate --imagínese Usted-de Hugo Ayala entre dos torres bobaliconas, Tigres se sintió más cómodo, y lo poco que generó Santos murió en pretensiones narcisistas de sus delanteros, como el desperdicio de Djaniny a los '70.

Getty Images

Y ante la batalla sin guerreros en El Volcán que no se llenó y que sólo expulsó cenizas, me dediqué a escrutar con un filósofo de la guerra, el general chino Sun Tzu.

Phil Jackson y José Mourinho tienen el compendio en su mesa de noche. Porque Sun Tzu suena descabelladamente simple aún cerca de 2,500 años después.

A ver si Usted me concede un poco de empatía y de simpatía. Tal vez entendamos mejor lo que ocurre en la banca para que no ocurra lo que debe ocurrir en la cancha. "La defensa es para tiempos de escasez, el ataque para tiempos de abundancia", escribió el estratega chino, y la nómina de Tigres me recordó que es la nómina con más seleccionados nacionales y mundialistas de diferentes países de toda América.

Pero, otra aseveración de Sun Tzu regocija hasta relamerse los encanecidos bigotes al Tuca Ferretti: "Los guerreros victoriosos primero ganan y después van a la guerra, mientras que los guerreros vencidos primero van a la guerra y después buscan ganar".

Porque cuando Santos se declaró la guerra, ya Gignac, fusilando desde el manchón, con el 2-0 los tenía vencidos bajo la asfixia del marcador, amparándose en otra reflexión del general chino: "Cansa a los enemigos manteniéndolos ocupados y no dejándoles respirar".

Para entonces, ya Santos era un pez con asma. Había caído burdamente en la clandestina pero legitima emboscada del general Ferretti: "Aparenta inferioridad y estimula su arrogancia". Arenas movedizas.

Si Tuca Ferretti dispone de este volumen milenario, seguramente tiene destacada en amarillo, la siguiente sentencia del general chino Sun Tzu: "La oportunidad de asegurarnos contra la derrota esta en nuestras propias manos, pero la oportunidad de derrotar al enemigo la provee él mismo".

Porque a final de cuentas eso ocurrió: dos torpezas de marca, de atención y de compromiso, generaron el gol de Ayala y el fusilamiento de Gignac. La víctima proveyó al victimario. Suicidio disfrazado

Por eso, guste o no, seduzca o no, fascine o no, enamore o no, facilite o no la elaboración de Blogs, el Tuca debe sentir que, a pesar de algunos de sus berrinches muy de patán, en los que carga contra quien sea, con toda la inmunidad e impunidad, es, debe creerlo, una alusión personal de Sun Tzu: "El general abarca las virtudes de sabiduría, sinceridad, humanidad, coraje y ser estricto".

Rematemos así, de Sun Tzu para Ferretti: "La invencibilidad radica en la defensa; la posibilidad de la victoria en el ataque". Amén.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.