Los dos clubes llamados "grandes" por el "viejo testamento" del futbol mexicano están eliminados a tres fechas del final, lo cual resulta realmente vergonzoso para su rica y pasional historia. El fracaso de ambos también supone una debacle de las fuerzas básicas del futbol mexicano, Dos equipos que tradicionalmente se alimentan de ellas. Chivas por una necesidad propia y Pumas por un tema de escuela y de raíces. Los dos no tienen derecho a hacer cuentas, cruzar los dedos y a esperar una combinación milagrosa. Están eliminados, por malos, por mediocres. Punto.

 

CIUDAD DE MÉXICO - Nadie le ha avisado a Chivas y a Pumas que sus malogradas campañas se han terminado, con mucha más pena que gloria y que, ambos, alguna vez protagonistas del futbol mexicano, observarán la Liguilla por televisión.

El "viejo testamento" del futbol mexicano reconoce a Chivas y a Pumas como "grandes", pero evidentemente han sufrido más de lo necesario en esa transformación que el futbol de México propuso y estableció sobre la mayor presencia de jugadores extranjeros en las nóminas de los equipos. Chivas, porque depende únicamente del talento mexicano y Pumas, porque siempre tiene problemas económicos, pretextos, siempre sobrarán. La realidad es que han llegado a la recta final del torneo con un paso que supone más que vergonzoso: no pelean por nada. Están lejos de una clasificación y dependen de una combinación matemática extraordinaria, atípica, irreal para alcanzar un sitio en la Liguilla, cosa que, definitivamente, no merecen.

La debacle de Chivas y Pumas también es un "golpe" directo al "corazón" del futbol mexicano. Son dos organizaciones que generalmente dependen en gran medida de su trabajo en la cantera, en las fuerzas básicas. Es ahí donde se fortalecen o debilitan sus sueños competitivos. Algo no están haciendo bien en ese rubro y obviamente en otros, que al final dan como resultado un escenario desastroso.

Chivas se ausentará por cuarta ocasión consecutiva de una Liguilla, algo impensable, terrible, dantesco para su maravillosa historia de prosapia y gloria en el futbol mexicano. Y el problema es que la ausencia de una faceta competitiva del Guadalajara empieza a verse con cierta resignación como si fuese algo natural -y no sobrenatural-. Una pena.

Pumas hizo un cambio de entrenador que al final no le ha resultado. Este mismo equipo, terminó tercero de la general y fue semifinalista en el semestre anterior. Bruno Marioni y sus Pumas fueron eliminados en las semifinales de la Copa por un equipo del ascenso como Ciudad Juárez y está lejos de los ocho mejores del campeonato. Fracaso indudable.

Que Chivas y Pumas no vendan falsas ilusiones. Están fuera de la Liguilla. Han llegado a la recta final, a los últimos tres partidos, nueve puntos en disputa, con una miserable producción en la temporada. No merecen ni tendrán la Liguilla.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Con incertidumbre sobre su puesto, Cardozo compareció ante la prensa
VIDEOS RELACIONADOS video

LOS ÁNGELES -- Saturnino es un veneno devastador. Letal. Acabó con el Imperio Romano. Casi acaba con el Imperio Rebaño.

José Saturnino Cardozo fue separado de Chivas, que esperaba, milagrosamente, con una directiva #Pelagatos2.0 (según Ricardo Peláez), un técnico de vitrinas vacías, y un equipo con la chequera llena y el espíritu vacío, esperaba, pues, Liguilla, títulos, desfile, confeti, pero el único Tsunami ha sido de mentadas de madre de su afición en redes sociales.

La aritmética y la lógica se confabularon. Habíamos relatado el facilísimo #PlanA (sacra 10 de 12 puntos ante Pumas, Morelia, Lobos y Puebla). Se brincaron el #PlanB (chiripazos ante León y Tigres), y desesperados se abalanzaron sobre el #PlanC, el ''Cese de Cardozo''.

La derrota ante Pumas precipitó el desenlace. Chivas necesita ahora 11 de los 15 puntos restantes para aspirar a Liguilla. Pero, las garitas desalmadas se relamen los bigotes. Morelia, Lobos, Puebla, León y Tigres harán de chivo los tamales al iluso de José Luis Higuera, mejor conocido en el barrio futbolero como el #Pelagatos2.0.

El problema comenzó en Chivas cuando Jorge Vergara, desde su convalecencia, creyó en un devoto americanista y le entregó las llaves del deteriorado reino a Higuera, quien no sólo desmanteló al equipo, sino que en su filosofía de regatear como tianguero, decidió vender sus perros de 10 pesos para comprar gatitos de cinco.

Cardozo es apóstol del Principio de Peter. ''Cada hombre asciende hasta su propio nivel de incompetencia''. Y hasta ahí llegó Saturnino (veneno generado por el plomo).

