Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Landon Donovan será presentado en el Estadio León
LOS ÁNGELES -- En la ansiedad excéntrica de heroicidades, el León cree que paga por el Capitán América.

En realidad no recibirá ni la versión más próxima al Chapulín Colorado, aunque cabe ese legendario "sálvese quien pueda" sobre la llegada de Landon Donovan al León.

Ícono, líder, motor futbolístico de selecciones nacionales de EEUU desde los 16 años, Donovan llega con diez años de retraso al futbol mexicano, tras desdeñar ofertas eventuales del América.

Aquel Landon Donovan, aquel que la afición de EEUU bautizó genuinamente como Capitán América, hoy a los 37 años, y dos en el limbo competitivo, se acerca más a esa versión chusca de los púberes estadounidenses: el Capitán Calzoncillos.

¿Qué busca el León con ese personaje que un día decidió orinar sobre la cancha del Estadio Jalisco en lugar de tirarse un sprint a los sanitarios de los vestidores?

Aquel, ese Donovan que se convirtió durante lustros en verdugo de solaz sonrisa de la selección mexicana, tendría acomodo en cualquier equipo de la Liga Mx aún con ese suntuoso sueldo de 185 mil dólares mensuales, y que hoy, seguramente llevará a Boselli, Elías Hernández y otros más a reclamar una igualdad salarial.

Hoy, Boselli y Elías mantienen a flote a León. Landon no pudo mantener a flote su carrera ni en el Galaxy ni en la MLS. Eligió retirarse porque ya en la selección estadounidense era menos capitán de ese barco que Juergen Klinsmann ponía a naufragar.

Cierto: 185 mil dólares mensuales es un sueldo irrechazable. Y el no cargará con complejo de culpa por la estrafalaria decisión del Grupo Pachuca, el que, acaso debería prepararle más bien un nicho en su sui generis Salón de la Fama.

A no ser por mero folklore para algunos, a no ser por ese ocioso morbo de pachanga para otros, pero difícilmente Donovan será un imán de taquilla y menos aún un punto referente en la venta de camisetas, para una plaza que ya no se consuela lastimeramente con aquel Bicampeonato con Gustavo Matosas.

Más allá de que el Chavo Díaz, técnico del León, por decisión del mismo Boselli, pretenda maquillar el desliz monumental, ciertamente él podría haber recomendado, por ese salario, al menos 20 futbolistas de mejor nivel vigente en Sudamérica.

Y Díaz lo sabe: por la inversión absurda hecha por sus jefes, tendrá que jugar, sí o sí, este Meando Meonovan, como algunos insolentes le bautizaron tras aquel pasaje úrico en el Jalisco. El técnico lo sabe: pronto serán Donovan y diez más.

¿Cuánto tomará a Landon tomar su ritmo físico para al menos poder jugar un encuentro completo? Porque es evidente que por 185 mil dólares al mes, lo menos que puedes hacer es ser un referente de 90 minutos cuatro veces a la semana.

¿Y cuánto le tomará entrar en ritmo, en el ritmo del León, y en el ritmo veloz de los jugadores? No será fácil, y menos aún con las tristes semblanzas de Landon en sus últimos momentos en 2016 con el Galaxy de Los Ángeles.

Y con estos 37 años, tras aquel pasaje de incontinencia urinaria en el Estadio Jalisco, ¿acaso veremos más pasajes similares en los pocos minutos que tenga en la cancha?

Dejo una interrogante: ¿es acaso una venganza extrema del futbol de EEUU cuando le llegan por otro lado a la MLS los vestigios de Carlos Vela? Cierto: uno tiene 28 años y otro 37, pero...

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Mauro Boselli pudo ser un ejemplo. Hoy recibe un castigo ejemplar. ¿Era tan difícil ser honesto? ¿Era más fácil ser deshonesto? ¿Por qué en lugar de levantar el puño para el festejo no levantó el índice para declararse culpable?

Lo más grave lo perpetra después en su absurdo testamento en la ventisca de las redes sociales, que absurdamente muchos le aplaudieron. Confesar lo evidente fue un acto de cinismo de Boselli que sólo los cínicos podían aplaudir.

Lejos, muy lejos de defender o de ejemplificar, o de prohijar la trampa de Boselli, es complicado entender ese momentum crítico del futbolista.

Dictado su castigo de un juego de suspensión es colocado ya Boselli en la galería de los carteristas con dedos de seda, la cual encabeza, pero con el inculto indulto absurdamente generalizado, por su grandeza futbolística, Diego Maradona, con La Mano de Dios ante los ingleses en México 86.

Ya sentenciado, y sin derecho a apelación, este malabarista del área, al que denuncia y sataniza más el video que las certezas arbitrales, nuevamente en crisis de miopía, merece ser puesto a contraluz.

Boselli jamás lo va a confesar. En el acto de remordimiento llevó una dosis extra de culpa. En la desesperación por redimirse, en ese texto a través de redes sociales, terminó por hacer más soez y patético el nudo de su propia horca.

Por eso, insisto, lejos de vanagloriarlo, quiero poner a contraluz, en el ejercicio suicida del Abogado del Diablo, al Boselli de ese momento, de ese momentum, de ese minuto 41.

Ojo, porque todo lo que puede enlistarse enseguida, no pudo recapacitarlo en esa milésima de segundo el jugador, pero, es, sin duda, reflejo de todos los motores siniestros y silenciosos de cada acción prohibida del futbolista.

Porque si el de Boselli es un acto inconsciente, prefiero, definitivamente, este tipo de actos virulentamente inconscientes antes que las perniciosas inconsciencias recientes, según lo han asegurado los culpables, en los casos de Jair Pereira, de Rubens Sambueza, del Riflecito Andrade o de Michael Orozco.

1.- Un goleador en la inopia. Ese, el de la mano maldita fue su tercero gol en diez jornadas. Un delantero codicioso y codiciado que se encuentra en la desesperación de asaltar para saciar su hambre. Hoy, sin embargo, el castigo sentencia a Boselli a una más feroz y grave hambruna.

2.- Minuto 41. 0-1 abajo ante Toluca. El remanso de paz, la tregua para irse al medio tiempo. La oportunidad perfecta de apaciguar la inevitable tormenta en el vestuario. No dudó nunca. Era un salvavidas mientras la nave zozobra.

3.- Un equipo en crisis. Boselli, el artífice de un Bicampeonato con el León, hoy se enfanga en el suplicio del sótano. El hazmerreír del torneo con seis puntos. Un relámpago de absurda ilusión, esa de que tal vez ninguna de las cuatro cámaras que lo enfocaban pudiera congelar ese timo con la mano. El sabor de la gloria extraviada, es mala consejera.

4.- El chivo expiatorio. Ha roto con su técnico. Ha tenido con Torrente todo un torrente de desavenencias. Y ha perdido la batalla. La directiva respalda al entrenador. La afición señala a Boselli. El desprestigio de ser el engendro de la cizaña y la discordia en el vestuario. Un momento magnífico para lavarse la cara. Terminó por tiznarle la fachada al equipo.

5.- Y el instinto. A pesar de las reflexiones anteriores, que requieren al menos un par de segundos de cavilaciones, imposibles en ese momento, Boselli en ese Juicio Final del segundo sólo actuó como acto reflejo, como impulso de supervivencia, como una automatización del instinto de conservación: el gol en el aspaviento de un manotazo.

Sí, en ese momentum suyo, Boselli hizo lo que cualquier otro jugador habría hecho, empujarla con la mano, pero, un segundo después, Boselli debió haber hecho lo que deben hacer los que dicen vivir por, con, para y del futbol: respetarlo, levantar la mano y declararse culpable.

Si el árbitro se hubiera atrevido a marcar la mano, Boselli se habría llevado una amarilla. Si Boselli hubiera confesado el pecado de ambos, de él y del silbante, habría sentado un ejemplo. Hoy, el estrado de la deshonestidad lo acogerá un partido.

Boselli recibió el premio por esa sagacidad ladina de improvisar el remate con la única parte de su cuerpo que sí podía, pero que no debía. Hoy, recibe, merecidamente, el castigo. La tecnología, a veces, y sólo a veces, desenmascara al tramposo.

Maradona acuñó una frase: "la pelota no se mancha". Él la manchó ese día ante los ingleses, pero quedó exonerado universal y eternamente por la exquisitez de manufacturar el gol más hermoso en una Copa del Mundo. ¿Picardía? No, trampa el primero, picardía celestial el segundo.

Pero, ¿eso lo hace menos culpable? ¿Y la FIFA de hoy, en verdad lo habría castigado como no lo hizo la FIFA de entonces?

En los balbuceos del siglo pasado, el escritor británico George Orwell decía ya que "en una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario".

Boselli pudo ser revolucionario. Debió, pero no quiso. Le ganó el culpable que lleva dentro.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Del hipnotismo de Gignac, a la camisa de Javier Torrente hasta la corbata amarilla de Ricardo La Volpe, parecería que la Liguilla desea jugar su Final en Catemaco, en Tateposco o en la cancha del Colegio Hogwarts.

De la terapia con John Milton, al modisto leonés, hasta la corbata "curada" por la mentalista Cathy, la Liguilla parece enfilarse a una confrontación en la Final de tipo paranormal, y con Stephen King para redactar la crónica.

Pero, aún, la pelota sigue en la cancha, con 90 minutos pendientes para ambas semifinales, y tanto León como Necaxa apelan al derecho del discurso final, como acto de rebeldía suprema o como plegaria de extremaunción.

América saca el empate (1-1) en Aguascalientes, mientras desde la banca del Necaxa se reclama el "cocowash" hecho por Ricardo La Volpe a los ternuritas cerebrales de los árbitros, mientras el argentino legitimiza, aún con la eliminación en la Copa MX, el #PeroSigoInvicto.

Si bien Sosa puede quejarse de que la tarjeta roja le fue perdonada a Samudio, o de que un fuera de lugar en evolución de jugada de gol fue injusto (Beckeles), la verdad es que el arbitraje se jugó la ruleta rusa, cuando validó el gol del Necaxa, sin duda legítimo, pero en una jugada extremadamente apretada, que de haber existido consigna a favor de las Águilas habría sido anulado.

Como la Semifinal de Tigres y León, Necaxa y América pagaron la generosidad de la atención de la afición. El encuentro se nutrió de intensidad, para resumir así la actitud, la devoción, la testosterona puesta en la cancha, que si bien es obligación absoluta del jugador, a veces se olvida.

Mientras Necaxa regala, nuevamente un gol entretejido con tersura, América, en el empate, lo hace a empujones, a músculo, a persistencia.

Los Rayos bordan con 11 jugadas hasta la red el 1-0, desde que El Chino Romero (¿de verdad vale 7mdd?) pierde el balón, hasta que Gallegos le pone la bendición absoluta en los faldones del arco de Moisés Muñoz.

Mientras tanto, América, con desvío incluido por un defensa, consuma el empate con la purificación que le da la jugada previa de Oribe Peralta, que ayer tuvo más puestos en la cancha que dueño de panadería rural: de extremo izquierdo fue recorriendo posiciones hasta incursionar por derecha.

Con los arqueros activos, pero Muñoz con una atajada espectacular, para ser el soporte del #PeroSigoInvicto, queda claro que con una nómina menos ostentosa, el Necaxa iguala en la cancha con el principio de jugar bien al futbol, a la nómina, que ya no asusta a nadie, del América.

Incluso, aquella frase de #EnLoTácticoRoboYRobo, quedó bajo cuestionamiento cuando LaVolpe enfrentó a Luis Alfonso Sosa, quien en su segunda incursión en Primera División está cerca de la Final, quedando claro que la gran diferencia entre atacar con Puch, a hacerlo con Anangonó, es como asaltar un banco con una bazuca o con un cortaúñas. El chileno derrumba muros, el ecuatoriano hace pedicure.

Así, Necaxa sigue saludablemente con vida, aunque con la desventaja por reglamento, de la posición en la tabla. América sólo necesita del #PeroSigoInvicto, es decir, un empate sin goles o a uno, lo clasifica, pero la victoria de Rayos o un empate de visitante a dos goles, lo coloca en la Final.

Será pues un fin de semana en el que las ciencias ocultas salgan a la luz. Pero, como siempre el protagonismo absoluto debe ser del balón, en la cancha, con la única magia que sean capaz de improvisar futbolistas generosamente pagados, y no la devoción por la invocación de otro tipo de favores.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Hipnotizado o no, André-Pierre Gignac está más despierto que nunca. El francés debió de haber dado, ante el León, este miércoles, uno de sus mejores partidos con Tigres.

Cierto: el gol de la victoria reúne a todos los comensales a honrarlo como la figura del juego, pero su trascendencia fue más allá.

Lo he sostenido: la televisión muestra retazos del juego de futbol. La jauría de transmisión, comenzando con la cámara, persigue al protagonista absoluto: el balón. Y claro: si es la doncella de la noche.

Este miércoles, Gignac resolvió el juego ante León, en otros terrenos, más allá de un par de equivocaciones que sulfuraron al nitrotolueno en reposo que es el Tuca Ferretti. "El futbolista puede equivocarse con los pies, pero no con la cabeza", dijo alguna vez el legendario Renato Cesarini.

Y tal vez para las pulgas en celo que carga siempre el Tuca en la mollera de su intransigencia, Gignac se equivocó ese par de veces, pero con los pies, nunca con la cabeza.

Su gol es estupendo. Recrea con un colorido magnífico los ensueños de todo futbolista: acurruca, primero, en el pecho un pase magnífico de Sosa. Esa bendita telepatía entre ambos, que les permite susurrarse complicidades obscenas a más de 40 metros. La mímica del crimen.

Y Gignac deja que la pelota ejecute la perfección de sus habilidades: rodar. El amague, el recorte, la elección del buzón donde quiere depositar la pelota, y el viaje al marcador, y tal vez a la final, son de una perfección cinéfila.

Antes de enriquecer su museo de obras fantasiosamente personales, porque también ha marcado goles que debieron ser anulados por su rústica obviedad, y después de ese gol, el peso del delantero francés fue evidente.

Quitó balones en media cancha, jugó incluso espalda con espalda con el exquisito carnicero Guido Pizarro, y gasta proyecto un par de veces a Dueñas, alimentándoles sus ansias de gol. Sí, Gignac, hipnotizado, está más despierto que nunca.

¿Fue la hipnosis? Bendito John Milton. ¿No fue la hipnosis? Maldito gitano francés que se fugó de vacaciones más de 800 minutos. Pero está de vuelta.

La fiera cazando fieras y casando ilusiones: victima a Pumas con goles soberbios, especialmente con el sadismo con que resuelve el primero, y ahora se apodera de la jungla mexicana de futbol, finiquitando, aparentemente, al Rey de la Selva y de los pronósticos calientes.

Pero el Tuca Ferretti tiene razón. Totalmente. Solos, Milton, el diván, Gignac y el estadio de vigilia hipnótica, no ganan partidos, aunque en la manifestación colectiva desembocan en resultados.

Ojo: queda claro que la curación de Gignac es la sanación de Tigres. Hipnosis o no, lo cierto es que la abrupta exposición del francés ante Pumas significó la catarsis de todos los miedos en Zuazua.

Porque, hace tiempo, hace más de mil minutos ya, la manada felina cazaba chimuela. Sin Gignac era un felino desesperado de zoológico. Hoy, aparentemente, la jungla le pertenece.

Fue, por lo demás, una noche notable de Aquino, Damm, Dueñas, Pizarro, especialmente Estrada, mientras estuvo dentro de la cancha, y Sosa hubiera consumado una jornada perfecta si no desperdicia o desprecia el arrebato pasional de un gol que se le ofreció en el área.

Absurdo sería sacrificar al León. Reaccionó al gol en contra, se posesionó de la pelota y obligó a la cólera táctica del Tuca a pegar más gritos y reacomodar a Damm y a Aquino por momentos.

Y Ferretti lo sabe. Porque lo ha sufrido. Al Tuca se le han levantado los muertos de la mesa de autopsias y lo han liquidado.

Claro, hoy tiene al mando de su patíbulo a un Gignac despiadadamente sensible, bastó ver cómo en el homenaje previo a las víctimas del Chapecoense, las lágrimas, esos pétalos marchitos del alma, le iluminaron la mirada.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los datos de los cuatro semifinalistas del A2016

FECHA
30/11
2016
por Compilado por ESPN Stats & Information
Principales cosas a saber:

- Club América enfrenta al Necaxa, la Cenicienta del torneo en los playoffs, por primera vez desde la final del Verano 2002 que ganó el América. Necaxa busca ser el primer equipo desde 1995-96 en llegar a la final de la temporada después de ser promovido. El ganador en tres juegos previos de playoffs ha ganado el título dos veces.

- Tigres se enfrenta con el octavo sembrado, el León, en su primer partido de postemporada desde los cuartos de final de 1992-93. Tigres ha alcanzado la final dos veces en las cuatro temporadas anteriores.

- En las últimas cuatro temporadas, seis de los ocho equipos que albergaron el juego de Vuelta de las semifinales avanzaron.

- Tigres (62%) y el Club América (67%) son los favoritos para avanzar, según el Soccer Power Index de de ESPN.

Los enfrentamientos - favoritos para avanzar, según Soccer Power Index de ESPN
(3) Tigres vs (8) León Tigres: 62% favorito (5) América vs (7) Necaxa América: 67% favorito Probabilidad de ganar el título, de acuerdo con SPI de ESPN

Tigres 36% (era 21% antes de que comenzaran los playoffs) América 33% (era 15% antes de que comenzaran los playoffs) León 19% (era 10% antes de que comenzaran los playoffs) Necaxa 12% (era 4% antes de que comenzaran los playoffs)

Más partidos de Semifinales en Liga MX
América    32 Cruz Azul  20 Toluca     20 Santos     20 Chivas     18 Pumas      17 -------------- Tigres 11 León 10 Necaxa 9

(5) Club América vs (7) Necaxa
Juego de Ida: Jueves, 10 ET en el Estadio Victoria Juego de Vuelta: Domingo, 9 ET en el Estadio Azteca

- Ambos clubes empataron 1-1 en la temporada regular el 20 de septiembre (en el primer partido luego de que América despidió al técnico Ignacio Ambriz)

- 4º encuentro de playoffs (incluye play-off para llegar a la postemporada); cada equipo tiene un récord de 2-2-2 en esos partidos (América superó a Necaxa 8-7)

América: 32ª aparición en Semifinales de Liga MX (la mayoría de todos los tiempos); 8º en las últimas 10 temporadas

América: Ha avanzado en 13 de 32 semifinales (la mayoría de todos los tiempos)

América: Invicto desde que Ricardo La Volpe fue nombrado entrenador en septiembre (6-0-6 en todas las competiciones)

La Volpe: 3-0-1 en los últimos 4 partidos de liga vs Necaxa (0-4-2 en los últimos 6 juegos de playoff vs Necaxa)

América: 1 victoria en los últimos 6 partidos de Liga vs Necaxa (había ganado 9 de 12 anteriores)

Necaxa: 1a aparición en Semifinal desde 2002 (fue la segunda sequía más larga de un equipo actual de la Liga MX que ya la había alcanzado previamente)

Necaxa: 9ª aparición en Semifinal; ha avanzado 6 veces anteriores, todas desde 1994-2002 (sólo eliminado en 1991-92 y Verano 1997)

Necaxa: Busca ser el primer equipo desde el Atlético Celaya (1995-96) en alcanzar la Final de Liga MX la temporada después de ser promovido. Esa temporada Celaya, que tenía a la leyenda del Real Madrid Emilio Butragueño, perdió la Final ante Necaxa.

Necaxa: Registro de 26-8-17 en 2 temporadas bajo el mando del entrenador Alfonso Sosa (en todas las competiciones)

Necaxa: Invicto en casa (17-0-8) en todas las competiciones en un año completo, la última derrota en casa fue el 7 de noviembre de 2015.

Necaxa: Único equipo en la Liga MX esta temporada que no ha permitido más de 2 goles en cualquier juego.

(3) Tigres vs (8) León
Juego de Ida: Miércoles, 9:36 ET en el Estadio Nou Camp Juego de Vuelta: Sábado, 8 ET en el Estadio Universitario

- León venció a Tigres en casa 3-2 el 1 de octubre

- 3er encuentro del playoffs (incluye play-off para llegar a la postemporada)

- Cada equipo tiene récord 2-0-2 en esos partidos (Tigres superó a León 9-8)

Tigres: Alcanzó la Final en 2 de las 4 veces anteriores que jugó los playoffs (ganó el título hace 2 temporadas); sólo alcanzó una vez en 21 temporadas anteriores

Tigres: 6-2-2 en los últimos 10 juegos de playoffs (antes 1-3-8)

León: 5ª Semifinales desde su ascenso en 2012 (tuvo 5 apariciones anteriores en su historia); el club estuvo en segunda división de 2002-2012

León: Busca ser el octavo sembrado en llegar a la Final desde Santos en el Clausura 2015 (ganó el título de la temporada)

León: Registro de 7-1-4 en la Liga MX desde que Javier Torrente asumió el mando como entrenador

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Los Xoloitzcuintles, según la Mitología Azteca, guiaban a las almas de los muertos condenadas al infierno. Y eran sepultados con ellos.

Los Xolos, los futboleros, los de Tijuana, fueron sus propios lazarillos del caos, los pastores de su propia desgracia. 3-0 ante León en Guanajuato, donde la fertilidad de José Alfredo aseguraba que "la vida no vale nada".

Los Xolos de Miguel Herrera acompañaron a su propia alma a la fosa común de la Liguilla, donde abundan cadáveres de los líderes generales sacrificados por los octavos en la tabla.

Cierto el 3-0 puede no ser un epitafio aún. Ni un veredicto absoluto. Restan 90 minutos. La historia tiene aún 90 páginas en blanco. El futbol a veces invita a la perversa intriga de Hitchcock.

Pero, también es cierto, la versión de León terminó el primer capítulo babeando de ferocidad y voracidad. Está cebado con la sangre negra de Xolos y la sangre mágica de la gloria.

Y, también es cierto, la peor versión de Tijuana terminó siendo un cadáver danzante de su propia rumba de fatalismo. Superado física, futbolística y espiritualmente, el equipo de Miguel Herrera terminó con rictus de resignación.

Javier Torrente mantiene a la Fiera con rabia. Imbatido, despiadado, implacable. Recuperando la memoria de sus mejores tiempos con Gustavo Matosas, pero con la artesanía de su nuevo entrenador, León deleita, excepto, claro, a los once rivales que eventualmente son citados al sacrificio.

Con un trabajo colectivo de recuperación, con un sentimiento gregario de lucha, con un Elías Hernández consistente en ser el jugador que marca los ritmos y la profundidad del equipo, el León es una sociedad para el crimen.

Por Xolos, el pecado ocurre en su línea defensiva. Tiene ese olor acre de la traición. Futbolistas petrificados, de miedo o de azoro, pero además, con espíritus inertes ante el vendaval. Su quietud muscular y mental hizo parecer más un vendaval a los leoneses.

Las cuentas no cuadran. Son obscenas. Convertido en uno de los dos mejores equipos en defensa del torneo, de repente, Xolos recibe casi una cuarta parte de los 13 goles que concedió en 17 jornadas.

Tijuana, y eso debe sorprender, encolerizar y preocupar a Miguel Herrera, tuvo ayer estatuas de sal en su área. Será trabajo del Piojo discernir si fue pánico al desafío escénico o fue desafío al pánico escénico.

Por lo pronto, lo de Torrente (#MeSigueTapandoElHocicoElExChoferDeBielsa) y su camisa-túnica-hábito-cábala-amuleto sigue reportando números que rozan la perfección.

El argentino llega a la Liguilla con una productividad del 73 por ciento y en su primera presentación en la emboscada que representa este torneo corto, salva el primer escollo, aparentemente, y ante un veterano en esa jungla, como El Piojo.

Por supuesto: el 3-0 está escrito con la tinta trágica de la sentencia de muerte. Insisto, más aún, porque el León ha encontrado un camino de consistencia y de mejoría: cada partido se perfecciona como equipo. Y, por el contrario, Tijuana vivió el ocaso de su torneo, reflejo, sin duda, como suele ocurrir, de los riesgos entrampados y facinerosos del aburguesamiento de clasificarse con mucha anticipación.

Miguel Herrera deberá estremecer aún las conciencias timoratas de sus jugadores. Hasta hombres como Guido Rodríguez, uno de los puntales de Tijuana en el torneo, perdió los mano a mano y terminó desubicándose desde el primer gol.

¿Dayro Moreno? De nuevo el colombiano dejó en claro porqué su talento lo coloca tan cerca del futbol europeo, y porqué la modorra en su cabecita, lo tiene anclado en el futbol mexicano.

Por lo pronto, los Xolos obedecen el ceremonial, ese ritual fúnebre de su propia mitología: el camino del infierno, ya tiene el olor a incienso de sus propias huellas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Evoco a Sabina: "Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar...".

América se encuentra así. A pique. Y sin más islas para naufragar.

Año del Centenario. El año de la glorificación se ha convertido en el año de la condenación. El rey de las utopías se queda sin reino. Hoy es bufón de los bufones.

Año del Centenario. Y había tantas larvas con fantasías dentro, pero que sólo engendran pesadillas. Los gusanos se devoran entre sí. Canibalismo del fracaso.

Ultrajado en su propio castillo de naipes, el América pierde cada batalla empecinado en perder la guerra. El sábado, el León sacó las garras e hizo garras al fastuoso homenajeado.

Y se acerca el 12 de octubre. Y el festejado vive en el abandono. El rey de reyes se viste en el leprosario del fracaso. Hasta sus títulos de Concachampions son baratija telenovelera en la bisutería de Televisa.

La derrota ante Chivas hiede más que los vapores conformistas de remontar ante Cruz Azul. Las heridas sobreviven a cualquier sonrisa forzada.

Y en la mordaz crueldad del abuso, el León llega con un certificado de defunción: el cumpleaños es ineludible, pero el cumpleañero ha muerto en la víspera.

Año del Centenario. Y convoco a García Márquez: "Cuídate el corazón Aureliano (...) Te estás pudriendo vivo". Sí. América se pudre en vida.

Un técnico que no descifra al adversario. Nacho Ambriz, en los últimos días, llena sus plegarias más de disculpas y súplicas, que de instrucciones, órdenes, estrategia, arenga. Su voz se debilita. Ya no hay autoridad en ella, sino un discurso compungido.

A Nacho Ambriz le han hurtado el vestidor. El autoritarismo de Ricardo Peláez encendió la revuelta. Le quitó a su entrenador la cruz, el silbato y la cachucha. Y le ató con el sedal del titiritero. "Baila, Nacho, yo tarareo", seguro le dijo.

Los jugadores fueron disculpados para la anarquía. Y la ejercen. El cinismo se vuelve un acto de renuncia. Hacen de la traición un homenaje. Y corren menos, luchan menos, sufren menos, sudan menos, pero cobran más.

De la abnegación y la autoconsolación ante Chivas, despertaron ante Cruz Azul, que fiel a su linaje veinteañero de víctima, se inmoló por cobardía. León fue un poco más serio. Se decidió a jugar futbol ante tipos que reaccionaban siempre tarde, que contemplaban sin actuar, y les hizo un 2-0, en el propio Nido marchito, que es un marcador de clemencia ante su prostituida víctima.

¿Ganar la Liga? ¿Ganar la Copa? ¿Ganar el Mundial de Clubes? En el Año del Centenario, el América escucha los responsos enredados en el humo espeso de los cirios. El pastel del 12 de octubre será una obra de arte: ¿quién dará la primera mordida al ataúd?

"Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar...". Porque a las Águilas del América se le agotan las excusas. Se le agotan los motivos. Se le agotan los penitentes.

Cierto que las estadísticas aún avivan la flama escuálida y bulímica de esas cien velas. La Liguilla no es inalcanzable, y como saludable y ridículamente dijo Ambriz: "seguimos con vida en la Copa MX". ¿Y...?

El problema es la cancha. Una radiografía cruel. Un equipo desarticulado. El orden y la coherencia de otros tiempos juegan a los dados con Alzheimer. La amnesia, sin embargo, parece voluntaria.

Sambueza se amotina y es capitán de su fracaso. Oswaldito corre con la misma sabiduría que un perro cazando llantas en movimiento. Y su defensa se condena, indultando hasta a los más tullidos delanteros.

Y la desvergüenza habla. Un discurso común y populachero en El Nido. Guión de telenovela, al fin. El sello de la casa.

Todos, desde el traje Boss de Peláez y De Luisa, pasando por desertores de futbolistas, hasta llegar al harapiento costurero de Ambriz, el último en esta cadena antropofágica del autocanibalismo, recitan las mismas promesas de trabajo, de resurrección, de cambio, de redención. Entre ellos, se perdonan todos sus pecados.

La afición tiene meses que ha montado el patíbulo. En el zócalo imaginario de Coapa, sólo esperan el pescuezo de Ambriz. Declaran inocentes a los 23 culpables. Ambriz al menos no ha traicionado. La incompetencia no es un acto de insurgencia. Lo de los otros 23, sí...

En las penumbras, aferrado a cuatro títulos y poca continuidad de sus técnicos, Ricardo Peláez contempla sus errores. Sus Frankensteins desfilan ante sus ojos. Se siente a salvo. En el Teatro Guiñol, la marioneta muere antes que la mano.

De inmediato se viene un Necaxa en urgencias, y unos Pumas que salivan de antemano la visión americanista del mequetrefe. Ambos ven a ése, el que se pudre en vida.

A través de Juan Rulfo, en El Llano en Llamas, se identifica el América: "Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enraizar, está muerta".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los números de la J1

FECHA
21/07
2016
por ESPN Stats & Information

 

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


 

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Morelia cazó a Chivas. En el marcador y en la Tabla de Porcentaje. 2-0, jugando a lo vivo, dejó muerto al Guadalajara.

Se había advertido que tras el verbo motivador de Matías Almeyda, debería venir su sapiencia para que el equipo fuera más que adrenalina y pulmones, es decir, que evidenciara futbol y sumara puntos.

Saltarán los apóstoles de las obviedades: "ah, pero tuvo varias oportunidades". Obvio, si Morelia jugó como perro rabioso defendiendo su parcela, dejó dos tercios de cancha a Chivas para que operara y ensayara todo tipo de recursos.

Con un esquema como el de Monarcas, hasta un vendedor dominical de biblias se mete hasta la cocina. Chivas no se plantó ante la meta de Monarcas por disponer de un esquema versátil, sino por un reflejo natural de tener espacio para el pelotazo.

A la decepción del pizarrón de Alameyda, habría que agregarle la ratificación del Gullit Peña. Su debut deslumbró y después, como las pretensiones de Chivas, se fue apagando. Sale de cambio sólo para hacer saber a su preocupada familia que sí estaba jugando.

Morelia alcanza en el porcentaje al Guadalajara, que suma una victoria en diez juegos de Liga, y 11 de 36 puntos en cualquier torneo. Sí, mañana saldrán los defensores a hacer ecuaciones facilistas y simplonas sumando los primeros juegos de El Pelado, pero esos son anécdota que se ridiculiza con la actualidad del equipo.

Para colmo, innecesariamente, Carlos Salcedo provoca una roja, innecesaria, sospechosa, que deja al Guadalajara con boquetes en el fondo, por las ausencias agregadas de Pereyra, Rodríguez y Alanís... más lo que se acumule.

Mientras Orbelín cumple de manera intermitente, el otro refuerzo de oro en la etiqueta y oropel en la cancha, el Conejito Brizuela, deja en claro que el nerviosismo le consume por dentro. Los 10 millones de dólares que pagó Jorge Vergara por él deben flotar en el canal del desagüe.

Y pregunta obligada: ¿Almeyda seguirá esperando que el Gullit le responda en esa variante que le impuso, y que no sólo lo perjudica a él, sino también a Omar Bravo, que empezó a sentirse cómodo y peligroso, cuando salió Peña?

Claro, El Pelado Almeyda sabe que tiene un seguro de vida. Y con él, José Luis Higuera, puede también defender sus genialidades como promotor y contratista: se llama Sinaloa y el torneo los presenta como Pescados Zarandeados a los Dorados.

Bajo el amparo del equipo culichi, Almeyda tendrá el tiempo que necesita, pero esta cosecha anémica de puntos sólo provocará que la próxima temporada el equipo siga asfixiándose n la zona de riesgo de descenso.

Lo cierto, reitero, es que con mejores números que Almeyda, han salido botados del Guadalajara una decena de técnicos.

Seguirá ahí El Pelado, pero por ¿defender un proyecto? ¿Por capricho? ¿Para aceptar que no metieron la pata Vergara e Higuera? ¿Por ignorancia? ¿Por qué no hay nadie que acepte el puesto?

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO