Los diez mejores peloteros de Grandes Ligas

FECHA
26/06
2017
por Buster Olney | Escritor Senior de ESPN.com
Machado
G Fiume/Getty Images
Aaron Judge ha sido el mejor jugador de la MLB en los primeros tres meses de la temporada 2017, sorprendiendo a evaluadores rivales con su mejoría desde el final de la temporada 2016. Pero todavía tiene menos de 100 partidos en las Grandes Ligas, razón por la cual no está clasificado entre los 10 mejores jugadores de las Grandes Ligas. Como hemos visto con Kyle Schwarber, los ajustes son necesarios incluso por los bateadores más talentosos, y con el tiempo, vamos a saber si los lanzadores pueden encontrar una manera de atacar la amplia zona de strike de Judge.

Por ahora, he aquí mi lista de los 10 mejores jugadores de las mayores - sin el tipo que actualmente lidera las grandes ligas en WAR.

Nota: Todas las estadísticas son hasta el viernes 23 de junio.

10. Corey Seager, SS, Dodgers de Los Ángeles

Seager, de 23 años, se ha convertido en el mejor jugador de los Dodgers, después de anotar 105 carreras y compilar 26 jonrones la temporada pasada. Sólo Kris Bryant clasificado más alto en WAR en la última temporada de la Liga Nacional.

9. Joey Votto, 1B, Rojos de Cincinnati

Un ejecutivo rival sobre Votto: "Es tan bueno, y lo loco es que en realidad ha mejorado".

Votto .601 porcentaje de slugging es el mejor de su carrera, y todavía tiene una tasa de ponches de sólo 11,2 por ciento, una combinación increíble en una época dominada por los ponches. Tenga en cuenta: él usualmente ha sido un mejor bateador en la segunda mitad de la temporada que la primera.

8. Manny Machado, 3B, Orioles de Baltimore

Tal vez su día de 4-4 contra los Indios la semana pasada señaló el inicio de un cambio de 2017 para Machado, que ha tenido problemas este año. Pero el total de su carrera ha sido extraordinario, y estará bien compensado cuando llegue a la agencia libre al final de la próxima temporada. Machado pronto cumple 25 años, y ya ha tenido tres top-10 en la carrera de MVP. Se perdió la mitad de una temporada con una lesión en la rodilla en 2014, y sólo cuatro jugadores están por delante suyo en carreras defensivas salvadas desde que irrumpió en las Grandes Ligas.

7. Clayton Kershaw, pitcher zurdo, Dodgers de Los Ángeles

Él tiene el mejor ERA+ ajustado entre todos los lanzadores abridores de todos los tiempos, y en las últimas seis temporadas, ha ganado tres premios Cy Young y tuvo un segundo, un tercero y un quinto lugar. Kershaw ya ha permitido más jonrones esta temporada que en cualquier otra temporada de su carrera, y su ERA es su más alta desde 2010. Pero en un momento en que un montón de equipos de forma rutinaria sacan a sus abridores la tercera vez que el orden de bateo de los contrarios está en turno, Kershaw está entre los líderes de la MLB en entradas y ponches.

6. Nolan Arenado, 3B, Rockies de Colorado

Algunas de las analíticas avanzadas no son amables con el tercera base de los Rockies, y al igual que todos los jugadores de Colorado, él nadará siempre en contra de la pregunta de cuánto de su producción ofensiva es creada por las favorables condiciones de bateo en Coors Field. Pero los evaluadores han llegado a creer que esto trata sobre el Arenado multitalentoso e intenso: es un jugador que puede ser el ancla de un equipo ganador. Él es un importante jugador que marca la diferencia.

5. Max Scherzer, pitcher derecho, Nacionales de Washington

Scherzer tiene la oportunidad de convertirse en la más rara de las especies: Scherzer está bien en su camino para justificar plenamente una inversión a largo plazo, de gran dinero en un lanzador de agente libre. En sus primeras 78 aperturas con los Nacionales, Scherzer tiene 705 ponches y 114 boletos en 564 2/3 entradas - y una efectividad de 2.73 mientras que promedia unas siete entradas por inicio.

Entrando en el fin de semana pasado, Scherzer lideró a la Liga Nacional en las tres categorías de la Triple Corona -ERA, entradas y ponches- en el arranque de lo que ha sido la mejor temporada de su carrera.

4. Chris Sale, pircher zurdo, Medias Rojas de Boston

¿Recuerda la temporada pintoresca de Sale en 2016, cuando él era toda sobre la eficacia de pitcheo y provocando rolatas? Bueno, olvídate de eso: Sale ha ponchado a 12.2 bateadores por nueve entradas esta temporada, lo que le ubicaría entre los 10 mejores promedios de todos los tiempos si puede permanecer en el mismo rango durante la temporada. Tiene un FIP de 1.97 y el único lanzador titular activo que se ha ido mejor en una temporada es Clayton Kershaw, a 1.811 en 2014. Sale tiene la oportunidad de acumular algo en el rango de los 330 ponches esta temporada; Nunca ha tenido más de 274. Es uno de los mejores, y está en su mejor momento en 2017.

3. Mookie Betts, RF, Medias Rojas de Boston

"Cuando ustedes tienen esa conversación sobre quién es el mejor jugador joven -[Mike] Trout, [Bryce] Harper o [Manny] Machado- es mejor que incluyan Mookie Betts", dijo un gerente.

Betts terminó detrás de Trout para el Premio MVP de la Liga Americana en 2016, pero todavía está construyendo su consistencia ofensiva. Ya está considerado como uno de los mejores jugadores en el corrido de las bases, así como el mejor jardinero derecho defensivo.

"Es el mejor jardinero derecho que he visto", dijo un evaluador.

"¿El mejor ahora?" Yo pregunté.

"No -el mejor de todos los tiempos", respondió. Nunca he visto a nadie cubrir tanto terreno delante de él. Ni siquiera de cerca".

2. Paul Goldschmidt, 1B, Diamondbacks de Arizona

El primera base de Arizona ha terminado segundo en el MVP de la Liga Nacional votando dos veces ya, pero esta podría ser la temporada en la que Goldschmidt finalmente recibirá la aclamación personal que muchos de sus compañeros creen que merece hace mucho tiempo. Él está entre los primeros en todos los departamentos. Goldschmidt lidera a las mayores en carreras y remolcadas; y su porcentaje de embasamiento esta temporada está cerca de .450, lo mejor de su mejor carrera. Él se clasifica entre los cinco primeros en la métrica de eficiencia en el corrido de bases. Y él es un defensor superlativo, quizás el mejor entre aquellos en su posición que lanzan con la mano derecha.

1. Mike Trout, CF, Angelinos de Los Ángeles

Ha perdido alrededor de un mes esta temporada debido a lesiones en el músculo isquiotibial y el pulgar, y sin embargo los únicos jugadores que clasificaron más alto que Trout en WAR a partir del 23 de junio fueron Aaron Judge y Paul Goldschmidt. Ése es apenas un número entre los muchos que demuestran la preeminencia de Trout en el deporte. Trout estaba teniendo la mejor temporada en una joven carrera repleta de éxito sin precedentes, con un OPS de 1.203, y espera volver a estar de vuelta para el receso por el Juego de las Estrellas. Él podría recolectar su hit número 1,000 y el cuadrangular No. 200 en torno al tiempo en que cumpla 26 años en agosto.

Omisiones más difíciles: Buster Posey y Carlos Correa

La desastrosa temporada de los Gigantes oscurece lo que ha sido una espectacular temporada ofensiva para Posey, que tiene la oportunidad de unirse a la muy corta lista de receptores que han ganado títulos de bateo. Entre los receptores que tienen al menos 200 apariciones en plato esta temporada, Posey lidera en wRC + con 159 -y está en un universo diferente al de todos los demás. Brian McCann es segundo en 124. Los Gigantes tienen muchos problemas, pero tienen el jugador preeminente en una posición Premium.

Correa ha dado un gran paso adelante este año, en una temporada en la que su atención al detalle ha crecido. Trabajó diligentemente en su defensa, especialmente en los batazos rodados a su derecha, y Correa ha estudiado video de su corrido en las bases. Lo más obvio es que continúa aprendiendo a batear en las Grandes Ligas. Aún con apenas 22 años de edad, Correa está bateando .303, con 14 jonrones de cara a los juegos del viernes.

"Todo el mundo habló de que tuvo un año bajo [en 2016]", dijo un evaluador. "Él tuvo - ¿qué?- 20 jonornes y 96 RBI a la edad de 21 años? Tomaré eso".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


¿Kershaw es el mejor pitcher de todos los tiempos?

FECHA
28/05
2017
por Buster Olney | Escritor Senior de ESPN.com
Este es el décimo año de la carrera de Clayton Kershaw en las Grandes Ligas, lo que significa que si decide regresar hoy a su casa en Texas y dividir el resto de su vida entre la paternidad y el ping-pong o la filantropía u otras búsquedas, él sería elegible al Salón de la Fama.

Sin lanzar otro lanzamiento, él fácilmente ganaría la inducción, y sería un candidato para convertirse en el primer jugador a ser elegido unánimemente, si Mariano Rivera no lo hace en 2019 o Derek Jeter en 2020. Porque usted puede hacer un caso fuerte de que Kershaw es el mejor lanzador de todos los tiempos.

El ERA + adjustado es una estadística diseñada para crear el contexto, para medir el rendimiento de un jugador contra el panorama de su tiempo. Nos permite entender el peso de la dominación de Pedro Martínez dentro de la era de esteroides, o la actuación de Cy Young en comparación con sus compañeros en la era de la bola muerta o lo bueno que fue Lefty Grove después de la explosión de poder y jonrones que siguieron al ascenso de Babe Ruth.

El ERA + ajustado no puede explicar específicamente cada factor que afectó a los lanzadores, por supuesto -la segregación del deporte, que duró hasta 1947; o la evolución de la zona de strike; o el aumento y la caída en la altura del montículo. Pero el ERA + ajustado explica los vaivenes generacionales entre pitchear y batear, y el lanzador clasificado más alto en esta métrica es Rivera, que apareció en 1.115 juegos en su carrera, todos -menos 10- como relevista.

El abridor número 1 en ERA +: Kershaw. Y no está realmente tan cerca.

1. Clayton Kershaw 160
2. Pedro Martínez 154
3. Jim Devlin (un lanzador del siglo XIX) 150
4. Lefty Grove 148
5. Walter Johnson 147

Kershaw tiene una efectividad de por vida de 2,35, y casi todos los lanzadores que están por delante de él en la lista de todos los tiempos eran lanzadores de la era de la bola muerta. En el campo de lanzamiento independiente, una métrica diseñada para separar el funcionamiento de un lanzador de la defensa detrás de él, él está empatado en el puesto 27 de todos los tiempos, y él es el único pitcher activo entre los primeros 128. (Chris Sale es No. 129, y Madison Bumgarner es No. 170.) Kershaw es segundo de todos los tiempos en WHIP (boletos y hits por entradas lanzadas) en 0.9996. El lanzador N º 1 en esta lista, Addie Joss, lanzó en la primera década del siglo XX.

Clayton Kershaw
Jamie Squire/Getty ImagesCuando se habla de quién es el mejor pitcher de todos los tiempos en las Grandes Ligas hay que mencionar al zurdo de los Dodgers de Los Ángeles, Clayton Kershaw.
Así que Kershaw es históricamente grande en cuántos hits, boletos y carreras que permite por inning y por juego, mientras lanza en un tiempo en el que la tasa de jonrones está subiendo.

Pero él también se ha distinguido de sus compañeros en un momento en que los lanzadores nunca han tirado tan duro. Hace veinticinco años, un lanzador que consistentemente lanzara en el rango de las 90 mph con movimiento era inusual. Este año, 79 de los 91 lanzadores actualmente calificados para el título de efectividad tienen una velocidad promedio en su bola rápida de 90 mph o más.

Hay 49 relevistas que comenzaron el domingo con una velocidad de bola rápida promedio de al menos 95 mph. El miembro del Salón de la Fama Bob Feller fue considerado uno de los lanzadores más duros de su tiempo, y en 1938, la primera temporada en la que lideró la liga en ponches por nueve entradas, promedió 7.8. En 2017, hay 46 lanzadores con una tasa más alta de ponches por nueve entradas.

Si crees en la evolución del béisbol, en el impacto de una mejor nutrición y entrenamiento físico durante todo el año, entonces crees que los lanzadores son más grandes y más fuertes que nunca, e incluso dentro de ese contexto, Kershaw se ha separado completamente. Durante cuatro años consecutivos ha liderado la Liga Nacional en ERA, y la última vez que su ERA estaba por encima de 2.53 al final de una temporada fue 2011. Él fue limitado a 149 entradas debido a una lesión el año pasado, pero lo que logró en esas entradas fue extraordinario: 172 ponches y 11 boletos, para un 15.64 promedio de ponches por boletos. Como Madison Bumgarner preguntó retóricamente a principios de la temporada de 2016: ¿Estamos viendo al mejor de todos los tiempos en su mejor momento?

Bumgarner, por supuesto, generó el mejor desempeño de postemporada de todos los tiempos en los playoffs de 2014, dominando al mismo tiempo que lanzaba más del doble de entradas que cualquier lanzador. Kershaw ha lanzado en 18 partidos en la postemporada, y en esos, tiene una efectividad de 4,55. Para algunos fans, eso sería un descalificador en la conversación sobre si es el mejor de todos los tiempos. Probablemente necesite conducir a los Dodgers a un campeonato para despejar completamente esas dudas.

Pero usar la postemporada como prueba decisiva sería clasificar a Mickey Lolich como el mejor de todos los tiempos, o descartar a Greg Maddux porque perdió más de lo que ganó en la postemporada. Kershaw probablemente tendrá más oportunidades de ascender en octubre, pero incluso sin eso, lo que ha hecho durante los veranos de su carrera es lo mejor que hemos visto, o que nadie haya visto nunca.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Patrick Gorski/Icon SportswireNo quedaban muchos fanáticos en una noche fría en Chicago cuando los Yankees y los Cachorros batallaron por 18 entradas.
Era alrededor de la medianoche que la búsqueda de una carrera por parte de los Cachorros de Chicago que terminaría con la locura en entradas extras ante los Yankees de Nueva York se volvió desesperada. Con Chicago al bate - creo que estábamos en la parte baja de la entrada 16, aunque el sueño le coloca un velo alrededor de los detalles específicos - alguien en el dugout de los Cachorros comenzó a disparar semillas de girasol hacia el terreno. Docenas de semillas, una a la vez; un par de ellas llegaron a la línea de foul de tercera base, y entonces una o dos de ellas cayeron en el terreno, mientras el oficial de la antesala Alan Porter lo observaba.

En ocasiones los jugadores lanzan semillas como estas hacia el terreno en algunos partidos, pero la súbita llegada de la sexta hora de juego el domingo sugirió un brillante intento de alterar el karma de los dioses del béisbol. Semillas para cambiar la suerte. Pero al igual que los bateadores en ambos equipos en entradas extras, el truco de las semillas no funcionó; los Cachorros no pudieron anotar, de nuevo, y al final de la media entrada, el jugador responsable por haber lanzado las semillas lanzó otro puñado, como si fuera un último envío en un espectáculo de fuegos artificiales.

En la siguiente entrada, Kyle Schwarber se puso una careta de receptor en el dugout, y Ben Zobrist se puso un casco al revés. Todo para terminar el juego, el que finalmente terminó luego de 18 frías entradas, 6 horas y 5 minutos de duración y 583 lanzamientos. Como un reportero que busca cosas interesantes que ocurran, pensé que era divertido, un maratón de béisbol para contárselo en el futuro, dentro de 25 años, a los nietos. Yo amo la oportunidad del caos - el ejemplo base para el caos podría ser el partido de 19 entradas, demorado por lluvia, entre los Mets de Nueva York y los Bravos de Atlanta que comenzó el 4 de julio de 1985, y que terminó con los fuegos artificiales prometidos justo antes del desayuno.

Los jugadores y managers tienen una perspectiva muy diferente. Anthony Rizzo fue golpeado en el antebrazo por una recta de 99 mph de Aroldis Chapman en la novena entrada pero tuvo que mantenerse jugando por tres horas y nueve entradas más luego de ese incidente, por el que probablemente debió haber sido sacado de juego. El manager de los Cachorros Joe Maddon tuvo que extender el trabajo de sus relevistas, algunos de ellos ya habían comenzado el juego con mucha carga de trabajo reciente, en un área de riesgo aumentado. Y cuando todo había concluído, los Yankees y los Cachorros tuvieron que viajar toda la noche, y llegar a hotels cerca del amanecer y 12 horas antes de su siguiente juego.

Yo espero que ellos mantengan las reglas actuales en funcionamiento, porque las mismas han creado el nacimiento del ocasional maratón de béisbol memorable, y las Grandes Ligas están bien conscientes que los fanáticos quieren que las entradas extras sigan hasta que alguien gane y alguien pierda. El lunes, yo publiqué una encuesta en Twitter pidiendo la opinión de los fanáticos, y la respuesta fue una paliza: A cerca del 75 por ciento le gusta el status quo.

Pero el enfoque en la seguridad y las condiciones de trabajo en la industria ha aumentado, y sospecho que, inevitablemente, los juegos maratónicos pronto se convertirán en una especie en extinción, y pronto podrían dejar de existir, igual que los choques en el plato y los deslizamientos en la segunda base.

Sin embargo, esta no es una conclusión inevitable, como tampoco lo es la adopción de reglas como las utilizadas en el Clásico Mundial de Béisbol, con las cuales se colocan corredores en posición de anotar en las entradas adicionales para aumentar las probabilidades de anotar. MLB fue la fuerza que impulsó las alteraciones de dichas reglas en la segunda base y el plato, empujando a la unión de jugadores hacia el cambio, pero si van a haber cambios en las reglas de entradas extras luego del 12º episodio u otros ajustes, la asociación de jugadores tendrá que salirse de su cueva y buscar un trueque para ellos. Los jugadores tendrán que dirigir esa conversación.

Si ellos toman ese paso, van a ser alabados en silencio por los ejecutivos de los equipos, muchos de los cuales ven estos juegos maratónicos como una locura sin sentido. Esos oficiales notan que las escalas de riesgo/recompense se inclinan abruptamente hacia los juegos que siguen hasta tarde en la noche, con los juegos siendo empujados hacia el borde de las lesiones, si no más allá, y que sus equipos se ven afectados por días y semanas después en aras del tiempo extra que la mayoría de los fanáticos ni siquiera disfruta porque se han ido del estadio. (El domingo en la noche, un puñado de almas quedaba en los alrededores para el final del partido entre Yankees y Cachorros, pero quizás era una cuarta parte de la concurrencia original).

En esta era, los lanzadores hacen menos pitcheos y trabajan menos entradas, los jugadores de posición están en el terreno por menos partidos, y la lista de lesionados es utilizada con mayor frecuencia. El producto está siendo protegido en formas que nunca se vieron en los días de Babe Ruth y Willie Mays e, incluso, Barry Bonds. Y por esa razón, se cree que, eventualmente, los partidos maratónicos y los cascos al revés y los trucos de semillas serán cosa del pasado.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Adam Jones denuncia ataques racistas en Fenway Park
Si te metes en una pelea en un estadio, vas a ser expulsado. Todo el que entra a un estadio sabe esto, porque antes de cada juego, los anunciadores locales leen una advertencia sobre las normas de conducta.

Si tocas una pelota dentro del terreno de juego, vas a ser expulsado. Todo el que entra a un estadio sabe esto, porque antes de cada juego, los anunciadores locales leen una advertencia a los fanáticos sobre esta causa y efecto en particular.

Si entras al terreno, vas a ser expulsado, y te van a acusar de traspasar propiedad privada. Todo el mundo sabe esto, porque antes de cada juego, los anunciadores locales le recuerdan a los fanáticos sobre lo que puede ocurrir.

En esta forma, las Grandes Ligas y los 30 equipos podrían declararle la guerra al tipo de lenguaje que los fanáticos le dirigieron al jardinero central de los Orioles de Baltimore Adam Jones en Boston el lunes en la noche. Es un gesto simple que podría hacer una gran diferencia en proteger a los jugadores de este tipo de basura.

En su versión actual, los anunciadores locales en los estadios mencionan el lenguaje "abusivo" en sus anuncios pre juego: El lenguaje abusivo no va a ser tolerado...

Pero esa advertencia puede ser mucho más explícita, contundente y poderosa: Cualquier fanático que diga cosas racistas, antisemitas y anti-gay a personal del terreno o fanáticos será expulsado de inmediato y se le prohibirá su entrada al estadio de forma permanente.

Es algo que le vuelta la mente a cualquiera que este tipo de paso sea necesario, pero es ahí donde estamos y donde hemos estado. Setenta años y 17 días han pasado desde Jackie Robinson jugó su primer partido para los Dodgers de Brooklyn, pero generaciones de jugadores han reportado incidentes similares al que Jones le mencionó a los diarios USA Today y Boston Globe luego del partido del lunes: La palabra 'N' y otras palabras o frases dichas desde las gradas como armas de degradación masiva.

Muchos jugadores se relacionan con estos episodios fuera de record, intentando eludir el conflicto y tratando las burlas racistas como algo que tienen que aguantar. Pero, ¿por qué alguien tiene que aguantar algo como esto dentro de los confines de un establecimiento comercial privado?

¿Por qué Adam Jones tiene que escuchar esto? ¿Por qué cualquier jugador, cualquier fanático tiene que escuchar esto sin consecuencias, más que lo que tolerarían a algún idiota corriendo dentro del terreno por nueve entradas, o a alguien que lance puños en las gradas del jardín central?

Si las Grandes Ligas y los equipos refuerzan el lenguaje de las advertencias pre juego hechas por los anunciadores locales, entonces ellos podrían ayudar a envalentonar una mayoría silente - las decenas de miles de aficionados en cada juego que no están gritándole estupideces racistas a los jugadores y que pueden señalarle a los oficiales de seguridad a aquellos que logran degradar a todo el mundo mediante el uso de palabras como las dichas a Jones.

Las apuestas se elevarán, la culturá cambió: Si dices esas cosas, la seguridad te va a encontrar con la ayuda de 40 mil fanáticos autorizados y preparados para hacer que este sea el último día que puedas entrar al estadio.

Si dices cosas como estas, vas a ser expulsado. Y todo el mundo lo va a saber.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Aroldis Chapman, Andrew Miller y Kenley Jansen
Ilustración ESPN
Mucho después de que Anthony Rizzo levantara sus brazos en celebración y guardara la pelota del último out del campeonato en su bolsillo derecho, Aroldis Chapman le recordó a todo el mundo por qué la Gran Revolución del Relevista no tiene oportunidad de ocurrir.

Cuando los Yankees de Nueva York anunciaron formalmente la firma de regreso de Chapman, él le sugirió a los reporteros en una conferencia telefónica que el manager de los Cachorros Joe Maddon lo había sobreusado en la corrida titular de Chicago.

"Personalmente, yo no estoy de acuerdo con la forma en que él me uso", dijo Chapman a través de un intérprete. "Pero él es el manager, y él es quien implementa la estrategia, ¿sabes?"

Esto fue luego que Chapman, Maddon y los Cachorros ganaran la Serie Mundial - después de todo eso terminó bien. Imagínense cómo se sienten algunos jugadores sobre decisiones agresivas en el bullpen hechas por un manager de mucho menos estatus que Maddon - en otras palabras la mayoría de los managers - cuando las cosas no salen bien.

La razón principal para que la Gran Revolución del Relevista nunca se materialice es cuestión de practicidad. La forma agresiva en la que Terry Francona manejó el bullpen de Cleveland en octubre pasado no puede ocurrir durante el verano, porque en la temporada regular no hay días libres de forma consistente; los equipos juegan casi todos los días. En los primeros dos meses que Andrew Miller lanzó para Francona, en agosto y septiembre, él tuvo exactamente una aparición en la que llegó a los 30 pitcheos (35, el 17 de septiembre). En los 32 días de la postemporada de los Indios en 2016, Miller lanzó más de 30 pitcheos en cinco ocasiones. Si Francona intentara hacer eso desde abril a septiembre, Miller no estaría disponible del todo por periodos de tres a cuatro días. Si Francona quería colocar a Miller para un problema en la quinta entrada, eso hubiese significado pedirle a Cody Allen o Bryan Shaw que se pusieran a estirarse en la octava entrada - lo que implicaría perderlos de dos a tres días.

"La postemporada es un animal diferente", dijo recientemente Francona. "La única vez que lo hice diferente durante la temporada es cuando un lanzador no ha trabajado por mucho tiempo".

Pero en el corazón de lo que dijo Chapman no existía animosidad hacia Maddon, pero los jugadores suelen buscar alguna estructura durante la temporada regular. La mayoría de los jugadores de posición quiere saber la noche antes de un partido si van a estar en la alineación. La mayoría de los lanzadores abridores quiere saber cuán largo va a ser el himno nacional para poder hacer sus calentamientos apropiadamente. La mayoría de los relevistas quiere saber, por regla general, cuándo el teléfono del bullpen va a sonar en su búsqueda.

Eso es parte de lo que distingue a Miller de muchos otros relevistas: Él ha demostrado una y otra vez, con los Medias Rojas, Orioles, Yankees e Indios, que él está dispuesto a laborar cuando se lo pidan. Él cree que se le paga para lanzar cuando se le pida que lance, y no solo como preparador, o como cerrador, o en la octava o novena entrada.

Los relevistas han establecido records en cuanto a contratos en este invierno. Pero no asuman que el recién firmado Kenley Jansen va a saltar al bullpen en la séptima entrada en abril, o que Joe Girardi va a llamar a Chapman en la octava. Los hábitos y necesidades del viejo mundo del béisbol están demasiado enraizados para evitar que ocurra la Gran Revolución del Relevista - por ahora.

Con esto en mente: He aquí un Ranking de los 10 Mejores bullpens en MLB, basado en la información de evaluadores.

1. Indios de Cleveland

Miller y el cerrador Allen están entre los 10 mejores relevistas, y Shaw ha liderado la LA en apariciones en dos de las últimas tres temporadas. Shaw, de 29 años, ha sido increíblemente consistente en su tiempo en las Grandes Ligas. Cleveland tiene algo de experiencia y profundidad, con los derechos Dan Otero y Zach McAllister. Y los Indios conocen al candidato al bullpen Ryan Merritt, quien hizo una fuerte salida de emergencia en el juego decisivo de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante Toronto, lanza strikes y no tiene miedo. Shawn Armstrong y Perci Garner pueden convertirse en alternativas de bullpen para Cleveland durante la temporada.

Factor X para el bullpen de Cleveland: ¿Cómo responderán los relevistas de Cleveland a la pesada carga de trabajo del 2016? Cuando un equipo llega lejos en octubre, siempre queda la pregunta de cómo sus lanzadores abridores - como un Madison Bumgarner, un Cole Hamels o un Corey Kluber -- volverán al año siguiente. La misma pregunta podría aplicársele a los principales relevistas de Cleveland, quienes fueron utilizados con bastante frecuencia en los primeros días de noviembre, acortando su descanso de temporada baja.

Entradas de Miller en 2016, total combinado de temporada regular/postemporada: 93 2/3 (el más alto de su carrera como relevista)

Entradas de Allen en el 2016: 81 2/3 (total más alto de su carrera)

Entradas de Shaw en el 2016: 77 (total más alto de su carrera)

2. Orioles de Baltimore

Detrás del cerrador Zach Britton, los Orioles tienen una sólida colección de preparadores, incluyendo a Darren O'Day (quien entrará a los entrenamientos primaverales sin restricciones médicas luego de ser limitado a 34 juegos la pasada temporada), Brad Brach y Mychal Givens.

Factor X para el bullpen de los Orioles: Va a llegar un día en los próximos dos años cuando los ejecutivos de Baltimore tendrán que atender la pregunta que cuelga sobre Britton: Si ellos no lo firman con un contrato a largo plazo más allá de su agencia libre (otoño del 2018), ¿cuándo ellos deben cambiarlo? Hablando en general, los ejecutivos del béisbol creen que se le puede sacar mayor provecho a un cambio por relevistas durante la temporada (y en la temporada baja para los lanzadores abridores). Y si los Orioles están languideciendo en lo que debe ser una División Este de la LA muy competitiva, Baltimore debería comenzar a explorar el posible valor de Britton en un cambio.

3. Cachorros de Chicago

Los Cachorros trajeron en cambio a Wade Davis y firmaron a Koji Uehara y Brian Duensing, rellenando un bullpen que perdió a Aroldis Chapman y Travis Wood en la agencia libre. Carl Edwards probablemente siga asumiendo más responsabilidades luego de dominar a los rivales en sus 36 partidos la pasada temporada, en los que maniató a los bateadores derechos a un promedio de .108 y a los zurdos con promedio de .146.

Factor X para el bullpen de los Cachorros: La salud de Davis. Se perdió más de un mes con una distensión en el antebrazo en 2016. Si el problema surge de nuevo, los Cachorros tienen una red de seguridad disponible en Héctor Rondón, que era el cerrador de Chicago antes de la adquisición de Chapman y sus 77 salvamentos de por vida. Rondón lideró las mayores en porcentaje de strike en su primer pitcheo de los turnos la pasada temporada.

4. Astros de Houston

Al final de la temporada 2016, los Astros habían desarrollado un equipo agradable de relevistas cuando tenían una ventaja que proteger, desde el lanza strikes Chris Devenski (efectividad de 1.61 en relevo) a Will Harris a Luke Gregerson al cerrador Ken Giles. ningún bullpen tuvo un WHIP más bajo que el de los Astros con 1.14 en 2016, y solo otros tres equipos generó un OPS de los contrarios más bajo que el de Houston, que fue de .672. Gregerson y Giles se ubicaron primero y segundo, respectivamente, entre todos los relevistas en tasa de abanicadas y falladas, con 20.1 y 10.9 por ciento.

Los relevistas de Houston lideraron a todos los bullpens en fWAR la pasada temporada, por mucho.

Houston: 7.9

Mets: 6.5

Dodgers: 6.5

Yankees: 6.4

Orioles: 5.5

Factor X para el bullpen de los Astros Ken Giles, quien pasó por una mala racha al principio de la temporada que le costó en ese momento el puesto de cerrador - hasta que se recuperó y retomó la labor de la novena entrada más tarde en la temporada. En sus últimas 44 1/3 entradas la pasada temporada, Giles ponchó a 74 rivales y otorgó 16 boletos.

5. Dodgers de Los Angeles

Con Kenley Jansen de vuelta para ser el ancla de este grupo, los Dodgers están posicionados para parear bien con sus rivales, con un grupo que fue particularmente bueno en la pasada temporada. He aquí algunos de los números que tuvieron que manejar Dave Roberts y Rick Honeycutt diariamente:

Bateadores zurdos vs. Grant Dayton: OPS de .428

Zurdos vs. Pedro Báez: OPS de .553

Zurdos vs. Luis Avilán: OPS de .519

Zurdos vs. Adam Liberatore: OPS de .494

Derecho vs. Josh Ravin: OPS de .120

Los Dodgers tendrán que reemplazar las 80 entradas y 75 apariciones dejadas atrás por Joe Blanton, que se fue a la agencia libre.

Factor X para el bullpen de los Dodgers: L.A. tiene un superávit de lanzadores abridores que eventualmente terminarán en el bullpen, que bien podrían ser Alex Wood, Ross Stripling, Brandon McCarthy u algún otro. Los Dodgers lideraron las mayores en entradas de bullpen la pasada temporada debido a sus problemas de rotación.

6. Yankees de Nueva York

Dellin Betances tuvo problemas en el rol de cerrador en agosto y septiembre luego que los Yankees cambiaran a Chapman y Miller. Betances parecía haber desarrollado un caso de parálisis de los "yips" cuando lanzaba a las bases. Me preguntó si esto podría afectar la percepción de Betances y el potencial del bullpen de los Yankees entre los evaluadores, y la respuesta corta es: absolutamente no. Betances lideró las mayores con 15.53 ponches por cada nueve entradas, y el 40 por ciento de las carreras limpias que permitió fueron anotadas en septiembre. Ahora regresa al rol de preparador, con Chapman volviendo al rol de cerrador. Además los Yankees tienen al relevista veterano Tyler Clippard, al versátil Adam Warren, y a los zurdos Chasen Shreve, Tommy Layne y Richard Bleier.

Factor X para el bullpen de los Yankees: Las entradas generadas por la rotación. Los Yankees no necesitan necesariamente un pitcheo abridor dominante para ayudar a su bullpen, pero no se pueden dar el lujo de depender demasiado de lo que debe ser un bullpen bastante bueno. Así que la habilidad de CC Sabathia y Michael Pineda de llegar consistentemente a la sexta entrada será crucial. El año pasado, la rotación de los Yankees llegó en el puesto 15 en entradas, que es algo que deben tratar de evitar para proteger a sus relevistas de la erosión.

7. Medias Rojas de Boston

El cerrador de Boston Craig Kimbrel tiene 256 salvamentos, y el manager de Boston John Farrell tiene muchos derechos de donde seleccionar, incluyendo a Tyler Thornburg, Matt Barnes, Joe Kelly y Heath Hembree. Los relevistas de los Medias Rojas podrían tener una enorme ventaja sobre aquellos con otros equipos debido a la enorme estabilidad de la rotación de Boston: Chris Sale, David Price y Rick Porcello son fuentes estables de entradas y deberían permitirle a Farrell mantener descansado su bullpen.

Factor X para el bullpen de los Medias Rojas: El comando de Kimbrel. En sus últimas 25 2/3 entradas, otorgó 22 boletos, dejando a algunos evaluadores preguntándose si estuvo completamente saludable en el último par de meses.

8. Cardenales de San Luis

Seung Hwan Oh fue una estrella en su primera temporada con los Cardenales, y se espera que vuelva a encabezar la parte trasera de un grupo que incluye además al zurdo Kevin Siegrist y al derecho Jonathan Broxton. Dada la incertidumbre sobre Trevor Rosenthal y la necesidad de un zurdo, los Cardenales gastaron $30.5 millones para firmar a Brett Cecil.

Factor X para el bullpen de los Cardenales: Rosenthal. Él perdió el puesto de cerrador la pasada temporada en el medio de una temporada en la que dio 29 boletos en 40 1/3 entradas y tuvo un gran declive en el porcentaje de swings de los bateadores rivales ante lanzamientos fuera de la zona. Dado su extenso historial, su actuación dictará la importancia del rol que asuma en esta temporada. Los Cardenales apostarán a él, si pueden.

9. Vigilantes de Texas

El gerente Jon Daniels asintió recientemente que tiene intención de dejar a Matt Bush en el bullpen, luego de una temporada estelar para el derecho. En el 2016, Bush contuvo a los bateadores a promedio de .196 en 61 2/3 entradas, con 14 boletos y 61 ponches. Los Vigilantes están bien equipados alrededor de Bush con derechos (el cerrador Sam Dyson, Jeremy Jeffress) y zurdos (Jake Diekman, Alex Claudio).

Factor X para el bullpen de los Vigilantes: Su carga de trabajo. La parte trasera de la rotación de Texas no está definida, y, al igual que le ocurre al grupo de los Yankees, el cuerpo de relevistas de Texas se beneficiaría grandemente si el manager Jeff Banister y el coach de pitcheo Doug Brocail encuentran soluciones sólidas para el puesto de cuarto y quinto abridor; Andrew Cashner y A.J. Griffin serán asignados cuando comiencen los entrenamientos primaverales.

10. Piratas de Pittsburgh

Parece que los Piratas tienen muchas de las piezas necesarias para tener un buen bullpen, incluyendo a Tony Watson, Felipe Rivero, el recién firmado Daniel Hudson y Jared Hughes.

Factor X para el bullpen de los Piratas: Watson como cerrador. Tuvo algunos días difíciles luego de asumir el puesto tras la salida de Mark Melancon. En 19 salidas del 5 de agosto al 19 de septiembre, Watson permitió seis jonrones en 17 1/3 entradas y tuvo efectividad de 5.19. Los Piratas necesitan que él mejore para mantener en pie su estructura de bullpen.

Mención de honor

Azulejos de Toronto: Los Azulejos recibieron muchas nominaciones entre los 10 mejores de parte de los evaluadores dada la presencia del cerrador Roberto Osuna. La pérdida de Brett Cecil podría lastimarle.

Marlins de Miami: Los grandes planes del dueño Jeffrey Loria eran firmar a Chapman o a Jansen. Pero cuando eso no ocurrió, probablemente hubo algunos ejecutivos de los Marlins que se sintieron aliviados, quienes lograron evitar otro elemento de gran atracción. Los Marlins añadieron a Brad Ziegler y Junichi Tazawa para servir de preparadores del cerrador A.J. Ramos, y Miami ya tiene a Kyle Barraclough, quien logró 113 ponches y permitió apenas 45 hits (un cuadrangular) en 72 2/3 entradas la pasada temporada.

Reales de Kansas City: Kelvin Herrera asumirá el rol de cerrador de Kansas City, y los Reales necesitan una temporada de recuperación en la actuación de Joakim Soria.

Marineros de Seattle: El surgimiento de Edwin Díaz la pasada temporada convirtió el cuerpo de relevistas de Seattle en uno mucho más peligroso. Díaz y Steve Cishek lograron 164 ponches en 115 2/3 entradas la pasada temporada.

Mets de Nueva York: Ellos tuvieron un fuerte 2016, pero todavía no está claro por cuánto tiempo estarán los Mets del 2017 sin su cerrador Jeurys Familia luego de su incidente de violencia doméstica.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Las reglas han cambiado para proteger a los receptores y a los corredores de los choques en el plato, y para evitar lesiones a los jugadores del medio del cuadro en deslizamientos en la segunda base. Dentro de ese contexto, el primera base de los Dodgers Adrián González se paró fuera de una jaula de bateo recientemente y discutió el acto de un lanzador intentando golpear intencionalmente a un bateador.

Si las Grandes Ligas han cambiado pedazos del juego en aras de la seguridad de los jugadores, se preguntó de forma retórica González, ¿qué ha pasado con tomar pasos para detener a los lanzadores para que dejen de usar pelotas como armas cuando se les venga en gana?

Después de todo, el bateador está completamente indefenso ante el acto de un lanzamiento a propósito. No hay nada que represente ser duro o tener agallas en el acto de lanzarle una pelota a propósito a un bateador, dijo González. "Lanzarle una pelota a un bateador a propósito es lo contrario de ser duro", dijo González acentuando su punto.

No podría tener más razón, y eso es lo que parece que hizo el lanzador de los Reales Yordano Ventura contra el torpedero de los Orioles Manny Machado el martes en la noche, al golpearlo con una recta de 99 mph luego que se desarrollaran tensiones entre ambos en las primeras entradas del juego. En la segunda entrada, Ventura le hizo dos pitcheos pegados a Machado, y ambos intercambiaron palabras, y entonces Ventura golpeó a Machado en la quinta entrada.

Cuando Machado salió corriendo hacia el montículo, Ventura se quitó la gorra y el guante y preparó su cuerpo, con las manos arriba. Que Machado sea ser suspendido por salir corriendo hacia el montículo en esta instancia - luego que un lanzador aparentemente le golpeara - sería como suspender a Ventura por prepararse para defenderse ante el ataque de Machado.

¿Qué es, exactamente, lo que todos esperan que Machado o cualquier otro bateador hagan en respuesta a un ataque con una pelota? ¿Esperarían que un receptor se quede quieto esperando un choque como si fuera un muñeco de pruebas? ¿Sería una respuesta humana natural para un jugador del medio del cuadro el esperar que un corredor se barre y choque con sus piernas?

Los managers veteranos hablarán sobre la importancia de los lanzamientos de venganza para mantener el equilibrio de la competencia. Si un lanzador en el otro equipo golpea de forma accidental a los bateadores de forma repetida, entonces debe haber una respuesta, para asegurar que los errores no sigan ocurriendo.

Pero lo que Ventura pareció haber hecho el martes es algo muy diferente. Él parecía molesto por los intercambios de palabras anteriores, y utilizó la pelota para vengarse por las palabras de Machado y su lenguaje corporal. Otros lanzadores harían este tipo de cosas luego de permitir un cuadrangular. Algunas veces los lanzadores golpean a los batadores porque están enojados; un ejemplo clásico de esto fue cuando Armando Benitez le lanzó a Tino Martinez para desatar una bronca en 1988 entre los Orioles y los Yankees.

Este tipo de cosas debe detenerse, porque realmente no es nada diferente a cuando un jugador de hockey hace swing con su palo al cuerpo de un oponente, o cuando un back defensivo lleva su casco hasta el cuello de un receptor abierto luego de sonar el silbato. De hecho, un lanzador que va tras un bateador con una pelota podría incluso ser peor que un golpe con un palo o con un casco, debido a la premeditación envuelta en esto. Tiene que haber un cambio en el pensamiento sobre esto en el béisbol, un cambio en lo que es aceptable.

Gonzalez tiene razón al apuntar la discrepancia entre la dirección general del deporte, hacia proteger a los jugadroes, y la aceptación de los pelotazos. Matt Bush le tiró a darle a José Bautista y no fue suspendido, incluso a pesar de que las Grandes Ligas decretó su acto como uno intencional. Phil Hughes de los Mellizos parece haberle tirado a dar a Josh Donaldson a propósito en par de ocasiones en un juego reciente, y no fue ni expulsado ni suspendido.

Basado en la historia de estos casos, Machado enfrenta una suspensión bastante larga, por correr hacia el montículo y por lanzar golpes; su castigo podría ser más largo que el de Ventura. Algo que es absurdo, considerando lo que ocurrió.

Se tiene que considerar de forma diferente el acto de cuando un lanzador ataca a un bateador con una pelota.

Machado y el equipo decidieron no tomarlo, dijo Buck Showalter. De la historia de Eduardo Encina:

"No me arrepiento de nada" dijo Machado. "Es parte del juego. Las reacciones vuelan. Cuando alguien te está lanzando a 99 [mph], te va a doler. Puedes arruinar la carrera de alguien. Uno no piensa en esas situaciones. Uno simplemente reacciona. Eso pasa. Lo que sea que haya pasado, pasó. Uno tiene que seguir adelante".

Showalter predijo el incidente. Él sabía del resumé problemático de Ventura, y de hecho, se lo advirtió a Machado entre sus turnos.

"No estoy nada contento por esto", dijo Showalter. "Yo pensé que él estaba tratando de golpearlo desde el turno anterior. Pienso que quería un lanzamiento quebrado y le dijo que no a la recta. No, no me gusta cuando alguno de mis muchachos está en riesgo de lastimarse, especialmente de parte de un tipo que tira tan duro y que estaba teniendo problemas con su comando esta noche.

"Pero, [esta] no es la primera vez. Obviamente, debe haber algo bien porque sigue haciéndolo. Debe ser algo tolerado. No lo sé".

Al serle preguntado sobre si se sentía decepcionado por la reacción de Machado, Showalter respondió de forma enfática que "No". Entonces se le preguntó si le preocupaba que la tensión se trasladara al partido final de la srie el miércoles, y dio una respuesta aún más definitiva.

"Que vengan", dijo Showalter. "Lo que sea. Que vengan. Lo vamos a poder manejar. Uno no deja que las acciones de una persona hablen por muchas personas, pero con él es algo que lleva tiempo ocurriendo".

El manager de los Reales Ned Yost no defendió mucho las acciones de su lanzador.

Los Orioles van a poner una dura pelea, con o sin Machado, según escribe Eddie Matz.

El jardinero de los Orioles Adam Jones defendió las acciones de Machado luego de ser golpeado por una pelota lanzada por Ventura, diciendo que él le pagaría las multas. Entonces Jones habló sobre las acciones de Ventura al decir que, "el talento está haí, peo entre sus orejas hay algo raro".

Machado habló con los reporteros sobre haber corrido hacia el montículo tras ser golpeado por el lanzamiento de Ventura, diciendo que no se arrepiente de sus acciones.

Ventura y Machado tienen historial previo.

Ventura desató una pelea, según escribe Rustin Dodd. La hija de Showalter le envió un mensaje de texto sobre la provocación en el incidente, según escribe Roch Kubatko.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Si juegas con los Indios de Cleveland muy temprano esta temporada, es posible que seas afortunado de eludir al jardinero Michael Brantley en lo que trabaja en su camino de regreso de una cirugía de hombro, y si juegas con Vigilantes de Texas en abril o a principios de mayo, eso podría ser mejor que verlos en junio, cuando se espera que Yu Darvish esté de vuelta en su rotación.

Factores como estos son la razón por la que la evaluación del calendario puede ser difusa. Hay una gran cantidad de variables en juego, desde el momento en que las lesiones atacan la rotación de un oponente hasta la mala suerte de enfrentar a un equipo cuando está al rojo vivo.

Sin embargo, una gran cantidad de ejecutivos de equipos examinan la fuerza del calendario -ciertamente más de lo que lo hacen jugadores o managers- porque quieren tener un contexto para lo que ven. Si los Mellizos se aprovechan de lo que parece ser un calendario relativamente asequible a principios de la temporada, eso los ubicará bien para la segunda mitad, cuando tienen un pasmoso porcentaje de partidos contra los fuertes rivales. Por otro lado, si comienzan lentamente, banderas rojas podrían elevarse. Con esto en mente, aquí está nuestro ranking anual de la fortaleza del calendario para la primera parte de la temporada, mientras que buscamos razones por las que algunos equipos podrían comenzar rápidamente o lentamente.

Los equipos de la Liga Americana están clasificados hoy, a partir de calendario más difícil al calendario más sencillo.

1. Marineros de Seattle

Juegos en casa: 18 de sus primeros 43 partidos serán como locales.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 31 de sus primeros 43 juegos.

Notable: Los Marineros tienen uno de los horarios de viaje más difíciles cada año a causa de la cantidad de millas que deben volar. Pero piensa en esto: Seattle será puesto a prueba por un excesivo número de partidos contra los Vigilantes a principios de la temporada; seis de sus primeros nueve juegos son en contra de Texas, y los dos equipos se enfrentarán 12 veces antes del 12 de junio.

2. Tigres de Detroit

Juegos en casa: Solo 15 de sus primeros 41 partidos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 32 de sus primeros 41 partidos.

Notable: El calendario en abril de los Tigres puede ser el más complicado del béisbol. Después de juegos contra los Marlins, Detroit juega 13 partidos consecutivos contra los Yankees, Piratas, Astros y Reales, seguido por tres encuentros frente a los Indios.

3. Atléticos de Oakland

Juegos en casa: 23 de sus primeros 45 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 25 de sus primeros 45.

Notable: Los Atléticos tienen tres viajes separados por carretera hasta la zona horaria del Este antes del receso por el Juego de Estrellas, incluyendo 10 partidos en abril desplazándose a través de Nueva York, Toronto y Detroit y, después de una semana en casa, tienen una gira de nueve encuentros a través de Baltimore, Boston y Tampa Bay.

¿Qué hay de esta locura: Los Atléticos harán seis viajes por separado en el estado de Texas durante la temporada de 2016, ya que ninguna de las series que juegan contra los Astros o los Vigilantes están emparejadas. (Lo mismo les pasa a los Marineros, por cierto).

4. Medias Blancas de Chicago

Juegos en casa: 22 de sus primeros 45 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 31 de sus primeros 45.

Notable: Los Medias Blancas pasarán por una peligrosa travesía contra equipos muy buenos en mayo y hasta principios de junio, con 25 partidos consecutivos contra los Vigilantes, Astros, Yankees, Indios, Reales y los Mets.

5. Medias Rojas de Boston

Juegos en casa: 22 de sus primeros 42 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 29 de sus primeros 42.

Notable: Dentro de la organización hay una presión para que este equipo tenga un relativamente buen comienzo después de los últimos lugares de 2014 y 2015, y los lanzadores de los Medias Rojas se enfrentan a un poco de peligro temprano, con siete partidos contra Toronto en las primeras dos semanas y dos series contra los Astros en el primer cuarto de la temporada.

6. Rays de Tampa Bay

Juegos en casa: 21 de sus primeros 44 choques son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 27 de sus primeros 44 juegos.

Notable: Los Rays verán mucho de los Azulejos temprano en la temporada, con 10 de sus primeros 39 juegos contra Toronto.

7. Angelinos de Los Ángeles

Juegos en casa: 20 de sus primeros 41 partidos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 22 de sus primeros 41.

Notable: Los Angelinos reciben un golpe con cuatro series interligas a principios de la temporada, con casi una cuarta parte de sus primeros 41 partidos contra los Cachorros (2), Cardenales (3) y Dodgers (4).

8. Reales de Kansas City

Juegos en casa: 20 de sus primeros 40 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 25 de sus primeros 40 juegos.

Notable: El calendario interliga de los Reales nunca es fácil porque ellos anualmente están enfrentando a San Luis, pero en la primera mitad Kansas City también tiene series de tres juegos en Washington y cuatro juegos ante los Mets. Los Reales tienen solo seis partidos en contra de los Mellizos en la primera mitad.

9. Vigilantes de Texas

Juegos en casa: 22 de sus primeros 39 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 23 de sus primeros 39 juegos.

Notable: La mayoría de los equipos tienen un buen número de días de descanso en abril, pero la agenda de los Vigilantes es inusual: juegan 14 días consecutivos para abrir la temporada, y tienen sólo dos días de descanso antes de mayo 12. El aspecto positivo es que los Vigilantes tendrán más días libres más adelante en la temporada. La desventaja es que con Darvish pendiente de regresar a mediados de mayo, su reemplazo en la rotación tendrá que acumular más entradas.

10. Azulejos de Toronto

Juegos en casa: 22 de sus primeros 42 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 19 de sus primeros 42 juegos.

Notable: Los Azulejos juegan una gran parte de sus juegos de principios de temporada contra los Medias Rojas y los Yankees; 22 de sus primeros 58 juegos son en contra de esos dos clubes. Si nos fijamos en otras palabras, sólo 16 de los últimos 104 partidos de los Azulejos son en contra de esos dos equipos.

11. Indios de Cleveland

Juegos en casa: 15 de sus primeros 40 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 15 de sus primeros 40 juegos.

Notable: El calendario interligas de los Indios en la primera mitad les puede favorecer mucho, una vez que concluyan en abril una serie como locales contra los Mets, tendrán tres juegos ante Filis, cuatro contra los Rojos y tres frente a Bravos.

12. Yankees de Nueva York

Juegos en casa: 22 de sus primeros 37 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 16 de sus primeros 37 juegos.

Notable: Los Yankees juegan un montón de partidos al principio de la temporada contra equipos de la División Oeste, entre ellos 12 de sus 23 partidos de abril. Su horario de interligas es extremadamente difícil: cuatro juegos contra los Mets, además de viajes a Arizona, San Diego y Colorado en la primera mitad, y seis juegos en casa contra los Gigantes y Dodgers.

13. Orioles de Baltimore

Juegos en casa: 26 de sus primeros 42 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 19 de sus primeros 42.

Notable: Los Orioles tendrán un tramo habitual de juegos en los que jugarán mucho en Camden Yards; del 28 de abril al 20 de mayo Baltimore jugará sólo tres partidos fuera de casa. Los Orioles no juegan su primer partido en Toronto hasta el 9 de junio.

14. Mellizos de Minnesota

Juegos en casa: 17 de sus primeros 40 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: 24 de sus primeros 40.

Notable: Mellizos podría ser un candidato a conseguir un buen comienzo en parte porque la mayor parte de sus tres partidos contra rivales de división no se jugará hasta la segunda mitad. Minnesota tiene un total de sólo 18 partidos contra los Reales, los Tigres y los Indios antes de la pausa del Juego de Estrellas. Increíblemente, Minnesota tiene 39 juegos frente a los tres equipos en la segunda mitad, 34 en contra todos los demás equipos.

15. Astros de Houston

Juegos en casa: 20 de sus primeros 42 juegos son en casa.

Partidos contra equipos con marcas de .500 o mejores en 2015: de sus primeros 42.

Notable: Los Astros juegan sólo una serie contra un oponente de división en las tres primeras semanas de la temporada, una serie de tres juegos en Texas entre abril 19 y el 21.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los Orioles de Baltimore habían tenido interés en Pedro Álvarez durante todo el invierno, y él encaja muy bien en su alineación en varias formas; es un gran bateador de poder que batea a la zurda y que puede ayudar a balancear la alineación de Baltimore que se inclina generalmente hacia la derecha, con Manny Machado, J.J. Hardy, Adam Jones, etc.

Pero la firma de Álvarez con un contrato de una temporada significa además que el manager Buck Showalter y la oficina central tendrán que tomar algunas decisiones difíciles sobre la alineación y el roster.

Con el regreso de Chris Davis con un contrato record para jugar la primera base, la única forma de tener a Álvarez y a Mark Trumbo en la alineación al misma tiempo sería tener a Trumbo en el jardín derecho. Quizás los Orioles no tengan problemas con eso, o quizás no; típicamente Showalter ha preferido tener una defensa superior en sus alineaciones mientras ha estado al mando de los Orioles, y las métricas de Trumbo sugieren que él es un defensor por debajo del promedio en los jardines. En 1,028 2/3 entradas en las pasadas dos temporadas en Arizona y Seattle, tiene un menos-12 en Carreras Salvadas por la Defensa como jardinero.

Hay muchas formas en las que Showalter podría confeccionar su alineación, y aquí está una de las opciones:

1. Manny Machado, 3B
2. Jonathan Schoop, 2B
3. Chris Davis, 1B
4. Adam Jones, CF
5. Pedro Álvarez, DH
6. Matt Wieters, C
7. Mark Trumbo, RF
8. J.J. Hardy, SS
9. Nolan Reimold/Hyun Soo Kim, LF

Y probablemente los Orioles se van a ponchar mucho en una alineación en la que abundan los lanzadores que provocan swings fallidos.

Jugadores de los Orioles entre los primeros 25 en porcentaje de ponches en el 2015:

3. Chris Davis: 31.0 por ciento

14. Pedro Álvarez 26.7 por ciento

25. Mark Trumbo 24.2 por ciento

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Yovani Gallardo
Matt Kartozian/USA TODAY
Los Orioles de Baltimore deben considerar las posibilidades de su futuro competitivo ya que discuten los posibles fichajes del lanzador Yovani Gallardo y el jardinero Dexter Fowler, escribe Peter Schmuck.

Los Reales de Kansas City jugaron la última entrada del último juego de la Serie Mundial en 2014, y en el último otoño dieron el siguiente paso al vencer a los Mets de Nueva York por el campeonato. Este grupo de jugadores de Kansas City acabó logrando lo que los Orioles no tienen desde 1983.

Pero la posible ventana para el éxito de los Orioles es similar a la de los Reales, que han apostado mucho en los próximos dos años, antes de que Lorenzo Cain, Eric Hosmer y Mike Moustakas sean elegibles para la agencia libre.

Como escribió en su artículo Schmuck, los Orioles no pueden tomar a la ligera la idea de perder sus primeras dos selecciones en un momento en que su sistema de granjas está considerado como uno de los peores de béisbol. Keith Law clasificó al grupo de prospectos de Baltimore en el puesto 27 en las mayores. La organización de Baltimore ha sido saboteada en gran medida por las lesiones de sus mejores lanzadores jóvenes de ligas menores, Dylan Bundy y Hunter Harvey.

Con los Azulejos construidos para otra carrera por el título de la división, los Medias Rojas mejorados por las incorporaciones de David Price, Craig Kimbrel y Carson Smith, y los Yankees y los Rays de nuevo formidables, no está ni siquiera claro que los Orioles puedan ser lo suficientemente buenos para competir en la parte superior de la División Este, como lo hicieron en 2014. Algunos evaluadores rivales creen que los Orioles deben ser realistas, seguir el ejemplo de muchas otras franquicias de empresas medianas y pequeñas en el mercado y centrarse en la repoblación de la cual podrían resurgir dentro de otros cuatro o cinco años.

Pero hay factores que empujan a los Orioles a utilizar cualquier método. Manny Machado es el mejor jugador de Baltimore, y el equipo va a tratar de firmarlo en un contrato a largo plazo antes de que se convierta en agente libre en el otoño de 2018, a los 26 años. Los Orioles tendrán que competir contra la posibilidad de que Machado podría conseguir un acuerdo en el rango de $ 300 millones o más. Si los Orioles no pueden volver a firmar Machado, ellos no tienen más que otras tres temporadas con él.

Baltimore acaba de firmar al toletero Chris Davis por un acuerdo de siete años, y los Orioles pueden esperar razonablemente que Davis seguirá siendo un buen jugador, por lo menos durante las primeras temporadas de dicho contrato. El jardinero central Adam Jones está bajo contrato por tres temporadas más. El campocorto J.J. Hardy, de 33 años, tiene dos años restantes en su contrato actual y una opción para el 2018. El lanzador Chris Tillman, tan importante en el título de división de los Orioles en el 2014, tiene dos años más antes de la agencia libre. El receptor Matt Wieters aceptó la oferta de calificación de los Orioles y podría ser un agente libre de nuevo en el otoño.

El peor lugar en el que los Orioles pueden estar es atascarse en el medio, no ser lo suficientemente buenos como para ganar, pero tampoco lo suficientemente terribles como para terminar al final de la tabla de posiciones y seleccionar en o cerca de la parte superior del draft. Deben, o bien moverse hacia adelante, o dar un paso atrás, y mientras, la firma de Gallardo y/o Fowler puede no ser suficiente para que vuelvan a la postemporada, la decisión de seguir adelante sería comprensible.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.