LOS ÁNGELES -- El principal éxito del fracaso, es que se le recuerda para siempre. Pero la memoria no garantiza aprendizaje.

Sin consultar, y mucho menos notificar a la Yunta de Dueños (según el sueco Sven-Goran Eriksson) de equipos del futbol mexicano, la FMF eligió a Gerardo Tata Martino como técnico del Tri.

Viñeta Rafa Ramos

Yon de Luisa, oficial y oficiosamente, decidió que el hombre que menos supo aprovechar a Lionel Messi, en su mejor momento, con Barcelona y Argentina, enfrente, al menos de inicio, la ruta hacia Catar 2022.

Y el razonamiento del presidente, ungido por Emilio Azcárraga Jean, parte de una premisa facilona y facilista: en México no hay ningún Messi, ergo, si fracasa, no será culpa de Messi.

Llega Tata Martino con verdades a medias, y sabemos que las verdades a medias, son, por definición, mentiras completas. Le han asesorado Norberto Scoponi y Gabriel Caballero, ex jugadores argentinos avecindados en México.

Hábito de la aristocracia del futbol y un lujo que se puede dar hasta el vulgo del futbol mundial, la FMF montará su teatro suntuoso y comprometerá a Martino a ganar todo lo posible. Y bueno: Yon de Luisa creció soñando con Chabelo y sus Catafixias.

A Juan Carlos Osorio le quitaron la escalera y lo dejaron colgado de la brocha. "Ganar la Copa Oro y la Copa América Centenario; finalista de la Copa Confederaciones y semifinalista de la Copa del Mundo Rusia 2018".

Y Osorio por no decir que no, dijo que sí. Y se fue con las manos vacías, cierto, ampolladas después de tantas anotaciones en tintas azul y roja, en su libreta de sueños frustrados, edición 7.0, desde aquella humillación ante Chile.

Pero, al final, quedaron a mano: los intereses de Osorio y los de la FMF perpetraron adulterio en la misma cama. Y el fracaso los coronó a ambos con magnífica cornamenta.

Ahora, Martino, debió recibir por anticipado el reporte de todo lo bueno y todo lo malo que le aguarda, por parte de Scoponi y de Caballero. Ocultarle la verdad es una mentira... y flagrante.

De entrada, para los juegos ante Perú y Paraguay, ya será interesante conocer los nombres de los jugadores convocados. ¿Conseguirá que les levanten el veto a los rebeldes, especialmente a Chicharito Hernández?

Involucrarse con los derechos de los jugadores es obligación del técnico, pero sólo en aspectos deportivos, competitivos y algunos laborales. Interceder e intervenir ahí, lo define como líder genuino.

Pero, Martino deberá dejar en claro que los conflictos administrativos de premios, comisiones por publicidad y promocionales, no están bajo su égida. Las rebatingas por pesos y centavos deben quedar en manos de mercenarios, que para eso están los promotores.

Es de esperarse que así como Yon de Luisa desdeñó y despreció a la Yunta de Dueños, al no consultarlos sobre la designación de Tata Martino, asimismo decida, por ejemplo, imponer el trabajo de microciclos con seleccionables de la Liga, y tampoco consultarles a los verdaderos dueños de la selección, es decir, los propietarios de los clubes.

Por lo pronto, en una fase de transición en la Concacaf, en la que sólo Estados Unidos parece que, finalmente, tras el error histórico de contratar a Juergen Klinsmann, sabe por dónde empezar a camina, esta será una de las Copa Oro y eliminatorias mundialistas de mayor pobreza futbolística.

¿Habrá aprendido algo Yon de Luisa de los fracasos de procesos anteriores, habiendo sido un observador activo y adictivo de ellos?

Insisto: el principal éxito del fracaso, es que se le recuerda para siempre. Pero la memoria no garantiza aprendizaje.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
América entrena con plantel corto
Viñeta Rafa Ramos
LOS ÁNGELES -- El Clausura 2019 es la apertura a numerosos retos dentro del futbol mexicano. Las puertas entreabiertas ocultan misterios inquietos, las puertas cerradas, los han resuelto.

Campeón vigente, el América añade a su ya fastuoso y altanero rostro e indumentaria de #ÓdiameMás, una sonrisa más ancha, más torcida, más cargada de ese delicioso sarcasmo del villano arrogante, pero vencedor.

Y mientras aplaza su primer partido, América se apoltrona en ese nicho incómodo del desdén a sus semejantes, a sabiendas de que a partir de este fin de semana, el resto, los otros 17 perdedores del Apertura 2018, tienen dos mandamientos; uno de ellos, descarapelarle la corona al petulante aristócrata del futbol mexicano.

Masticando aún sus propias entrañas, Cruz Azul es el caudillo de los 17 fracasados. La Máquina siguió comprando engranes. El horizonte le aterra: ¿22 años sin un título de Liga? Ha roto 21 espejos inmisericordemente.

Las cicatrices ilustran... pero sólo a quienes saben leerlas. Pedro Caixinha y Ricardo Peláez son de esos, de los que leen hasta en Braille los mensajes ocultos.

"Quiero que (en el Clausura 2019) Pedro voltee a la banca y encuentre soluciones", advirtió Peláez tras recoger las banderas azules rotas y mancilladas del campo de batalla, donde algunos murieron en la víspera del juego mismo.

¿Hay un mensaje cifrado, oculto? Los criptógrafos dirían que Peláez alude a Miguel Herrera. No ganó El Piojo, sino que perdió el guango arsenal de Caixinha.

Pero, también, los soldados son reflejo del mariscal. En América todos empuñaron bayonetas, y en Cruz Azul, algunos empuñaron gladiolas. ¿Quién se pintó para la guerra y quién se perfumó para la paz?

Sin duda, Cruz Azul, que omitió el privilegio de aplazar su primer juego, es más candidato al título hoy que hace seis meses. No hay descanso para el que no se ciñe laureles. Y las sienes celestes tienen 21 años sin merecerlas.

Y claro, en La Noria encienden veladoras y hasta algún clandestino rito satánico para que su rival en La Final sea de nuevo el América. Porque la venganza sabe más a miel mientras más se cocine con hiel.

Detrás de ellos, en otros tiempos, debería citarse a Chivas. Pero se sometió a una purga. Y es un acertijo. José Saturnino Cardozo armó al equipo que quiere, con el dinero que se puede.

Sin embargo, a la distancia, parece que el Guadalajara recurre a parches. De aquella investidura que levantó cinco trofeos, dignos sin duda el de Liga y el de Concachampions, queda sólo el amargo recuerdo de tiempos felices. Y el Mundial de Clubes lo sepultó bocabajo.

Avariciosos, oligarcas, exuberantes, pero frustrados, los equipos regiomontanos están urgidos de nuevo protagonismo. Monterrey y Tigres, de alcurnia en alquiler, se sienten incómodos entre la pelandusca.

Rayados hizo el fichaje estelar, hasta el momento. Maximiliano Meza fue reclutado por cinco años. Su cuenta bancaria se engordará con 10 millones de dólares. Si cumple algunos requisitos, serán 15 millones de dólares.

Tigres, en tanto, ahora tendrá al Tuca Ferretti a tiempo completo y ansioso de redimirse, luego de que 2018 fue un año de calamidades. Su contoneo por el Tri, como emergente, lo llevó a la sala de emergencias de psiquiatría. Regresará desintoxicado.

El resto, aparentemente, será eso: el resto, en este Clausura 2019, en el cual, claro, con la puerta de los misterios entreabierta se agazapan, afortunadamente, conmociones inesperadas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Viñeta Rafa Ramos

LOS ÁNGELES -- Con más llanto por los ausentes que euforia por los recién llegados, Chivas presentó a sus nuevas contrataciones y a sus hijos pródigos. Las plañideras enjugan lágrimas y enjuagan pañuelos.

Hay más suspiros por los que se han ido, que confeti por los que han llegado. Tiempo al tiempo. No será fácil. Aún hay ánimas en pena.

La sombra de Matías Almeyda fue exorcizada desesperadamente ya del vestuario y de la cancha, pero no de la Sala de Trofeos. Cinco damas guiñan desde las vitrinas, aunque el caballero andante que las llevó ahí, fue desterrado a San José.

José Saturnino Cardozo, como tahúr que se respete, pidió cartas nuevas para sus viejos y personales trucos. Al fin y al cabo, es su alma desnuda la que está indefensa en la mesa de apuestas.

Es entendible: los entrenadores quieren y requieren a futbolistas comprometidos con él, no con memorias irrecuperables. Cardozo quiere hasta el control emocional de sus jugadores.

Quiere, drásticamente, justificadamente, ser espejo de esos 11 del patíbulo. Quiere, que cada uno de ellos, vea en su espejo propio, un Cardozo.

Y es un privilegio de los técnicos. Necesita rodearse de solidaridad, especialmente cuando un grupo, como el que heredó, ha sido contaminado mediáticamente, y hasta por labores de zapa de sus propios dirigentes. Judas también viste con cuello blanco.

¿Qué pretende? Más allá de esa lealtad de los hombres con los que intenta evadir el cadalso de los resultados adversos, Cardozo sabe que juega con baraja incompleta.

A sabiendas de que no hay en el horizonte cenizo de talento del futbolista mexicano alguien accesible, José Saturnino elige el compromiso gremial, asociativo, grupal, para hacer un equipo que a partir de ser radicalmente combativo sea eventualmente competitivo.

Getty ImagesEl técnico paraguayo sabe que juega con baraja incompleta.

Revisando, por ejemplo, a su versión semifinalista del Toluca, sobresalían los voluntariosos, aunque tenía a futbolistas asesinos como Uribe y Triverio, porque Lucas Lobos llegó con temperamento de lobezno.

Molesta a muchos la radiografía del Guadalajara del torneo anterior, que cojeó, a final de cuentas, de muchos de los trastornos y achaques de los que tuvo Almeyda: desperdiciaba oportunidades claras en el primer tiempo y se desplomaba en los desenlaces.

Y Cardozo tiene dos prioridades este torneo: conseguir que ese equipo combativo, sea consistente; y hacer de ese equipo persistente y combativo a uno medianamente efectivo y eficiente.

Tiene problemas, sin embargo: carece de líderes. No hay una voz potente de mando, de arenga, de orden, de emergencia, que dentro de la cancha sepa, con inteligencia táctica, tomar el control.

O acaso ¿entre regresos y novedades, se yergue un tipo con carisma, personalidad y dominio? Jesús Molina, Hiram Mier, Luis Madrigal, Tony Alfaro, Dieter Villalpando, Alexis Vega, Ronaldo Cisneros, Carlos Villanueva y Alejandro Mayorga se suman a un equipo que de por sí se ha visto mudo en la cancha.

¿Alan Pulido? Entiendo que Cardozo deba usarlo por presión de la directiva. Y entiendo que siga ahí porque nadie ofrece, ha ofrecido ni ofrecerá, siquiera un 50 por ciento de lo que pagó Chivas por la operación más cara, más costosa y menos redituable en la historia del futbol mexicano.

Encima de que Pulido representa freno de mano y de mando para la dinámica del equipo, cómo puede ser líder alguien con indisciplinas extra cancha, y que además cuando se lesiona y no viaja, lejos de ver los juegos de su equipo, cierra antros en Guadalajara.

Ojo: esto no hace imposible para Cardozo cumplir la meta timorata que le marcó la directiva: "Debe clasificar a la Liguilla", dijo el inmortalizado por Ricardo Peláez, #ElPelagatos2.0, menos conocido en los pasillos de OmniLife, como José Luis Higuera.

Sin embargo, será necesario que llegue a asumir un poderoso control de sus jugadores, como sin duda lo consiguió Matías Almeyda, porque tampoco El Pelado tuvo a hombres de temperamento comprometido 24/7. Y que nadie se atreva a citar a Rodolfo Pizarro o a Carlos Salcido o a Oswaldo Alanís.

A su favor, Cardozo ha hecho suyo, en silencio, el lamento de Almeyda. El Pelado dijo en su país que -pobrecito de él--, "debo trabajar tres veces más porque son jugadores mexicanos".

Cardozo, al menos permanece más tiempo en el latifundio de Chivas, que lo que permanecía Almeyda. Tiene más contacto con el futbolista, con su vida privada, con sus debilidades, sus emociones y sus virtudes.

Ahí, cara a cara, mirándose a los ojos, es donde se convierte al futbolista en guerrero personal y colectivo.

Sin sus habilidades, su técnica, su altísima capacidad de definición, su rabia de goleador, sin eso, pero Cardozo, con las contrataciones que ha hecho, deja claro que quiere, en la cancha 11 con el mismísimo espíritu bélico de aquel José Saturnino Cardozo, insisto, claro, guardando las diferencias.

Que esos, los 11, todos en general, cuando se vean en su propio espejo, vean y se sientan Cardozo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Viñeta Rafa Ramos
LOS ÁNGELES -- Es ley de vida. El tipo que maneja con perversidad terminará bajo las llantas de su propio coche. El suicidio lo conjuga el destino en tercera persona.

Hoy, José Luis Higuera debe ser el tipo más vituperado por la nación chiva y más vitoreado por la nación americanista. Judas anda suelto.

Maquiavelo se relame los bigotes embadurnados de ironía: un recalcitrante y confeso fanático de las Águilas, maneja -con aparente perversidad--, al, alguna vez Rebaño Sagrado. Don Juan cuida del convento.

Y en la más incorregible burla, el mismo personaje, que como epitafio de su propio bautismo, fue condecorado por Ricardo Peláez como #ElPelagatos2.0, esta misma criatura fue quien le dio a Chivas, el personaje más venerado en los últimos años: Matías Almeyda.

Más allá de su caravana de tropiezos, excentricidades y mentiras, la afición del Guadalajara debe reconocer que a su técnico multicampeón lo contrató el mismo personaje que hoy acribillan en redes sociales.

Ciertamente la llegada del Pelado Almeyda fue escoltada por formas miserablemente ruines, porque con El Chepo de la Torre aún al cargo, el argentino recaló en Guadalajara "sólo de visita por unos días", pero con su séquito de auxiliares y 15 maletas.

Mientras Almeyda se acomodaba en el hotel, el Chepo se acuartelaba a piedra y lodo en su oficina de Verde Valle. De manera promiscua, con el consentimiento de Jorge Vergara, #ElPelagatos2.0 (dixit Peláez), envió a Néstor de la Torre a que fungiera de Caín.

José Luis Higuera en el estadio de Zacatepec.
Imago7
Con aires fallidos de comediante, con pretensiones culteranas de ser modelo sin conseguirlo, con el arma -ajena-desenfundada siempre ante los medios, Higuera debe ser contemplado con cierta compasión, más allá de la precisión que tuvo al elegir a Almeyda.

#ElPelagatos2.0 (dixit Peláez), sigue órdenes, y ha mostrado una empatía absoluta con la vileza de quienes le ordenan. No sólo echó a Almeyda, sino que además invocó todo el peso inclemente del inexistente #PactoDeCaballeros y lo vetó en el futbol mexicano.

Tan fecunda es su locuacidad, su verborrea, que Monterrey, Pachuca y León, además de la selección mexicana, borraron al argentino de su lista, y con todo y sus cinco trofeos ganados con el Rebaño, fue expulsado con rumbo a la MLS, que con frecuencia ha sido el traspatio del futbol mexicano. Y a veces, ha sido al revés.

Hoy, Higuera limpió el plantel de la legión aquella de las camisetas volteadas, cuando los jugadores decidieron uniformarse al revés, como protesta por la falta de pagos de primas.

¿Quién o quiénes denunciaron a los cabecillas, quién o quiénes fueron los soplones, los Judas? Y no, no sea Usted mal pensado, nada tiene que ver con que Higuera proteja a Alan Pulido y a La Chofis López. Por favor, no sea mal pensado.

Amenazando a jugadores con que deben reportarse con su Zacatepec o salir de Chivas, ha desterrado a tremendas promesas, entre ellas Edson Torres y J. J. Macías, y ha reclutado a 17 jugadores.

Y Zacatepec, generalmente, con #ElPelagatos2.0 (dixit Peláez), se ha convertido en el camposanto de las Fuerzas Básicas de Chivas, con el atolondramiento o permiso o ignorancia, de Amaury Vergara.

Cómico frustrado, maniquí venido a menos, se ha convertido este aficionado americanista en un dudoso Quijote de la resurrección de Chivas. El Diablo le robó las llaves a San Pedro.

Amante de jugar en las redes sociales, para solaz esparcimiento de un grupo de sus #chivahermanos, ha amenazado con dar un golpe seco en cuestión de horas o días, con una contratación bomba.

Dicen, quienes lo conocen, que justo este mismo 24 de diciembre soltaría tal noticia impactante, sólo para dejar en claro, que en medio de páramo de felicidad que vive el Guadalajara, puede ser el Santa Claus o al menos uno de sus duendes... o uno de sus renos.

¿Será Jesús Molina? Una tercera opción en el Monterrey, para pasar a ser el eje de Chivas, con todo y su pasado inolvidable con América.

Mientras tanto, la afición de Chivas, exiliada al sofá durante las últimas liguillas, al menos en las adivinanzas que "el tío" Higuera le tira como carnada en redes sociales, traga a diario desde el dulzor de la esperanza, hasta el amargo del desencanto.

Por eso, insisto, es ley de vida que el tipo que maneja con perversidad termine bajo las llantas de su propio coche.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.