Joe Camporeale/USA Today SportsLos problemas de Paul Goldschmidt en el plato se deben mucho a su incapacidad de batear las rectas
HOUSTON - Existe una molestia creciente dentro del sindicato de peloteros debido a que muchos jugadores veteranos fueron desestimados en el mercado de agentes libres del invierno pasado. Matt Holliday tiene 314 cuadrangulares de por vida con OPS total de .889 y no fue firmado. Jayson Werth debió conformarse con un pacto de Ligas Menores con los Marineros tras ligar 10 jonrones en 70 partidos con los Nacionales el año pasado. Mark Reynolds, de 34 años, disparó 30 cuadrangulares con los Rockies en 2017 pero dice que todas las ofertas que recibió en invierno eran de Ligas Menores. Cuando Washington le hizo una propuesta a principios de abril, pensó que había llegado a una encrucijada. Por eso, decidió aceptarla.

Algunos peloteros creen firmemente que varias figuras establecidas fueron dejadas atrás por motivos financieros, mientras que los equipos se decantan por jugadores más jóvenes y económicos, contra alternativas más onerosas y experimentadas. Sin embargo, existe la posibilidad de que los veteranos están siendo víctimas de los cambios estratégicos que se han manifestado rápidamente en temporadas recientes.

Cada vez más y más equipos se están adhiriendo a la creencia de que es mejor limitar la exposición de los pitchers abridores a poco más de dos turnos contra toda una alineación rival, además de que las oportunidades del éxito mejoran si se pone en acción a una serie de relevistas lanzallamas en los últimos innings de los partidos. A fin de facilitar la satisfacción esa constante necesidad de ayuda desde el bullpen, en ocasiones los equipos apenas colocan tres o cuatro jugadores de posición en las reservas.

"Eso significa que necesitas versatilidad por parte de esos peloteros extra", dice un evaluador. "Aumenta entonces la cotización de peloteros que pueden jugar múltiples posiciones".

Entonces, el hombre extra que sirve como bateador designado o outfielder en las esquinas se ha convertido cada vez más en una rareza. Manny Mota fue uno de los mejores bateadores emergentes de todos los tiempos. Sin embargo, muy pocas veces jugó en el terreno en sus últimas seis campañas con los Dodgers, entre 1974 y 1979. Ahora, ningún equipo apartaría un puesto en su roster para alguien en un rol tan limitado y específico. Un miembro de una gerencia de Grandes Ligas nos dijo: "Ya nunca tenemos con nosotros al bateador emergente con veteranía".

Tenemos también lo siguiente: A medida que aumenta el uso del análisis estadístico y se dispara la capacidad de relevistas con alta velocidad en sus envíos, existe menor capacidad de adaptación por parte de peloteros en proceso de regresión. Como lo descubrió la investigadora de ESPN Sarah Langs semanas atrás, el número de pitcheos lanzados a 96 millas por hora o más en la pelota mayor se ha triplicado en apenas cuatro años, pasando de más de 6,000 al ritmo actual que, de mantenerse, veríamos un total superior a 20,000 al final de la presente campaña.

Algunos peloteros con edades cercanas a los 35 años, como es el caso de Miguel Cabrera, pueden adaptarse a conectar rectas superiores a 95 millas por hora. Sin embargo, el simple hecho es que, a medida que envejecen la mayoría de los peloteros, disminuye su tiempo de reacción y muchos confrontan problemas contra las altas velocidades de los envíos.

Hay 22 bateadores que se han enfrentado a por lo menos 30 pitcheos de al menos 96 millas por hora este año y aún no han ligado un imparable contra ese material de vértigo. La mayoría de estos peloteros tienen edades superiores a los 30 años, incluyendo a Ian Kinsler, Denard Span, Sean Rodríguez y Paul Goldschmidt. Hasta la jornada del viernes, el inicialista de los Diamondbacks había visto de 77 lanzamientos de al menos 96 millas por hora sin ligar de hit, mayor cifra en las Mayores.

Entre 2016 y 2018, los toleteros con menores promedios contra pitcheos superiores a 96 millas por hora incluyen (entre otros) a Chris Davis (.120), Mike Napoli (.123), Ryan Braun (.151), José Bautista (.165) e Ian Desmond (.178). Hoy en día, hay más relevistas lanzando a altas velocidades que nunca; y si se percibe que un bateador tiene problemas para chocar con envíos a alta velocidad, verá muchos pitcheos de este tipo.

Un manager dijo: "La forma como eran las cosas (odio decir esto, porque hace sonar como si hablara de hace siglos y realmente no ha pasado tanto tiempo) es que un scout de avanzada veía cierta debilidad y el resto de la liga necesitaría un par de semanas para conocerla. Ahora, si hay una debilidad, todos lo saben de inmediato debido al análisis estadístico y ellos la atacarán hasta que puedas hacer los ajustes".

Para los peloteros mayores, hacer esos ajustes contra la creciente ola de relevistas lanzallamas parece ser una tarea más difícil.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Evan Habeeb-USA TODAY Sports
La mayoría de los equipos contendores buscarán agregar pitcheo de alguna forma antes de la fecha límite para hacer cambios, prevista para el 31 de julio (bien sea un relevista o abridor). Mientras los Marlins probablemente no tengan idea alguna de cuándo o con cuál equipo negociarán a Kyle Barraclough, pueden tener certeza de que recibirán algunas ofertas decentes. De forma similar, el teléfono sonará en las oficinas de los Toronto Blue Jays si deciden hacer disponible al veterano zurdo A.J. Happ.

Sin embargo, existe mucha mayor incertidumbre en el caso de equipos que podrían tener peloteros de posición que colocar en el mercado y este podría ser el caso de cualquier club que busque despachar a un antesalista este verano, ante una amplia oferta que superará la demanda.

Manny Machado será la principal consideración para la tercera base y el campocorto en cualquier equipo contendor que esté dispuesto a pagar el precio inevitablemente enorme que pedirán por él los Orioles. Está teniendo una temporada fenomenal con OPS cercano a 1.100, aparte de la promesa de su impacto defensivo.

Sin embargo, habrá muchas alternativas a Machado. Está el caso de Josh Donaldson, ex Más Valioso de la Liga Americana. O Mike Moustakas, quien volvió a los Reales con un contrato por un año y podría estar nuevamente en el mercado antes de hacerse agente libre en el otoño. O si desean un antesalista que se encuentre bajo control de su equipo más allá de este año, probablemente podrán llamar a los Yankees y preguntar por Brandon Drury, siendo el caso que Miguel Andujar parece haberse apoderado de la esquina caliente en el Bronx. Los Rays siempre están dispuestos a escuchar ofertas, y cuentan con Matt Duffy de 27 años, quien ha comenzado la campaña con buen pie. O, ¿qué piensan de Adrián Beltré, futuro miembro del Salón de la Fama quien se encuentra en el último año de su contrato con los Rangers y es siempre un pelotero productivo cuando no se encuentra en la lista de incapacitados.

Montones, montones y montones de sólidas opciones.

El problema con los vendedores es que quizás no haya muchas ofertas atractivas debido a la potencial escasez de compradores. "He ahí el gran problema al tener un pelotero de posición en alquiler", afirma un ejecutivo. "Es algo para satisfacer una necesidad muy específica de un equipo. Es el peor mercado en el cual encontrarse, el de peloteros de posición en alquiler".

Evaluadores rivales piensan que es posible que los Indios busquen a un tercera base y, de conseguir alguno, podrían mudar a José Ramírez a la intermedia. Los Bravos han intentado distintas opciones en la antesala, desde Charlie Culberson, pasando por Ryan Flaherty hasta José Bautista y si los Bravos permanecen en contención y prefieren dejar a su prospecto Austin Riley en Triple-A, podrían buscar a un veterano en las distintas opciones del mercado. Los St. Louis Cardinals tuvieron discusiones con los Orioles con respecto a Machado, al igual que los Cachorros (aunque Chicago parece tener mayor interés en él como shortstop).

Aparte de todo lo anterior, podría producirse que no haya muchos contendores necesitados de un tercera base. Los Cachorros tienen a Kris Bryant. Los Gigantes cuentan con Evan Longoria, a quien le faltan tres años en su contrato. Los Dodgers están confrontando problemas, aunque, de estar dispuestos a negociar en busca de ayuda, no será para conseguir un tercera base, porque ya tienen a Justin Turner asegurado por un par de años. Los Medias Rojas se muestran dispuestos a consolidar a Rafael Devers. Los Mets firmaron a Todd Frazier por dos años. Los Diamondbacks tienen a Jake Lamb. Houston cuenta con Alex Bregman. Los Angelinos han hecho una inversión por tres años en Zack Cozart a fin de que éste juegue en tercera.

Las lesiones pueden alterar el panorama del mercado de cambios rápidamente, pero también es posible que los equipos con antesalistas de calidad se encuentren en una posición similar a aquélla en la cual que se encontraban los Mets con Jay Bruce el año pasado. Bruce estaba jugando bien durante la última temporada de su contrato y prácticamente no había interés en él, ni antes de la fecha límite de cambios ni después. Bruce pasó por waivers en agosto y no fue tomado. Finalmente, los Mets hicieron un pacto con los Indios en el cual el mayor valor que recibió Nueva York fue, simplemente, ahorrar en salarios.

Otras circunstancias mitigantes podrían afectar las ofertas por este grupo de antesalistas. Donaldson, de 33 años, conectó 33 cuadrangulares en 113 encuentros durante la pasada zafra, pero está ganando $23 millones este año y ha estado lidiando con una lesión en uno de sus hombros. "Parte de los argumentos para vender a Donaldson hace un par de años era que se trataba de un hombre que siempre producía (dentro de la alineación)", indicó un evaluador rival. "Ahora, lo están acabando".

Ejecutivos de otros equipos se preguntan actualmente si la mejor opción para los Azulejos a fin de conseguir valor con Donaldson sea extenderle una oferta calificada en otoño, conformándose con recibir compensaciones de puestos de selección en el draft, si éste firma con otro equipo.

Por su parte, Beltré ya ha estado en par de ocasiones en la lista de incapacitados. Martín Prado, de los Marlins, gana $13.5 millones en la presente temporada y tiene garantizados $15 millones el próximo año, contrato que lo hace innegociable a sus 34 años (aparte de que Prado está bateando para .167 con cero jonrones). Moustakas, bateador zurdo, tiene un precio razonable, con salario de $6.5 millones, bateando de forma aceptable, pero confronta problemas en sus enfrentamientos contra pitchers zurdos: su OPS de .640 contra los siniestros representa una baja de casi 400 puntos con respecto a su cifra ante diestros.

Las condiciones que se están desarrollando dentro del mercado de antesalistas parecen ser ideales para los compradores, pero quizás terminen siendo muy decepcionantes y frustrantes para los vendedores.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Clayton Kershaw podría ser un reloj de sol humano, proyectando su sombra predeciblemente sobre las horas de cada día con cada elemento de su preparación. Los sprints de máximo esfuerzo en los jardines, las sesiones de bullpen, la salida cronometrada del clubhouse para lanzar, todas las piezas de su incansable dedicación a su trabajo. Kershaw domina su calendario en la forma en que domina a los bateadores, y sus compañeros de equipo creen que el régimen es un arma poderosa para un lanzador que terminará su carrera siendo considerada como una de las mejores de la historia, y tal vez la mejor.

Kershaw estará en una posición de comando y control de nuevo este otoño, a medida que avanza a través de lo que podría llegar a ser la última situación contractual a largo plazo en su carrera como jugador. Kershaw tiene dos años restantes en su contrato actual, para 2019 y 2020, por alrededor de $ 35 millones anuales. Pero también tiene derecho a renunciar a su contrato, ventaja que podría usar para tratar de negociar un acuerdo a más largo plazo, o para mudarse, si tiene un destino alternativo en mente.

Sin embargo, si opta por no aceptar el contrato, también hay factores fuera de su control que podrían entrar en juego. Debido a su influencia en el juego y quizás en el próximo mercado de agentes libres, los ejecutivos y agentes rivales están especulando cada vez más sobre su futuro.

Factor No.1: Su salud. Kershaw y los Dodgers no proporcionan muchos detalles sobre las lesiones que lo han obligado a estar en la lista de lesionados en los últimos años, lo que es totalmente su prerrogativa (y la de ellos, pero sobre todo la de él). Eso dejará al resto de la industria para acumular los restos de información y especular, a menos que resuelva salirse de su contrato y sus registros médicos sean entregados a los equipos.

Dada la entrega, el tamaño y la intensidad de trabajo inusuales y potentes de Kershaw, los oficiales rivales se preguntan sobre -sin ningún orden en particular- su espalda, su cadera derecha y su hombro izquierdo. Cuando llegó a la lista de lesionados recientemente con lo que el equipo denominó tendinitis del bíceps izquierdo, los profesionales de la atención médica reflexionaron sobre ese diagnóstico e intentaron descifrar su significado.

"Si desarrolló un problema de hombro, entonces optar por salir podría no ser lo mejor", dijo un evaluador de otro equipo.

Una breve temporada en la lista de lesionados y otro año fuerte en el montículo desviarán las preocupaciones.

Factor No.2: ¿Qué quiere Kershaw? ¿Quiere quedarse con los Dodgers por el resto de su carrera, en igualdad de condiciones, en la forma en que lo hizo Justin Turner? ¿Prefiere volver a su Texas natal para lanzar sus últimos años y estar más cerca de la familia? ¿O tiene otro equipo o circunstancia preferible, como Kevin Durant, que se unió a un equipo de campeonato en Golden State para jugar con otros campeones?

Incluso si Kershaw conoce la respuesta a esa pregunta ahora, le convendría mantenerlo para sí mismo y así mantener el misterio y la mayor influencia posible.

Factor No.3: Detrás de las puertas cerradas, ¿qué quieren los Dodgers? ¿Cuál es su evaluación de la información médica de Kershaw, sea lo que sea? ¿Qué es lo que ven en él como lanzador, y si él decide no participar, cómo evalúan su valor y el riesgo asociado a través de un acuerdo a largo plazo?

Mientras los Dodgers trabajaban para hacerse cargo de una nómina que aumentaba vertiginosamente en los inviernos recientes, mantuvieron la línea de las negociaciones de Zack Greinke, y lo vieron firmar con los Diamondbacks por un año más, y mucho más dinero. L.A. mantuvo a Turner, Kenley Jansen y Rich Hill en acuerdos multianuales, pero por contratos de cuatro, cinco y tres años.

Factor No.4: ¿Cuánto vale el legado? Hubo muchos casos en que un equipo se excedió para retener a una estrella que envejece, con Tom Brady quizás siendo el mejor ejemplo actual. También hubo equipos que dijeron no a jugadores del calibre del Salón de la Fama: los Packers a Brett Favre, los Cardenales a Albert Pujols.

En un mundo perfecto en el que el dinero no es un factor y todos viven felices para siempre, la estrella se queda, se retira en armonía con sus empleadores y regresa todos los años para saludar a las multitudes que una vez aplaudieron sus hazañas. Pero en este mundo complicado, eso no siempre sucede.

Kershaw es un heredero eventual del legado de Sandy Koufax, pero ¿cuánto pagarán los Dodgers por eso? Casey Close, agente de Kershaw, también representó a Derek Jeter, y cuando el contrato de 10 años de Jeter expiró y Close propuso una costosa extensión por valor de $ 100 millones, el gerente general de los Yankees, Brian Cashman, animó a Close y Jeter a probar el mercado, porque él no creía que un viejo campocorto tenía ese tipo de valor. Al final, el legado significó algo para Jeter, quien dejó en claro que no tenía intención de irse, y para Hal Steinbrenner, quien aceptó pagarle a Jeter un salario más alto de lo que su producción hubiera obtenido en el mercado.

Factor No.5: ¿Qué nivel de responsabilidad tendrá Kershaw para perseguir los mayores dólares, en nombre de la asociación de jugadores? Han sido un par de años ásperos para el sindicato, con muchos veteranos aparentemente perdiendo influencia en el mercado debido a problemas de oferta y demanda, y debido a la creciente cautela entre los equipos para invertir en jugadores mayores de 30 años. Kershaw acaba de cumplir 30, y porque ha sido el mejor en su posición y debido a su poder de estrella, podría tener el poder de presionar los topes salariales.

Kershaw es conocido como un excelente compañero de equipo, y aunque creo que poco le importa el dinero y la riqueza más allá del potencial de la caridad, sin duda es consciente de su estatura en el juego y su importancia para los compañeros.

Factor No. 6: ¿Cuánto tiempo más quiere lanzar? El Padre Tiempo le roba el juego incluso al más grande eventualmente, y algunos jugadores parecen estar perdidos en su retiro. Esto no será un problema para Kershaw, que tiene un gran círculo de amigos, así como familiar; él nunca se aburrirá. Mi suposición es que cuando Kershaw deje de disfrutar el béisbol, no tendrá problemas para irse y pasar a la siguiente fase de su vida.

Factor No. 7: ¿Qué ven otros equipos en Kershaw, y qué es lo que quieren? Esto es importante porque si Kershaw opta por salir de su acuerdo, Close podría necesitar conocer el interés de otros equipos para impulsar cualquier negociación.

Por ejemplo, si Kershaw realmente considera seriamente ir a los Rangers, ¿los Rangers querrían comprar a un precio superior? Están pasando por una etapa de reconstrucción ahora, y están programados para mudarse a un nuevo estadio en 2020. ¿Ayudaría la presencia de Kershaw a llenar los asientos? ¿O los asientos estarán llenos en su mayoría en los primeros años, incluso sin Kershaw? Los Rangers no volvieron a firmar a Yu Darvish, y cuando Jake Arrieta esperó y esperó durante el invierno, Texas no saltó y lo sacó del tablero. ¿Era eso parte de un plan más grande para la reconstrucción gradual? ¿Kershaw se ajusta a la línea de tiempo de los Rangers? ¿Cuán cautelosos serían de invertir mucho dinero en lo que podría ser la pendiente de su carrera? ¿O ven la contratación de un niño de la ciudad natal que se convirtió en una leyenda como el argumento de venta perfecto?

Factor No. 8: ¿Qué quiere la propiedad de los Dodgers? Porque las decisiones de este significado usualmente no las toma alguien que trabaja en operaciones de béisbol. Más bien, son los tipos cuyo valor se mide generalmente en una palabra que comienza con una "J".

Ha lanzado de manera combinada más de 2,000 entradas entre temporada regular y postemporada, ganó casi el 70 por ciento de sus decisiones y terminó entre los tres primeros en la votación de Cy Young de la Liga Nacional en seis de las últimas siete temporadas. Y podría ser que el pequeño tamaño de la muestra de los próximos 4 meses y medio podría importarle a Clayton Kershaw, si él opta por salirse de su contrato.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Bob Levey/Getty ImagesEl juego de muchos ponches y gran poder de Joey Gallo lo convierte en uno de los protagonistas del presente.
SAN LUIS, Misuri - Los números conducen los cambios que se producen en el béisbol y los números son indisputables.

Hecho: Un pitcher abridor que se enfrenta a una alineación por tercera o cuarta oportunidad experimentará un declive en su nivel de desempeño, por lo general. Como resultado, los abridores son retirados de los partidos más temprano que nunca.

Hecho: Los pitchers relevistas están lanzando a mayor velocidad que nunca, disminuyendo las oportunidades de los bateadores de poner la pelota en juego.

Hecho: Al dificultarse la posibilidad de generar hits contra mayores velocidades y formaciones defensivas especiales, los bateadores están haciendo swing de forma más agresiva, con mayores ángulos de salida, haciendo un esfuerzo para levantar la pelota. Esta forma de trabajar está generando una mayor cantidad de jonrones y, aparentemente, acelerando las cifras de ponches.

Algunos ejecutivos que han seguido los números y contribuido ya diseñar los dramáticos cambios a este deporte no muestran objeciones a los swings grandes, elevados inmensos y ponches al aire. "No tengo problema con ello", nos indicó el otro día un oficial de un equipo. "Sólo estamos tratando de adaptarnos a la situación y ganar partidos".

Sin embargo, muchos ejecutivos de las Grandes Ligas aborrecen el monstruo de Frankestein que los números y la ciencia han ayudado a crear, en un desfile de duelos entre lanzadores de relevo y bateadores que cada vez más muestran poder excesivo. "Lo detesto", dijo un evaluador de alto nivel. "No es tan divertido de ver".

Gracias a la aplicación del análisis estadístico en situaciones competitivas, la presencia de los pitchers abridores en los partidos se ha reducido, junto con sus cargas de trabajo y su relativa importancia. Hace 15 temporadas, 44 lanzadores abridores sumaron 200 o más innings. El año pasado, apenas 15 pitchers lograron trabajar por lo menos 200 entradas.

Por el contrario, hay más pitchers con apariciones más cortas e increíbles velocidades. Los maratonistas del béisbol (aquellos pitchers abridores que han debido desarrollar una estrategia a fin de enfrentarse a una alineación por tercera o cuarta ocasión) se convierten en una especie cada vez en mayor peligro de extinción, reemplazados por relevistas a quienes se les pide lancen tan fuerte como puedan por un inning, quizás dos, siendo entrenados y desarrollados para dicha tarea. Están pitcheando más fuerte que nunca.

"Antaño, cuando se veía a un relevista alcanzar 100 millas por hora, era algo importante", dijo un oficial de la Liga Nacional. "La gente metida dentro del mundo del béisbol hablaba al respecto. Ahora, verán que cierto relevista del cual nunca hemos oído mencionar sale del bullpen pitcheando a 100 millas por hora todos los días".

Si están pensando que eso es una exageración, consideren entonces el número total de pitcheos lanzados sobre las 98 millas por hora año tras año, cifra suministrada por Sarah Langs de ESPN Stats & Information:

2009: 4.618
2010: 5.363
2011: 4.766
2012: 6.115
2013: 6.026
2014: 7.080
2015: 10.099
2016: 11.451
2017: 17.192
2018: 2.139 (a ritmo de terminar con una cifra superior a 20.000)

El incremento en la velocidad implica menor tiempo para que los bateadores puedan reaccionar en su labor de intentar chocar con la pelota y por ello, naturalmente, la cifra de ponches se ha incrementado de forma dramática. En 2009, cuando el número de pitchers que lanzaban a vertiginosas velocidades comenzaba a aumentar, 82 bateadores alcanzaron a sumar por lo menos 100 ponches. En la pasada campaña, 140 toleteros llegaron al umbral de los 100 abanicados.

Con los cambios defensivos haciéndose más frecuentes, los bateadores (muchos de ellos alentados por sus respectivas organizaciones) están buscando hacer que la pelota cruce el aire, pase sobre los infielders, con las esperanzas de que puedan elevarla por encima de los jardineros también. He ahí la razón por la cual el ángulo de salida se ha convertido en un tema digno de registrar (y expresado) mediante la recolección de datos. Según Statcast, el angulo de salida promedio se ha incrementado de forma significativa durante las cuatro temporadas anteriores, a medida que los bateadores han adoptado esta estrategia, ascendiendo de los 10.1 grados de 2015 a 10.8 (2016) hasta 11.1 (2017) y los 11.8 grados registrados como promedio en la presente campaña.

La cifra total de jonrones se ha catapultado en 2017, con 117 bateadores sumando 20 o más cuadrangulares, número muy superior al registrado en 2001, durante el apogeo de la era de los esteroides, cuando 88 bateadores sumaron 20 o más jonrones; superando con creces a 2011, cuando 68 toleteros lograron batear más de 20 bambinazos.

Los promedios de bateo en todo el béisbol siguen cayendo, disminuyendo así el número de rallies sostenidos y quizás, alimentando el deseo colectivo de los bateadores de enviar la pelota para la calle y en consecuencia, aumentando la frecuencia de ponches.

"Parece que esta temporada, todas las noches, recibimos una notificación en el teléfono de que alguien tiene un intento de no-hitter vivo en el sexto inning", dijo un empleado del Busch Stadium el sábado.

Su tesis tiene fundamento. Según la data de Langs, se han producido 16 intentos de no-hitters de por lo menos seis episodios el presente año. Hubo un total de 24 intentos de partidos sin hit que llegaron al sexto inning durante toda la temporada 2017.

El producto que Major League Baseball nos presenta está cambiando rápidamente. Los pitchers abridores con estatus de ases dominaron durante mucho tiempo los argumentos que manejaban para vendernos este deporte, y el relato para persuadirnos a comprar boletos. Durante muchos años, la parte superior de cada comunicado de prensa enviado por los equipos incluían una lista de abridores probables, dándole así el hábito a sus clientes de revisar los posibles enfrentamientos. Si la lucha libre profesional nos presentaba a Andre the Giant y a Hulk Hogan vs. Ric Flair, el béisbol nos ha presentado, en su intento de presentarnos a este deporte como un cuento, a Koufax contra Marichal, Gibson versus Seaver, Jack Morris contra John Smoltz, Bumgarner contra todos quienes le desafien. El Gran Tren. El Expreso. La Gran Unidad. El Cohete. Pedro. Maddux.

Cuando Jane Leavy escribió su biografía de Sandy Koufax, utilizó su juego perfecto pitcheado en 1965 (el último de los cuatro encuentros sin hit de su carrera) para estructurar la narración, una decisión brillante que tenía sentido. Fue el mejor partido de la dilatada trayectoria del pitcher.

Ahora, resulta poco probable imaginarse que alguien escribirá un libro sobre el partido sin hits que los Dodgers lograron ante los Padres el viernes. Muchos equipos impondrán récords internos de la franquicia en ponches este año, o por lo menos así parece ser. Sin embargo, San Diego es líder de la industria en ponches, con 337 en 33 encuentros. A fin de colocar esa cifra en perspectiva, recuerden que Randy Johnson es líder de todos los tiempos en promedio de ponches por cada nueve innings, con 10.6. Los Padres de 2018 promedian 10.2 ponches por encuentro.

Luego de ver que los pitchers de los Dodgers abusaron de los Padres en la noche del viernes (el lanzallamas Walker Buehler dominó por espacio de seis innings, seguido por un trío de relevistas), de alguna forma parecía inevitable considerar su irrelevancia. "Cien por ciento", dijo un evaluador tras la conclusión del cotejo. "Significa literalmente nada y será olvidado rápidamente".

Debido a los cambios que sufre el proceso de desarrollo de peloteros, gracias a la influencia cada vez más marcada del uso del análisis estadístico, no queda claro si los posibles herederos del legado del "as del pitcheo" podrán alcanzar a plenitud el mismo estatus de otros tiempos y ser considerados como el proximo Bumgarner, Pedro o Randy Johnson. Los prometedores lanzadores jovenes se encuentran limitados en cuanto a la cantidad de innings de labor a medida que avanzan en ligas menores a fin de proteger sus brazos. Una vez llegan a Grandes Ligas, están siendo utilizados de forma más conservadora, con mentores que los sacan de acción una vez que empiezan a sufrir traspies en su tercer enfrentamiento contra una alineación.

Si los ases del pitcheo siguen desapareciendo, entonces, surge una pregunta cada vez más importante: ¿Quién asumirá su lugar como argumento para vender boletos? Un ejecutivo indicó que, quizás, la nueva dinámica de los pitchers en este deporte es personificada por Josh Hader, de los Cerveceros de Milwaukee, quien suelta rectas, sliders y cambios desde ángulos inesperados y ha ponchado a casi dos terceras partes de los bateadores a los cuales se ha enfrentado este año. Hader es un pitcher que ha generado mucho interés dentro de la industria del béisbol.

Sin embargo, debido a la naturaleza del rol de Hader, sería sumamente difícil poder venderlo a los consumidores del espectáculo de la pelota de la misma forma en la cual se puede vender a un Pedro Martínez, Roger Clemens o Max Scherzer. Hader está reservado para un rol muy específico (lanzar un inning, o dos o tres cuando Milwaukee tiene ventaja en la pizarra) y nadie puede anticipar qué día va a lanzar. Es un arma increíble para ganar partidos en las circunstancias presentes en 2018. En cuanto al negocio del béisbol, se trata de otro pitcher relevista que hace filas en un creciente ejército de lanzadores de relevo: de 14.238 apariciones de relevo en 2009 hemos pasado a 15.657 en la anterior zafra. Actualmete, el béisbol se encuentra a un ritmo en el cual cerrará la temporada con 16.099 relevistas haciendo acto de presencia en los encuentros.

El problema con las actuales tendencias dentro de este deporte, indica un evaluador, es que es difícil poder imaginarse que el béisbol pueda salir de su vorágine actual sin alguna alteración en sus fundamentos. MLB quizás no pueda ser capaz de poder presentar un producto en el cual haya mayor acción y pelotas puestas en juego sin tomar medidas como la disminución de la altura de la lomita, por ejemplo, o aumentar la distancia desde el morrito hasta el home plate o cambios en la zona de strike. "¿Qué tal si hacemos algo que ayude a los bateadores?", nos preguntó.

A menos que eso ocurra, el análisis estadístico seguirá motivando a que se utilice una mayor cantidad de relevistas que lancen a velocidades cada vez mayores, lo cual hará que los bateadores confronten mayores dificultades para hacer contacto. Los números son los números.
Etiquetas:

MLB, Baseball

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Madison Bumgarner
Brian Rothmuller/Icon Sportswire
Los Gigantes de San Francisco Giants jugaron tal y como lo indica el libreto escrito por su gerencia en la noche del lunes. Chris Stratton, quien se establece rápidamente como fuerza confiable dentro de la rotación, lanzó bien contra los Nacionales. Igualmente, el poder hizo acto de presencia, en esta ocasión gracias a Mac Williamson, quien chocó la pelota para llevarla a un sitio casi inalcanzable para los bateadores diestros en el AT&T Park.

Sin embargo, si no se producen muchos días buenos para los Gigantes antes de la fecha límite de cambios del 31 de julio (y si caen fuera de contención dentro de la División Oeste de la Liga Nacional), entonces el equipo debe hacer todo lo que esté en su poder para evitar caer en el abismo en el cual se hundieron los Filis de Filadelfia en temporadas recientes. Si los Gigantes confrontan dificultades en el próximo par de meses, deberían colocar a su leyenda de octubre Madison Bumgarner en el mercado de canjes.

Un evaluador rival charló sobre los Gigantes a principios de mes, discutiendo con respecto a la acumulación de jugadores que podrían encontrarse en la fase de declive de sus respectivas carreras. "Tienen que reiniciar y comenzar a pasar la página, pero no cuentan con muchas formas de hacerlo", indicó.

Pues, no las tienen. Si los Gigantes pasaran a ser vendedores, no conseguirán mucho a cambio de Andrew McCutchen, cuando le quedan pocos meses antes de convertirse en agente libre. El inicialista Brandon Belt acaba de cumplir 30 años recientemente y se le deben aproximadamente $65 millones hasta la temporada 2021. Entonces, como consecuencia de la saturación del mercado en cuanto a inicialistas, no tiene valor para formar parte de un pacto. Igualmente, San Francisco le debe al antesalista Evan Longoria, de 32 años, $60 millones. Incluso, si San Francisco ha pensado en canjearle, prácticamente no aportaría valor para servir como carnada de cambio.

El campocorto Brandon Crawford podría aportar algo a cambio en un potencial pacto, pero se le deben cerca de $55 millones hasta 2021 y es prácticamente un producto muy especializado dentro de un mercado limitado, debido a los activos con los que ya cuentan otros contendores en su posición: los Astros tienen a Carlos Correa, los Angelinos disponen de Andrelton Simmons, los Yankees cuentan con Didi Gregorius, los Medias Rojas, con Xander Bogaerts; los Cardenales acaban de firmar a Paul DeJong a un pacto a largo plazo; los Mets tienen a Amed Rosario; los Nacionales, a Trea Turner y los Dodgers a Corey Seager (y ciertamente los Dodgers y Gigantes no considerarán seriamente hacer un cambio).

La idea que permanece firme dentro del resto de los equipos es que los Gigantes jamás negociarán a su estelar receptor Buster Posey, porque es un pelotero que representa un legado dentro de la franquicia y su contrato a largo plazo podría concluir con el fin de su carrera. Johnny Cueto y Jeff Samardzija no aportarían mucho a cambio en una tentativa negociación, debido a los altos montos que se les deben.

Pero. ¿y Madison Bumgarner? ¿El Paul Bunyan de la postemporada? ¿El hombre que lanzó el doble de entradas de cualquier otro pitcher en aquel octubre en el cual los Gigantes ganaron por última vez la Serie Mundial?

El zurdo se convertiría en el objetivo más cotizado del béisbol a la hora de plantear cambios (quizás sería una de las piezas más ansiadas en el mercado veraniego en la historia del béisbol) si los Gigantes deciden hacerlo disponible, y probablemente traería a cambio por lo menos dos prospectos de alto nivel a una organización que no cuenta con amplitud de talentos en Ligas Menores. "Posiblemente, dos chicos de primer nivel y otros dos de segunda categoría", dice un evaluador. "Quiero decir, si algún equipo decide negociar para hacerse con los servicios de Bumgarner, es porque quiere (moverse a fin de) ganar la Serie Mundial".

Claro. Porque Bumgarner es experto en ganar en postemporadas. En 16 apariciones en octubre, tiene efectividad de 2.11, con los Gigantes ganando todos los compromisos en los cuales se ha puesto en la lomita, con la excepción de tres.

El verano pasado, la industria del béisbol mostró alto interés en Justin Verlander, pero la capacidad que tenían los Tigres para hacerlo atractivo a los ojos del mercado se complicó debido a todo lo que estaba atado a él: la cláusula de veto a cambios de la que dispone el diestro, los $56 millones a pagarle entre 2019 y 2020 y su edad de 35 años.

Bumgarner cumplirá 29 años el día posterior a la fecha límite para hacer cambios. Antes de que sufriera esa extraña lesión en su dedo meñique con un batazo de línea a finales de los entrenamientos primaverales, los miembros del cuerpo de lanzadores de los Gigantes indicaban que Bumgarner estaba lanzando tan bien o mejor de lo que siempre ha mostrado, con su velocidad rozando las 94 millas por hora. No posee ninguna prerrogativa para vetar cambios dentro de los términos del contrato que firmó siendo muy joven. Bumgarner ganará $12 millones este año, y los Gigantes tienen una opción del equipo para 2019 por $12 millones, la cual lo convierte en pieza de increíble valor.

Se podría argumentar, de forma muy razonable, que los Gigantes deberían hacer todo lo que puedan a fin de atar a Bumgarner mediante una extensión contractual durante este verano para luego construir un futuro inmediato con él y Stratton como bases fundamentales, mientras se reconstruye al sistema de granjas. Ambos abridores podrían servir como vehículo que ayude a la transición de los Gigantes para avanzar más allá del núcleo de los años en los cuales fueron campeones entre 2010 y 2014.

Sin embargo, si los Gigantes deciden ir por esa ruta, podrían entonces caer en la misma trampa ante la cual sucumbieron los Filis, cuando la generación campeona conformada por Ryan Howard, Chase Utley y Jimmy Rollins comenzó a envejecer y, por ende, a decaer en desempeño. Al esperar demasiado tiempo para remozar su roster, los Filis se condenaron a sufrir una sequía competitiva que lleva ya casi la misma cantidad de tiempo que sus años de gloria. Los Filis no han tenido una temporada ganadora desde 2011 y durante las tres campañas anteriores, sumaron 63, 71 y 67 victorias. Este año, Filadelfia ha logrado revertir esa tendencia.

Si los Gigantes hacen un canje y despachan a Bumgarner este verano o el próximo invierno, evitarán también lidiar con el dilema y los riesgos inherentes a pagarle a un lanzador durante el ocaso de su carrera. Bumgarner podría exigir, de forma razonable, un pacto por siete temporadas y $245 millones, considerando su hoja de vida y los contratos firmados por Clayton Kershaw, Zack Greinke y otros pitchers. Ocasionalmente, esos mega contratos para un abridor de élite con edad cercana a los 30 años pueden funcionar (como ha sido el caso de los Nacionales y Max Scherzer). Pero en su mayoría, no es así. Si los Gigantes deciden invertir grandes sumas de dinero en una extensión a Bumgarner, deberán entonces asumir el riesgo sin aprovechar el valor que éste podría atraer en el mercado de cambios. Los Gigantes, una de las organizaciones más acaudaladas del béisbol, podrían aspirar a hacer lo mismo que los Yankees lograron con Aroldis Chapman: negociarlo a cambio de prospectos y luego repescarlo cuando se convierta en agente libre.

Los Gigantes en su versión 2018 podrían terminar siendo mejor de lo que han mostrado en este comienzo de temporada y eso podría cambiar todo el contexto alrededor de Bumgarner. Pero si no logran hacerlo, entonces San Francisco haría bien en pensar con respecto a cómo sería su equipo en 2021 y 2022. Para ese momento, ese equipo parece requerir de muchísima ayuda y los Gigantes podrían conseguirla si están dispuestos a escuchar ofertas a cambio de un pitcher deseable para cualquier contendor por el título.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


HOUSTON - Un evaluador rival que ha visto a Angelinos de Los Ángeles recientemente deliró acerca de ellos en una conversación este fin de semana. "Tienen la mejor defensa en el béisbol", dijo, y eso fue solo el aperitivo de lo que fue una evaluación profunda.

Los Angelinos tienen el mejor jugador del mundo en Mike Trout y el hombre más interesante en el mundo del béisbol en Shohei Ohtani. Tienen el mejor campocorto, Andrelton Simmons, y dos excelentes receptores defensivos. Zack Cozart parece haber sido un fichaje excelente, y el segunda base Ian Kinsler conectó un cuadrangular en su primer turno al bate después de salir de la lista de lesionados. Tienen a 'La Máquina', Albert Pujols, que ha tenido un buen comienzo después de un invierno de acondicionamiento mejorado.

Pero los Astros de Houston tienen a la 'Máquina de Hits' de esta generación en el segunda base José Altuve. Tienen a George Springer, el campocorto Carlos Correa, y una alineación increíblemente profunda y diversa. Ellos tienen atletas fenomenales.

"Son atletas con una A mayúscula", dijo el evaluador.

Los Astros también tienen la que podría ser la mejor rotación en el béisbol: los ganadores de Cy Young, Justin Verlander y Dallas Keuchel, además de Gerrit Cole, quien probablemente sea el mejor lanzador este mes, junto con los héroes de la postemporada Lance McCullers Jr. y Charlie Morton.

Los Astros son los campeones del mundo y candidatos aparentemente serios para convertirse en el primer equipo desde los Yankees 1998-2000 en ganar títulos seguidos. Los Angelinos lideran las mayores en carreras anotadas, y aunque hay fragilidad en su rotación, podrían representar la mayor amenaza para los Astros en la División Oeste de la Liga Americana.

Todo esto significa que los Astros y los Angelinos compartirán la mejor rivalidad del béisbol esta temporada. Oh, claro, la historia entre los Dodgers y los Gigantes es larga y con historias, y una vez estuvo tan llena de amargura competitiva que cuando Brooklyn arregló un intercambio de Jackie Robinson, se retiró en lugar de jugar para un equipo que había aprendido a despreciar. La pelea entre los Medias Rojas y los Yankees el otro día podría ser una señal de que esos equipos están ingresando a un capítulo especial en sus duelos de la División Este de la Liga Americana.

Pero los duelos para no perderse de este verano serán los que jugarán los Astros y los Ángeles debido al talento, la personalidad y la alegría con la que juegan los equipos. Su primera serie de esta temporada comienza el 23 de abril.

" Verlander comienza para los Astros en Sunday Night Baseball, enfrentando a los Rangers y Bartolo Colón, y la decisión de Houston de canjear por el diestro podría convertirse en una de las ofertas de gran valor de la última década. Recuerde que Verlander aprobó las exenciones a principios de agosto pasado, lo que significa que cualquier equipo podría haber presentado un reclamo sobre él, aunque Verlander tendría que haber aprobado cualquier movimiento dada su cláusula de no intercambio.

Como eliminó los waivers, los Astros hicieron el movimiento por él. Como detalló Michael Bonzagni con la ayuda del Elias Sports Bureau, Verlander ha sido extraordinario, ocupando el segundo lugar entre los lanzadores abridores con al menos cinco aperturas desde el 1 de septiembre del año pasado con siete victorias y su WHIP de 0.76, y el tercer general con 1.20 de efectividad.

" De Elias y Sarah Langs de ESPN Stats & Information: Durante el transcurso de la carrera de Colón, el bateador más viejo al que se ha enfrentado es Eddie Murray, nacido el 24 de febrero de 1956, y el más joven es Richard Ureña, nacido el 26 de febrero de 1996 - jugadores nacidos casi exactamente con 40 años de diferencia.

" El hombre más interesante en el mundo del béisbol, Shohei Ohtani, hace su tercera apertura de la temporada en el montículo el domingo en Kansas City, y los bateadores de los Reales intentarán resolver al lanzador que ha sido un misterio desconcertante para otros dos equipos. En sus primeras dos aperturas esta temporada, Ohtani generó una asombrosa tasa de swines fallados - 23.5 por ciento - que es significativamente más alta que cualquier otro lanzador abridor, incluyendo Chris Sale (19.5 por ciento), Patrick Corbin (17.9), Max Scherzer (17.6 ) y Gerrit Cole (17.5).

" Después de que Verlander ganara su primer premio Cy Young, se le preguntó qué quería lograr en su carrera, y su respuesta reflejaba una confianza única y un estándar personal. "Quiero hacer todo lo que pueda", dijo Verlander, "para llegar al Salón de la Fama". Cuando abra contra los Rangers de Texas, el currículum de Cooperstown de Verlander es impresionante: solo necesita 10 victorias más para 200 y 61 ponches más para 2.500, y su ERA + ajustado es de 124, en el mismo vecindario estadístico que los miembros del Salón de la Fama Jim Palmer, Tom Seaver y John Smoltz.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


David Zalubowski/AP PhotoCharlie Blackmon and Nolan Arenado can look forward to being teammates for a while yet.
Charlie Blackmon llegó a un acuerdo con los Rockies de Colorado el miércoles que le garantiza $ 108 millones, o básicamente la misma cantidad de dinero que obtuvo el slugger J.D. Martínez de los Medias Rojas de Boston, a pesar de un par de fuertes tendencias en la industria.

Primero, que los equipos son más reticentes que nunca a invertir en contratos a largo plazo para jugadores que envejecen; Blackmon cumple 32 años en julio.

Segundo, los evaluadores rivales han visto a los bateadores de los Rockies cautelosamente en el mercado de agentes libres porque sospechan que la producción ofensiva de gran tamaño está relacionada con su bateao en la altura en lugar de sus habilidades. Solo pregúntale a Carlos González, quien tuvo que conformarse con un contrato de año para volver a Colorado. Blackmon tuvo la temporada pasada un OPS dividido casa/en la carretera de 1.239/.784, por lo que es posible que Blackmon hubiera tenido problemas para obtener un quinto o sexto año en una oferta el próximo invierno.

Pero Colorado dio un paso al frente y le pagó mucho dinero al jardinero central, principalmente porque Blackmon es un gran bateador y probablemente al menos en parte porque Blackmon tenía otro factor importante que funcionaba para él: su influencia emocional.

Blackmon tuvo una tonelada de influencia emocional inclinando su camino. Los Rockies llegaron a los playoffs el año pasado por primera vez en una década, y la franquicia ha adquirido cierto impulso. Pero podría ser más difícil para Colorado mantener el éxito que cualquier otro equipo debido a su parque local y su impacto en el pitcheo, y es muy posible que el mejor jugador de los Rockies, Nolan Arenado, sea el primer agente libre en el otoño de 2019. Los amigos de Arenado dicen que se quema por ganar y eso impulsará la decisión de qué equipo será su próximo empleador.

En aras de la estabilidad, frente a la incertidumbre de Arenado, tenía sentido que los Rockies hicieran todo lo posible para mantener a Blackmon. Ahora pueden operar sabiendo que tendrán un ancla de alineación y un jugador conocido para comercializar. El amor e interés de los fanáticos en un jugador está en la raíz del importancia emocional.

Otros jugadores que tendrán mucha influencia emocional los próximos dos años:

" Clayton Kershaw: El futuro miembro del Salón de la Fama puede optar por renunciar a su contrato después de esta temporada. Si lo hace, se convertiría en el tipo de agente libre al que el ejecutivo de los Dodgers Andrew Friedman aparentemente ha evitado: alguien mayor de 30 años, con sus mejores años probablemente detrás de él.

Pero Kershaw es el heredero aparente de Sandy Koufax, alguien amado por los fanáticos de los Dodgers. Kershaw no es alguien que necesita o quiere muchas cosas en su vida (casas de vacaciones en todo el país, una flota de automóviles), pero parece tomar en serio su papel de abanderado de la Unión. Tendría sentido que usara esa influencia emocional para obtener más dinero garantizado que los $ 70 millones que los Dodgers le deben para 2019 y 2020 bajo su contrato actual.

" Paul Goldschmidt: Un evaluador dijo que no le sorprendería que el primera base de los Diamondbacks firme una extensión en los próximos seis meses, dadas las circunstancias. El toletero ha sido el mejor y más popular jugador de los Diamondbacks y podría ser elegible para la agencia libre en el otoño de 2019.

Él se encuentra en una situación similar a la de Blackmon: Goldschmidt cumplirá 31 este año y juega en una posición que la industria no ha compensado especialmente en los últimos inviernos.

Pero Goldschmidt es El Hombre en Arizona, y su influencia emocional nunca podría ser más alta de lo que es ahora.

" Alex Bregman y George Springer: José Altuve firmó un contrato a largo plazo, y el desafío para los Astros de seguir adelante es retener a sus otros jugadores principales: Bregman, Springer y Carlos Correa. Existe la percepción entre otros equipos de que Correa, que probablemente estaría en la parte superior de su clase de agente libre dada su edad, posición y poder, es el menos probable de los tres para firmar. Eso podría darle más influencia emocional a Springer, que no será elegible para la agencia libre hasta que tenga 30 años, y Bregman, que podría estar en la línea de un gran trato antes de ser elegible para el arbitraje en un par de años en el invierno de 2019 -20.

" Madison Bumgarner: Rodeado por un grupo de jugadores de posición más viejos, Bumgarner tiene 28 años y juega por $ 12 millones este año con una opción de equipo de $ 12 millones para 2019. Durante los próximos cinco años, los Gigantes podrían ver a algunos de los jugadores de los años de campeones marcharse. Bumgarner podría ser el último enlace con aquellos equipos, y el jugador más reconocible y querido por los fanáticos que llenan el AT & T Park. Los Gigantes han prosperado en las últimas dos décadas, y si pasan por algunos años pobres de reconstrucción pueden necesitar a Bumgarner tanto o más por su legado como por su producción. En dos años, Bumgarner podría tener más influencia emocional que cualquier otra persona.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.