Culpabilidad es una horca demasiada amplia para sólo poner un pescuezo, el de Cardozo en este caso. Caben más. Muchos más. Todos, incluyendo el del recaído y decaído Jorge Vergara por no atreverse a vender el equipo a tiempo, en tiempo, con tiempo.

Más allá de Cardozo e Higuera, Amaury debe ponerse de corbata esa misma soga en el cadalso público. Si uno le pregunta el equipo ideal en la historia de Chivas, empieza con Guillermo del Toro en la portería y termina con Alfonso Cuarón como extremo por izquierda.

Y claro, los jugadores. Se salvan algunos. Pocos. Quizá sólo el Conejo Brizuela pueda accionar la palanca del patíbulo de la vergüenza en Chivas.

Reitero mi sentencia en este mismo espacio tras la primera derrota ante el América, en la Copa MX. Si Jorge Vergara pudiera, el Jorge Vergara de otros tiempos, si pudiera, los habría corrido a todos tras la promiscua y traicionera actuación ante El Nido.

Llega Alberto Coyote al relevo. Marcelo Michel Leaño, según versiones, ha pedido esperar hasta el fin del torneo para asumir en el Guadalajara.

Figura del león, pero convertido en símbolo con Chivas, Coyote seguramente impactará, como suele ocurrir en las primeras semanas, en el futbolista, que tal vez recuerde que hasta el momento ha cobrado puntualmente cada centavo.

Tal vez Coyote debería ser drástico: ''El que rinda menos del 95 por ciento, lo regalamos al Veracruz''. Seguramente los sinvergüenzas, si los hay, se acordarían que, algunos de ellos, ganan tres mil dólares al día.

El problema de Chivas se agrava. Con Jorge Vergara convaleciente, ¿quién puede tomar decisiones?

1.- Es evidente que Higuera no tiene soluciones inteligentes ni correctas. Enlodar a Almeyda y echar a jugadores clave en los cinco trofeos levantados, es una muestra. Si Facundo Cabarl tenía razón y ''los gerentes sólo cometen gerenteces'', entonces, los #Pelagatos2.0, según Ricardo Peláez, ¿qué cometen?

2.- Amaury Vergara seguramente busca soluciones. Ya debe haber revisado desde los Hijos de Don Venancio y Los Nietos de Don Venancio de Joaquín Pardavé, hasta El Chanfle, en su generosa videoteca para encontrar un mensaje cifrado.

Juan Rulfo, en Pedro Páramo, embelesa con una cita que es un exacto diagnóstico de Chivas: ''Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enraizar está muerta. Con nosotros, eso pasó''.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ni siquiera un entrenador como Gerardo Martino, con la mayor hoja curricular que jamás ha tenido un director técnico de una selección mexicana. El futbol lo ponen los futbolistas y Martino sabe que, si los jugadores logran elevar su nivel en los clubes, su tarea se simplificará y será posible. Elementos como Jiménez, Lozano, "Tecatito" y Herrera pueden jugar en niveles de elite del juego y jóvenes como Lainez, Guzmán, Gutiérrez, Gudiño y Edson Álvarez deben continuar con su proceso de crecimiento. Con mejores futbolistas habrá más posibilidades, sin duda, de que México escale a la dimensión que tanto añoran sus aficionados.

Por David Faitelson

SAN DIEGO, California -- A la búsqueda del "eslabón perdido", el futbol mexicano insiste en que, si el nivel donde el futbolista juega es mayor, lo será también el nivel que le otorgue a una selección mexicana.

Raúl Jiménez está en gran forma en la poderosa liga inglesa. Hirving Lozano sigue en un plano espectacular en el futbol holandés mientras que Héctor Herrera y Jesús "El Tecatito" Corona están en un equipo que pertenece a los cuartos de final de la Champions League, es decir, uno de los 8 mejores clubes del mundo. Alguno de ellos debe, en un futuro no muy lejano, pisar territorio de las llamadas "grandes ligas" europeas, sitio al que sólo tres mexicanos han podido llegar: Hugo Sánchez, Rafael Márquez y Javier "El Chicharito" Hernández.

Jiménez, Lozano, Herrera, "Tecatito", más otros jóvenes que empujan fuerte --Diego Lainez, Erik Gutiérrez, Raúl Gudiño, Carlos Rodríguez, Edson Álvarez, Erik Gutiérrez, Rodolfo Pizarro, Roberto Alvarado y Víctor Guzmán deben ser la inspiración del "Tata" en este enésimo "reinicio" de un ciclo en selecciones mexicanas.

Nada nuevo apara Martino en cuanto a la gestión de futbolistas que actúan en dimensiones mayores del juego. Con Argentina, tuvo a su mando futbolistas como Messi, Agüero, Higuain, Di María e Icardi, entre otros. Y lo mismo en la gestión que hizo del vestidor del Barcelona. Su misión en México sería potencializar a ese talento y lograr que siga creciendo a nivel clubes para aprovecharlo en la selección.

Herrera, quien se ha ausentado de esta convocatoria para el tramite final de su pasaporte portugués, estaría cerca de saltar al futbol español con un equipo de la jerarquía del Atlético de Madrid. Creo que es lo mejor que le podría suceder a su carrera. Lozano sabe que la liga holandesa empieza a empequeñecer de acuerdo a su rendimiento y que necesita una salida hacía nuevos aires competitivos. Jiménez ha cuadruplicado su valor con la gran temporada en el modesto Wolverhampton. Hoy en día, es el delantero mexicano más cotizado en el mundo futbolístico. Y al "Tecatito" se le ha hecho tarde en el Porto, aunque tendrá una eliminatoria de cuartos de final en Champions altamente atractiva ante el Liverpool para lucir sus bondades futbolísticas.

Quizá el primer fracaso --por llamarle de alguna manera-- del "Tata" Martino en su gestión ha quedado marcada en no poder convencer a Carlos Vela de asistir a este primer llamado. Vela sigue teniendo una calidad que no sobra en el futbolista mexicano y está en un nivel importante en la MLS de los Estados Unidos, pero su historial está lleno de desencuentros con la selección mexicana que incluyo la negativa de jugar el Mundial del 2014 en Brasil.

Comienza la era del "Tata" y con ello debe alcanzarle para parar una selección competitiva y seria en su área, que gane la Copa Oro, que se clasifique sin contratiempos al Mundial y que ya en el Mundial, se fortalezca para tratar de alcanzar una meta largamente añorada por los aficionados de este futbol. Un equipo que pueda enfrentarse ante las grandes potencias del juego con personalidad, orden, idea y capacidad para competir. Pero, como siempre los entrenadores dependen del futbolista. Nada ser más importante que ellos.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ese es el verdadero valor del Clásico y por ello América y Chivas se juegan exactamente lo mismo durante la semana. La necesidad emocional de vencer al acérrimo rival deportivo. Dicen que el Guadalajara está más en riesgo debido a la situación que ha padecido en los últimos tiempos, pero... ¿Usted se imagina al América eliminado de la Copa el miércoles en su propia casa? Yo, no. Creo que el partido se juega en una dimensión distinta donde más que tres puntos, más que la posibilidad de meterse a las 'zonas rojas' de la Copa o más que aproximarse a una clasificación cuando el torneo se vuelve adulto, está el orgullo, qué a la vez, se traduce en un premio moral que no tiene precio para ninguno...

Por David Faitelson

SAN DIEGO, California -- Se juegan lo mismo, exactamente lo mismo, porqué cuando hay una cuota principal de orgullo, el 'precio' que se paga por perder es proporcional para cada uno de los bandos. José Cardozo ha dicho que Chivas se juega gran parte de la temporada en la semana de los Clásicos. Miguel Herrera, en el fondo, sabe que tiene una exigencia y una presión similar.

Yo no me imagino al América perdiendo la noche del miércoles y afirmando que la Copa no se encontraba entre sus prioridades del campeonato. Con la inversión y el equipo que ha formado el Campeón vigente del futbol mexicano, todo es prioritario y ganarlo todo es urgente.

Puede que la necesidad de Chivas este más enfocada a lo que suceda el sábado por su intención de romper la terrible racha de tres torneos sin liguilla, lo cual es impensable al tratarse de un club de los tamaños del Guadalajara, pero si fracasa estrepitosamente a media semana (deben contar siempre las formas de ganar o de perder), lo más seguro es que llegue al sábado destrozado moralmente.

América y Chivas están igualmente necesitados de los resultados de la semana. El primero no ha alcanzado un nivel y tampoco una regularidad en su juego, a pesar de las contrataciones que hicieron durante el receso invernal y que incluyo al delantero chileno Nico Castillo. Y Chivas ha mejorado sustancialmente, pero no sabe ganar los partidos. Esta al filo de los 8 mejores en la tabla en un momento fundamental de la temporada donde debe responder si se mantiene o se cae.

Los Clásicos no se miden por puntos, ni por goles, ni por actuaciones. Los Clásicos se valoran por el orgullo que el juego significa. De ahí que el valor de ganar es parejo en las ambiciones del América y de las Chivas.

Hay un premio moral que puede resultar en oxígeno puro para el ganador del Clásico justo cuando la temporada se interna a su parte más delicada. Lo huele Cardozo que lo trata de transmitir a cada uno de sus futbolistas y lo entiende Herrera que viene de perder, finalmente, un Clásico ante Pumas, donde su dolor se refleja porque sigue reclamando errores arbitrales. El valor del Clásico no tiene comparativo alguno con la mayor parte de los juegos del calendario regular. Herrera y el América se han convertido en un 'binomio de miedo' en esta clase de juegos y Chivas, desde los días afortunados de Matías Almeyda, encontró la forma de sobrevivir y competir en la cancha.

El manejo de las emociones promete ser fundamental a la larga semana que proponen Chivas y América. Por un lado, la experiencia es fundamental. Por el otro, la cercanía con los colores y la identidad del club. Los futbolistas que nacieron en las fuerzas básicas de América o de Chivas conocen, desde su nacimiento y desarrollo como jugadores, la responsabilidad y la pasión que alimenta esta clase de juegos.

Puede que haya una diferencia importante entre un plantel y otro o que la realidad del América sea diferente a la de Chivas, pero este es un Clásico, se juega en una dimensión diferente, paralela a lo que significa la Liga, pero lejana en cuanto al valor emocional que está depositada en cada jugada. Chivas y América entran a la semana con el mismo grado de compromiso. Se juegan exactamente lo mismo, un orgullo y un precio que va más allá de los tres puntos, de una Copa o de una clasificación a la liguilla. Esta el orgullo de por medio...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La urgencia del urgido. El Guadalajara no puede permitirse otra temporada en el desamparo y la miseria futbolística. Necesita, al menos, insinuar que va a pelear por el título, que estará entre los 8 candidatos. Su grandeza, su historia, su prosapia no le permite transitar por el mismo escenario de las últimas tres campañas. Es el más apurado en el torneo que arranca en el futbol mexicano. Chivas está contra la pared...

SAN DIEGO, California -- Vuelve el futbol mexicano y vuelve tan pronto que no tuvimos ni siquiera tiempo y espacio para extrañarlo. Los reflectores parecen puestos otra vez sobre la posibilidad de que el América comience una hegemonía, de que Tigres y Rayados respondan a su poderosa inversión y de que Cruz Azul rompa, finalmente, el largo ayuno que en cuanto a títulos le acompaña. Pero la 'urgencia más urgente' es sólo de uno: de Chivas, sólo de Chivas.

Tres temporadas consecutivas sin liguilla, un infame Mundial de Clubes y un desorden administrativo en el que nadie conoce la verdad, porque si el problema no es económico --como lo reiteran sus dirigentes una y otra vez-- entonces es un tema de ineptitud, de torpeza y hasta de una traición. ¿Qué le pasa a Chivas? Quizá sea una combinación casi 'perfecta' de todo. Una institución en aprietos financieros y con las personas menos adecuadas el frente para solventar la situación.

Sea como sea, Chivas comienza el torneo contra la pared. Necesita regresar a una escena competitiva que, aunque no le garantice el campeonato, sí le avale con un equipo que, al menos, insinúe competir por ese campeonato.

Sigo pensando que tiene en José Cardozo al entrenador apropiado. Que puede hacer el trabajo. Las contrataciones que ha hecho durante el receso invernal no son malas --tampoco extraordinarias. Resalta el mediocampista de contención, Jesús Molina, que, en algún momento, llegó a tener un nivel que suponía la exportación a otros niveles del juego. Junto a él, el defensor central Hiram Mier --alguna vez, también, material del más alto nivel-- y otros nombres como el de Dieter Villalpando y Luis Madrigal que deberán demostrar que están por encima de los jugadores que puede y debe producir la propia cantera del Guadalajara. Chivas sacrificó algunos nombres de sus fuerzas básicas para traer a estos futbolistas: José Macías ha sido prestado al León y Ángel Zaldívar termino en Rayados; Orbelín Pineda, considerado como una pieza esencial de los últimos títulos (liga y copa) que consiguió Chivas durante la era de Matías Almeyda, fue vendido a Cruz Azul.

No será nada sencillo para Chivas, pero debe, como menos, meterse en la lucha de los ocho mejores del torneo. Ya si es campeón es otra historia, porque parece muy lejos de las nóminas de América, Cruz Azul, Monterrey, Tigres, Pachuca, Toluca e incluso Pumas. Pero, con lo que tiene, debe pelear.

Chivas es el más presionado de todos, porque su historia, su abolengo, su grandeza no soporta otro torneo en el desamparo y la miseria futbolística. Chivas, con sus virtudes y aún con sus carencias, necesita competir por el campeonato.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- El principal éxito del fracaso, es que se le recuerda para siempre. Pero la memoria no garantiza aprendizaje.

Sin consultar, y mucho menos notificar a la Yunta de Dueños (según el sueco Sven-Goran Eriksson) de equipos del futbol mexicano, la FMF eligió a Gerardo Tata Martino como técnico del Tri.

Yon de Luisa, oficial y oficiosamente, decidió que el hombre que menos supo aprovechar a Lionel Messi, en su mejor momento, con Barcelona y Argentina, enfrente, al menos de inicio, la ruta hacia Catar 2022.

Y el razonamiento del presidente, ungido por Emilio Azcárraga Jean, parte de una premisa facilona y facilista: en México no hay ningún Messi, ergo, si fracasa, no será culpa de Messi.

Llega Tata Martino con verdades a medias, y sabemos que las verdades a medias, son, por definición, mentiras completas. Le han asesorado Norberto Scoponi y Gabriel Caballero, ex jugadores argentinos avecindados en México.

Hábito de la aristocracia del futbol y un lujo que se puede dar hasta el vulgo del futbol mundial, la FMF montará su teatro suntuoso y comprometerá a Martino a ganar todo lo posible. Y bueno: Yon de Luisa creció soñando con Chabelo y sus Catafixias.

A Juan Carlos Osorio le quitaron la escalera y lo dejaron colgado de la brocha. "Ganar la Copa Oro y la Copa América Centenario; finalista de la Copa Confederaciones y semifinalista de la Copa del Mundo Rusia 2018".

Y Osorio por no decir que no, dijo que sí. Y se fue con las manos vacías, cierto, ampolladas después de tantas anotaciones en tintas azul y roja, en su libreta de sueños frustrados, edición 7.0, desde aquella humillación ante Chile.

Pero, al final, quedaron a mano: los intereses de Osorio y los de la FMF perpetraron adulterio en la misma cama. Y el fracaso los coronó a ambos con magnífica cornamenta.

Ahora, Martino, debió recibir por anticipado el reporte de todo lo bueno y todo lo malo que le aguarda, por parte de Scoponi y de Caballero. Ocultarle la verdad es una mentira... y flagrante.

De entrada, para los juegos ante Perú y Paraguay, ya será interesante conocer los nombres de los jugadores convocados. ¿Conseguirá que les levanten el veto a los rebeldes, especialmente a Chicharito Hernández?

Involucrarse con los derechos de los jugadores es obligación del técnico, pero sólo en aspectos deportivos, competitivos y algunos laborales. Interceder e intervenir ahí, lo define como líder genuino.

Pero, Martino deberá dejar en claro que los conflictos administrativos de premios, comisiones por publicidad y promocionales, no están bajo su égida. Las rebatingas por pesos y centavos deben quedar en manos de mercenarios, que para eso están los promotores.

Es de esperarse que así como Yon de Luisa desdeñó y despreció a la Yunta de Dueños, al no consultarlos sobre la designación de Tata Martino, asimismo decida, por ejemplo, imponer el trabajo de microciclos con seleccionables de la Liga, y tampoco consultarles a los verdaderos dueños de la selección, es decir, los propietarios de los clubes.

Por lo pronto, en una fase de transición en la Concacaf, en la que sólo Estados Unidos parece que, finalmente, tras el error histórico de contratar a Juergen Klinsmann, sabe por dónde empezar a camina, esta será una de las Copa Oro y eliminatorias mundialistas de mayor pobreza futbolística.

¿Habrá aprendido algo Yon de Luisa de los fracasos de procesos anteriores, habiendo sido un observador activo y adictivo de ellos?

Insisto: el principal éxito del fracaso, es que se le recuerda para siempre. Pero la memoria no garantiza aprendizaje.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- El Clausura 2019 es la apertura a numerosos retos dentro del futbol mexicano. Las puertas entreabiertas ocultan misterios inquietos, las puertas cerradas, los han resuelto.

Campeón vigente, el América añade a su ya fastuoso y altanero rostro e indumentaria de #ÓdiameMás, una sonrisa más ancha, más torcida, más cargada de ese delicioso sarcasmo del villano arrogante, pero vencedor.

Y mientras aplaza su primer partido, América se apoltrona en ese nicho incómodo del desdén a sus semejantes, a sabiendas de que a partir de este fin de semana, el resto, los otros 17 perdedores del Apertura 2018, tienen dos mandamientos; uno de ellos, descarapelarle la corona al petulante aristócrata del futbol mexicano.

Masticando aún sus propias entrañas, Cruz Azul es el caudillo de los 17 fracasados. La Máquina siguió comprando engranes. El horizonte le aterra: ¿22 años sin un título de Liga? Ha roto 21 espejos inmisericordemente.

Las cicatrices ilustran... pero sólo a quienes saben leerlas. Pedro Caixinha y Ricardo Peláez son de esos, de los que leen hasta en Braille los mensajes ocultos.

"Quiero que (en el Clausura 2019) Pedro voltee a la banca y encuentre soluciones", advirtió Peláez tras recoger las banderas azules rotas y mancilladas del campo de batalla, donde algunos murieron en la víspera del juego mismo.

¿Hay un mensaje cifrado, oculto? Los criptógrafos dirían que Peláez alude a Miguel Herrera. No ganó El Piojo, sino que perdió el guango arsenal de Caixinha.

Pero, también, los soldados son reflejo del mariscal. En América todos empuñaron bayonetas, y en Cruz Azul, algunos empuñaron gladiolas. ¿Quién se pintó para la guerra y quién se perfumó para la paz?

Sin duda, Cruz Azul, que omitió el privilegio de aplazar su primer juego, es más candidato al título hoy que hace seis meses. No hay descanso para el que no se ciñe laureles. Y las sienes celestes tienen 21 años sin merecerlas.

Y claro, en La Noria encienden veladoras y hasta algún clandestino rito satánico para que su rival en La Final sea de nuevo el América. Porque la venganza sabe más a miel mientras más se cocine con hiel.

Detrás de ellos, en otros tiempos, debería citarse a Chivas. Pero se sometió a una purga. Y es un acertijo. José Saturnino Cardozo armó al equipo que quiere, con el dinero que se puede.

Sin embargo, a la distancia, parece que el Guadalajara recurre a parches. De aquella investidura que levantó cinco trofeos, dignos sin duda el de Liga y el de Concachampions, queda sólo el amargo recuerdo de tiempos felices. Y el Mundial de Clubes lo sepultó bocabajo.

Avariciosos, oligarcas, exuberantes, pero frustrados, los equipos regiomontanos están urgidos de nuevo protagonismo. Monterrey y Tigres, de alcurnia en alquiler, se sienten incómodos entre la pelandusca.

Rayados hizo el fichaje estelar, hasta el momento. Maximiliano Meza fue reclutado por cinco años. Su cuenta bancaria se engordará con 10 millones de dólares. Si cumple algunos requisitos, serán 15 millones de dólares.

Tigres, en tanto, ahora tendrá al Tuca Ferretti a tiempo completo y ansioso de redimirse, luego de que 2018 fue un año de calamidades. Su contoneo por el Tri, como emergente, lo llevó a la sala de emergencias de psiquiatría. Regresará desintoxicado.

El resto, aparentemente, será eso: el resto, en este Clausura 2019, en el cual, claro, con la puerta de los misterios entreabierta se agazapan, afortunadamente, conmociones inesperadas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Con más llanto por los ausentes que euforia por los recién llegados, Chivas presentó a sus nuevas contrataciones y a sus hijos pródigos. Las plañideras enjugan lágrimas y enjuagan pañuelos.

Hay más suspiros por los que se han ido, que confeti por los que han llegado. Tiempo al tiempo. No será fácil. Aún hay ánimas en pena.

La sombra de Matías Almeyda fue exorcizada desesperadamente ya del vestuario y de la cancha, pero no de la Sala de Trofeos. Cinco damas guiñan desde las vitrinas, aunque el caballero andante que las llevó ahí, fue desterrado a San José.

José Saturnino Cardozo, como tahúr que se respete, pidió cartas nuevas para sus viejos y personales trucos. Al fin y al cabo, es su alma desnuda la que está indefensa en la mesa de apuestas.

Es entendible: los entrenadores quieren y requieren a futbolistas comprometidos con él, no con memorias irrecuperables. Cardozo quiere hasta el control emocional de sus jugadores.

Quiere, drásticamente, justificadamente, ser espejo de esos 11 del patíbulo. Quiere, que cada uno de ellos, vea en su espejo propio, un Cardozo.

Y es un privilegio de los técnicos. Necesita rodearse de solidaridad, especialmente cuando un grupo, como el que heredó, ha sido contaminado mediáticamente, y hasta por labores de zapa de sus propios dirigentes. Judas también viste con cuello blanco.

¿Qué pretende? Más allá de esa lealtad de los hombres con los que intenta evadir el cadalso de los resultados adversos, Cardozo sabe que juega con baraja incompleta.

A sabiendas de que no hay en el horizonte cenizo de talento del futbolista mexicano alguien accesible, José Saturnino elige el compromiso gremial, asociativo, grupal, para hacer un equipo que a partir de ser radicalmente combativo sea eventualmente competitivo.

Revisando, por ejemplo, a su versión semifinalista del Toluca, sobresalían los voluntariosos, aunque tenía a futbolistas asesinos como Uribe y Triverio, porque Lucas Lobos llegó con temperamento de lobezno.

Molesta a muchos la radiografía del Guadalajara del torneo anterior, que cojeó, a final de cuentas, de muchos de los trastornos y achaques de los que tuvo Almeyda: desperdiciaba oportunidades claras en el primer tiempo y se desplomaba en los desenlaces.

Y Cardozo tiene dos prioridades este torneo: conseguir que ese equipo combativo, sea consistente; y hacer de ese equipo persistente y combativo a uno medianamente efectivo y eficiente.

Tiene problemas, sin embargo: carece de líderes. No hay una voz potente de mando, de arenga, de orden, de emergencia, que dentro de la cancha sepa, con inteligencia táctica, tomar el control.

O acaso ¿entre regresos y novedades, se yergue un tipo con carisma, personalidad y dominio? Jesús Molina, Hiram Mier, Luis Madrigal, Tony Alfaro, Dieter Villalpando, Alexis Vega, Ronaldo Cisneros, Carlos Villanueva y Alejandro Mayorga se suman a un equipo que de por sí se ha visto mudo en la cancha.

¿Alan Pulido? Entiendo que Cardozo deba usarlo por presión de la directiva. Y entiendo que siga ahí porque nadie ofrece, ha ofrecido ni ofrecerá, siquiera un 50 por ciento de lo que pagó Chivas por la operación más cara, más costosa y menos redituable en la historia del futbol mexicano.

Encima de que Pulido representa freno de mano y de mando para la dinámica del equipo, cómo puede ser líder alguien con indisciplinas extra cancha, y que además cuando se lesiona y no viaja, lejos de ver los juegos de su equipo, cierra antros en Guadalajara.

Ojo: esto no hace imposible para Cardozo cumplir la meta timorata que le marcó la directiva: "Debe clasificar a la Liguilla", dijo el inmortalizado por Ricardo Peláez, #ElPelagatos2.0, menos conocido en los pasillos de OmniLife, como José Luis Higuera.

Sin embargo, será necesario que llegue a asumir un poderoso control de sus jugadores, como sin duda lo consiguió Matías Almeyda, porque tampoco El Pelado tuvo a hombres de temperamento comprometido 24/7. Y que nadie se atreva a citar a Rodolfo Pizarro o a Carlos Salcido o a Oswaldo Alanís.

A su favor, Cardozo ha hecho suyo, en silencio, el lamento de Almeyda. El Pelado dijo en su país que -pobrecito de él--, "debo trabajar tres veces más porque son jugadores mexicanos".

Cardozo, al menos permanece más tiempo en el latifundio de Chivas, que lo que permanecía Almeyda. Tiene más contacto con el futbolista, con su vida privada, con sus debilidades, sus emociones y sus virtudes.

Ahí, cara a cara, mirándose a los ojos, es donde se convierte al futbolista en guerrero personal y colectivo.

Sin sus habilidades, su técnica, su altísima capacidad de definición, su rabia de goleador, sin eso, pero Cardozo, con las contrataciones que ha hecho, deja claro que quiere, en la cancha 11 con el mismísimo espíritu bélico de aquel José Saturnino Cardozo, insisto, claro, guardando las diferencias.

Que esos, los 11, todos en general, cuando se vean en su propio espejo, vean y se sientan Cardozo.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


LOS ÁNGELES -- Es ley de vida. El tipo que maneja con perversidad terminará bajo las llantas de su propio coche. El suicidio lo conjuga el destino en tercera persona.

Hoy, José Luis Higuera debe ser el tipo más vituperado por la nación chiva y más vitoreado por la nación americanista. Judas anda suelto.

Maquiavelo se relame los bigotes embadurnados de ironía: un recalcitrante y confeso fanático de las Águilas, maneja -con aparente perversidad--, al, alguna vez Rebaño Sagrado. Don Juan cuida del convento.

Y en la más incorregible burla, el mismo personaje, que como epitafio de su propio bautismo, fue condecorado por Ricardo Peláez como #ElPelagatos2.0, esta misma criatura fue quien le dio a Chivas, el personaje más venerado en los últimos años: Matías Almeyda.

Más allá de su caravana de tropiezos, excentricidades y mentiras, la afición del Guadalajara debe reconocer que a su técnico multicampeón lo contrató el mismo personaje que hoy acribillan en redes sociales.

Ciertamente la llegada del Pelado Almeyda fue escoltada por formas miserablemente ruines, porque con El Chepo de la Torre aún al cargo, el argentino recaló en Guadalajara "sólo de visita por unos días", pero con su séquito de auxiliares y 15 maletas.

Mientras Almeyda se acomodaba en el hotel, el Chepo se acuartelaba a piedra y lodo en su oficina de Verde Valle. De manera promiscua, con el consentimiento de Jorge Vergara, #ElPelagatos2.0 (dixit Peláez), envió a Néstor de la Torre a que fungiera de Caín. Con aires fallidos de comediante, con pretensiones culteranas de ser modelo sin conseguirlo, con el arma -ajena-desenfundada siempre ante los medios, Higuera debe ser contemplado con cierta compasión, más allá de la precisión que tuvo al elegir a Almeyda.

#ElPelagatos2.0 (dixit Peláez), sigue órdenes, y ha mostrado una empatía absoluta con la vileza de quienes le ordenan. No sólo echó a Almeyda, sino que además invocó todo el peso inclemente del inexistente #PactoDeCaballeros y lo vetó en el futbol mexicano.

Tan fecunda es su locuacidad, su verborrea, que Monterrey, Pachuca y León, además de la selección mexicana, borraron al argentino de su lista, y con todo y sus cinco trofeos ganados con el Rebaño, fue expulsado con rumbo a la MLS, que con frecuencia ha sido el traspatio del futbol mexicano. Y a veces, ha sido al revés.

Hoy, Higuera limpió el plantel de la legión aquella de las camisetas volteadas, cuando los jugadores decidieron uniformarse al revés, como protesta por la falta de pagos de primas.

¿Quién o quiénes denunciaron a los cabecillas, quién o quiénes fueron los soplones, los Judas? Y no, no sea Usted mal pensado, nada tiene que ver con que Higuera proteja a Alan Pulido y a La Chofis López. Por favor, no sea mal pensado.

Amenazando a jugadores con que deben reportarse con su Zacatepec o salir de Chivas, ha desterrado a tremendas promesas, entre ellas Edson Torres y J. J. Macías, y ha reclutado a 17 jugadores.

Y Zacatepec, generalmente, con #ElPelagatos2.0 (dixit Peláez), se ha convertido en el camposanto de las Fuerzas Básicas de Chivas, con el atolondramiento o permiso o ignorancia, de Amaury Vergara.

Cómico frustrado, maniquí venido a menos, se ha convertido este aficionado americanista en un dudoso Quijote de la resurrección de Chivas. El Diablo le robó las llaves a San Pedro.

Amante de jugar en las redes sociales, para solaz esparcimiento de un grupo de sus #chivahermanos, ha amenazado con dar un golpe seco en cuestión de horas o días, con una contratación bomba.

Dicen, quienes lo conocen, que justo este mismo 24 de diciembre soltaría tal noticia impactante, sólo para dejar en claro, que en medio de páramo de felicidad que vive el Guadalajara, puede ser el Santa Claus o al menos uno de sus duendes... o uno de sus renos.

¿Será Jesús Molina? Una tercera opción en el Monterrey, para pasar a ser el eje de Chivas, con todo y su pasado inolvidable con América.

Mientras tanto, la afición de Chivas, exiliada al sofá durante las últimas liguillas, al menos en las adivinanzas que "el tío" Higuera le tira como carnada en redes sociales, traga a diario desde el dulzor de la esperanza, hasta el amargo del desencanto.

Por eso, insisto, es ley de vida que el tipo que maneja con perversidad termine bajo las llantas de su propio coche.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Y debía ocurrir sobre las llamas y bajo la presión de un “Clásico” que suele encumbrar o sepultar a sus protagonistas. Raúl Gudiño no sólo estuvo a la altura de las circunstancias, también mostró un temple y una personalidad que promete conducir su carrera a un nivel inimaginable. Chivas tiene portero, uno de unas cualidades extraordinarias que demostró en el sitio correcto hacia donde se dirige. El ansioso empate del domingo en el Azteca también fue el escenario del nacimiento de una nueva estrella de Chivas y del futbol mexicano...

SAN DIEGO, California. -- Tiene 22 años, mide un metro y 95 centímetros y siempre soñó con ser el portero de las Chivas. Lo que Raúl Gudiño jamás imaginó es que el inicio de su consagración ocurriría en el crespúsculo de un domingo en el Estadio Azteca, cuando al minuto 90, detenía un penalti para salvar el juego del Clásico ante el América.

“Lo tiene todo. Llegará lejos...”, las palabras corresponden a uno de los mejores de todos los tiempos en la posición, el español Iker Casillas, con quien compartió entrenamientos en el Porto, durante la fugaz pero atractiva experiencia europea de Gudiño.

Nadie tiene dudas sobre el alcance de su físico, de sus grandes cualidades físico atléticas. Es un portero diferente el estereotipo del guardameta mexicano. Totalmente contrario a Jorge Campos, distinto a Guillermo Ochoa y también lejos de las condiciones del legendario Antonio “La Tota” Carbajal. Parte, quizá, de una escuela de porteros que pertenece a Chivas y donde ha existido espacio para figuras de blanco y negro como Jaime “El Tubo” Gómez e Ignacio “El Cuate” Calderón y hasta las épocas en technicolor de Javier “El Zully” Ledezma, Oswaldo Sánchez y Alfredo Talavera. Gudiño debe ahora encontrar y forjar su propio camino. Es un portero diferente.

Pero lo que más llamó la atención sobre Gudiño el domingo en el Clásico no fue su atajada del penalti o tal vez otro par de intervenciones que resultaron fundamentales para no alterar el marcador. Lo que más atrajo del joven guardameta es su prestancia, la tranquilidad y la paz que tuvo en medio de la “tormenta” que significaba su primer Clásico, con un equipo presionado y en un campo ajeno. Gudiño transmitió ese mensaje al resto de sus compañeros.

Habrá que llevarlo con calma, pero tampoco debe resultarnos muy sorpresivo si pronto recibe un llamado de la selección mexicana. Ya ha sido parte del proceso de selecciones con limite de edad. Puede ser parte de esta nueva “sangre” de porteros -junto con Gibrán Lajud y Hugo González- que “refrescará” la portería del Tricolor.

Creo que también será importante que Chivas no descarte la ocasión de, en un futuro no muy lejano, devolverlo al sitio que pertenecía desde un inicio: el futbol europeo. Entiendo que el Guadalajara tiene sus propias necesidades, pero Gudiño tiene las condiciones para tratar de romper la barrera que históricamente ha detenido a los mexicanos en esa posición.

El Clásico, con su presión, encumbra o sepulta a quienes intentan ser sus protagonistas. Raúl Gudiño dejó en claro que su tamaño es proporcional a la gran carrera que tiene por delante...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO