Tigres y Rayados se enfrentan y dignifican el valor del trofeo de la Concacaf. También, el duelo promete cambiar parte de la mentalidad de los clubes mexicanos. Hoy, para los dos, inobjetablemente, es más importante el título regional que el de la Liga MX, siendo que ambos serán grandes favoritos en mayo, cuando comience la Liguilla. Tigres y Rayados, sus grandes inversiones, sus fantásticas plantillas, dos excelentes entrenadores, un estadio pasional y legendario, otro, fastuoso y moderno. Todo está en su lugar para que seamos testigos de una batalla histórica y sí, por la Concacaf…

 

SAN DIEGO, California.- “La madre de todas las batallas”. Y es que la Final Regia dignifica, enaltece y le da un valor diferente al título de la Concacaf.

Puede que estemos, por primera vez en la historia, ante un escenario donde los clubes mexicanos se vean más obligados a obtener un torneo internacional que la competencia doméstica. Para Tigres y para Rayados, grandes favoritos para ganar la lLiguilla de mayo, la final que comienza este martes en el Estadio Universitario, promete dejar una huella imborrable en ambos equipos.

El futbol mexicano siempre ha sido un futbol de carácter local, incluso cuando se competía en la Libertadores, parecía que había siempre mayores pretensiones y reconocimientos con el torneo doméstico. ¿Se le valora como se le tiene que valorar al título que consiguió el Pachuca en la Copa Sudamericana del 2006? La realidad es que no. El club mexicano cuenta tanto por los cetros que ha ganado en su propia tierra.

Pero el Monterrey-Tigres está para ambos clubes, por encima del trofeo de la Liga MX. Ellos le dan otra dimensión al juego, al resultado, a la batalla, a la pasión, la polarización de la ciudad y al entendido de que hay algo más que un partido de futbol entre estos dos.

Tigres y Rayados han cambiado de alguna forma, las prácticas y costumbres del futbol mexicano. Las grandes inversiones, la necesidad de reforzarse por la competencia interna que ejerce el rival, la batalla particular entre ambos por ser mejor ha propiciado que la Liga MX sea mejor. Ahora, ambos trasladan esa competitividad a un torneo internacional, que hace algunos años, no valía para nada o para muy poco y que hoy, ante la desaparición del Mundial de Clubes, tampoco tiene un premio muy definido y ambicioso, pero que, en este caso, se satisface con ganar un Clásico al odiado rival deportivo. Le han dado otro valor a la Concacaf y puede que, a partir de aquí, la historia se transforme para siempre en el futbol mexicano.

Tenemos dos cuadros muy completos, con grandes figuras -Funes Mori, Gignac, Layún, Salcedo, Nahuel, Barovero, Pizarro y Avilés- y dos entrenadores de alta capacidad -Ricardo Ferreti y Diego Alonso-. La final comienza en un estadio 'caliente' como el Universitario y concluye en uno precioso como el de Rayados. No falta nada, solo recordarles a ambos, que están jugándose un trofeo de la Concacaf que, por muchos años, había sido una recompensan poco apetecible y reconocida para los equipos mexicanos.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Y es que, a dos fechas del final del campeonato, el América no ha oficializado su participación en la Liguilla por el título. Hace apenas un par de semanas, mientras levantaba la Copa MX en el campo de un equipo de la división de ascenso, Miguel Herrera declaraba a diestra y siniestra que el América ya no tenía competidores en México. El equipo ha tenido algunas ausencias por lesión y no ha encontrado una regularidad en todo el torneo. La realidad es que tiene 23 puntos, está empatado con el Puebla en la séptima posición y Herrera busca "culpables" tras la derrota en Toluca...

SAN DIEGO, California.- Noto a Miguel Herrera nervioso... Y cómo no iba a estarlo, si a dos jornadas del final, el "súper=poderoso" América, campeón vigente de Liga y de Copa, autodenominado por su afición como "El Más Grande" y estimulado por su entrenador como el "que no tiene con quien competir en México", no ha asegurado un puesto en la Liguilla del Clausura 2019.

Pero duerman tranquilos, el América va a estar en la Liguilla. En un futbol como el mexicano, donde el equilibrio se confunde con la mediocridad, nunca se pueden establecer juicios definitivos. Y el América, después de levantar el trofeo de Copa, afectado por problemas de salud en sus jugadores, le ha costado trabajo encontrar una constancia en su juego. Ello no quiere decir que el América no será contendiente a la Liguilla que comienza en tres semanas. Tendrá, sin embargo, que mejorar y poner toda su atención en los rivales.

El nerviosismo del "Piojo" se refleja en lo que declara semana a semana, la última, tras perder el domingo en Toluca. ¿Acaso los árbitros o el VAR son responsables de la derrota? No, me parece que el América perdió en tierras mexiquense porque el Toluca fue mejor y punto.

Herrera está impaciente. Es verdad que el árbitro -el señor Santander- tuvo una mala jornada y que el VAR sigue atravesando por un periodo de desarrollo, pero no reconoce que el América cometió algunos descuidos, extrañó a futbolistas como Renato Ibarra y Nicolás Castillo y que su futbol no ha alcanzado todavía su máximo potencial. Eso lo hizo de lado y se concentró en atacar al arbitraje.

Creo que Miguel Herrera es el único entrenador del mundo que se da el lujo de retar al presidente de la Comisión de Arbitraje de su Liga sin consecuencia alguna. Lo que "pesa" el puesto de entrenador del América. Es, además, poco responsable en su posición, porque al ser parte de la "familia futbolística" debería colaborar en que el arbitraje mejore y en que la tecnología termine de desarrollarse de la forma adecuada. Este tipo de críticas no ayudan en ese proceso.

Veo a Miguel Herrera nervioso. Y es que faltan solo dos fechas para el final y el América, en lugar de hacer planes de Liguilla, está enfocado en oficializar su clasificación, cosa que, sin duda, va a lograr, pero este tipo de contratiempos no están incluidos en su escala de equipos.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Los dos clubes llamados "grandes" por el "viejo testamento" del futbol mexicano están eliminados a tres fechas del final, lo cual resulta realmente vergonzoso para su rica y pasional historia. El fracaso de ambos también supone una debacle de las fuerzas básicas del futbol mexicano, Dos equipos que tradicionalmente se alimentan de ellas. Chivas por una necesidad propia y Pumas por un tema de escuela y de raíces. Los dos no tienen derecho a hacer cuentas, cruzar los dedos y a esperar una combinación milagrosa. Están eliminados, por malos, por mediocres. Punto.

 

CIUDAD DE MÉXICO - Nadie le ha avisado a Chivas y a Pumas que sus malogradas campañas se han terminado, con mucha más pena que gloria y que, ambos, alguna vez protagonistas del futbol mexicano, observarán la Liguilla por televisión.

El "viejo testamento" del futbol mexicano reconoce a Chivas y a Pumas como "grandes", pero evidentemente han sufrido más de lo necesario en esa transformación que el futbol de México propuso y estableció sobre la mayor presencia de jugadores extranjeros en las nóminas de los equipos. Chivas, porque depende únicamente del talento mexicano y Pumas, porque siempre tiene problemas económicos, pretextos, siempre sobrarán. La realidad es que han llegado a la recta final del torneo con un paso que supone más que vergonzoso: no pelean por nada. Están lejos de una clasificación y dependen de una combinación matemática extraordinaria, atípica, irreal para alcanzar un sitio en la Liguilla, cosa que, definitivamente, no merecen.

La debacle de Chivas y Pumas también es un "golpe" directo al "corazón" del futbol mexicano. Son dos organizaciones que generalmente dependen en gran medida de su trabajo en la cantera, en las fuerzas básicas. Es ahí donde se fortalecen o debilitan sus sueños competitivos. Algo no están haciendo bien en ese rubro y obviamente en otros, que al final dan como resultado un escenario desastroso.

Chivas se ausentará por cuarta ocasión consecutiva de una Liguilla, algo impensable, terrible, dantesco para su maravillosa historia de prosapia y gloria en el futbol mexicano. Y el problema es que la ausencia de una faceta competitiva del Guadalajara empieza a verse con cierta resignación como si fuese algo natural -y no sobrenatural-. Una pena.

Pumas hizo un cambio de entrenador que al final no le ha resultado. Este mismo equipo, terminó tercero de la general y fue semifinalista en el semestre anterior. Bruno Marioni y sus Pumas fueron eliminados en las semifinales de la Copa por un equipo del ascenso como Ciudad Juárez y está lejos de los ocho mejores del campeonato. Fracaso indudable.

Que Chivas y Pumas no vendan falsas ilusiones. Están fuera de la Liguilla. Han llegado a la recta final, a los últimos tres partidos, nueve puntos en disputa, con una miserable producción en la temporada. No merecen ni tendrán la Liguilla.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


El Barcelona, el Ajax, y hasta la forma en que se ha ido el City, tres equipos que juegan bajo una misma idea, una filosofía similar y que entienden de qué se trata el futbol al final del día: de brindar un espectáculo, un entretenimiento, una belleza, una estética y una pasión a través de lo que plasman o intentan sobre la hierba. El futbol entendido desde la hipótesis de que jugando mejor, estarás más cerca de ganar y de levantar trofeos. El futbol total, donde todos atacan, todos defienden, donde se busca tener la pelota, donde se generan pases y asociación con base a la inteligencia y no a la fuerza bruta, al despliegue físico o a la idea de destruir antes que construir... El futbol de 'los buenos' está goleando al de 'los malos'...

 

CIUDAD DE MÉXICO -- En casi todas las películas, 'los buenos' terminan siendo los protagonistas por encima de 'los malos'. Si el futbol puede verse de esa forma, la Champions de este año presentará un cuadro final donde 'los buenos' se han impuesto a 'los malos'.

La pregunta es: ¿Qué es bueno y qué es malo en el futbol? Hay una subjetividad entendida en el planteamiento, pero también una realidad basada en una teoría: Los 'buenos' son aquellos que persiguen el resultado en el futbol a través de un estilo de juego que termine siendo atractivo para el espectador. Hay algunos entrenadores menos pragmáticos que otros, algunos románticos que entienden que el futbol es, primero, un espectáculo y como tal lo intentan plasmar en el campo de juego. A veces lo logran, otras no. La mayor parte de esos intentos dependen, finalmente, de la materia prima, del futbolista con el que se cuenta.

El juego exquisito que propone el Barcelona de un genio llamado Lionel Messi. El futbol 'guardiolista' del Manchester City. Y la nueva explosión total del juego holandés -de la inspiración de Johan Cruyff- representado en este ágil, dinámico y joven Ajax. Los tres equipos con el mayor grado de posesión de balón se han apoderado de la Champions. Si sumamos al Liverpool de Klopp, que si bien practica otro estilo y otros tiempos en su accionar, tiene jugadores espectaculares en los metros finales -Salah, Firminho y Sané- que también le otorgan un valor agregado al juego. En las semifinales de la Champions están 'los buenos', de eso no cabe ni una sola duda.

Ya durante la semana, Guardiola planteó una reflexión que cimbró en los ideales programáticos de nuestros tiempos: "No me han traído aquí para ganar la Champions. Me han traído para que este equipo juegue mejor...". Y a partir de ahí, el 'Guardiolismo' encontró aire fresco para seguir respirando. El Manchester City está comprometido con el juego -antes de con el resultado- pero entiende también que jugando mejor, estará más cerca del resultado y del objetivo que es levantar trofeos. Guardiola se ha vuelto a quedar al margen de forma agónica, pero lo ha hecho apegado a su filosofía. No se le puede llamar fracaso a una derrota como la que tuvo el City. Hay que darle crédito al Tottenham y reconocer que Guardiola y sus jugadores han “muerto” abrazando sus "sagrados pergaminos".

El Barcelona no requiere presentaciones. Juega bajo sus ideales de tener el balón, cuidarlo, de pasar la pelota a ras de cancha, de cambiar los ritmos y la velocidad del balón y del juego mismo. Tiene una ventaja sobre lo demás. Cuenta con un futbolista que muchas veces parece un 'extratrefrrestre' y que puede, por sí solo, transformar el panorama en el momento menos pensado. El Barça no tiene problemas de identidad. Sabe lo que quiere y como lograrlo.

Y luego está el Ajax, que llega a las semifinales con los 'escudos' del Real Madrid y la Juventus y, por supuesto, la cabellera de Cristiano Ronaldo colgando sobre sus hombros. Lo ha hecho, además, siguiendo las tradiciones más puras de su escuela, de su futbol, de sus maestros y precursores -Rinus Michel y Johan Cruyff-. Un equipo joven, atrevido, que apuesta siempre por la portería contraria y donde todos atacan y todos defienden como lo hacía aquella 'naranja mecánica' de los años setenta. El Ajax ha llegado aquí basado en la calidad de sus futbolista -De Ligt, De Jong, Neres, Ziyech, Tadic- pero también amparado por una solidaridad en el juego que procede de sus raíces y de su tipo de sangre.

Mientras Mourinho anda sin trabajo y los dueños del 'Catenaccio' siguen comiendo espaguetis, los 'buenos' están dominando el futbol. Y eso es positivo, indudablemente, sobre todo para aquellos que lejos de un color, de una pasión, de una camiseta, encendemos la televisión por el simple gusto de encontrar noventa minutos o más de distracción, espectacularidad, estética y belleza del juego. 'Los buenos' están ganando...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


La diferencia la marca la actitud con la que sale a disputar cada partido. Hemos vivido en el error de suponer que son sus sobradas y maravillosas facultades: el regate, la velocidad, el disparo, la inteligencia o la rapidez con la que piensa y ejecuta las que hacen la diferencia. No, lo que le hace verdaderamente distinto es la mentalidad con la que afronta cada reto. Juega sin reservas, sin desparpajo alguno, sin cuidar nada y ello marca una distancia con el resto de los mortales que intentan ponerse en su nivel... Messi es Messi por un tema de actitud, como muchas cosas que ocurren nuestra vida diaria.

 

SAN DIEGO, California.- Increíble, porque al final del día, no es un tema de técnica individual, de condiciones propias y hasta innatas de un futbolista, mucho menos de algún tipo magia o de encanto. Al final del día, es un asunto de actitud, como muchas cosas que se consiguen en nuestra vida diaria.

La principal diferencia entre aquellos que juegan o intentan jugar al futbol y Lionel Messi no es la delicada pierna izquierda, el control del pelota, la visión del campo o el hecho de que piensa y ejecuta a una velocidad distinta, no, la principal diferencia radica es la personalidad, el temperamento con el que sale a jugar un partido cuando los reflectores están encima de él. El mejor futbolista del mundo, de la época y quizá de muchas épocas sale a jugar como si necesitara siempre probar algo: corre, mete la pierna, le pegan, se levanta, intenta el regate, el disparo, la chilena, defiende, ataca, sube, baja, da la vuelta, viene y regresa. Cuando Messi, el mejor de todos, juega con esa actitud, los demás no tiene más que ponerse en su nivel, conectarse y jugar para Messi y para el equipo.

 

Hemos vivido apreciando algo que no es tan relevante en Messi. Muchos futbolistas del mundo están tan dotados técnica y físicamente como él. La diferencia radica en la manera en la cual unos y otros salen al campo de juego. Messi juega como si grandes facultades no existieran. No se esconde, no se cuida, sabe que puede tener días malos y días buenos como cualquiera, pero que su mentalidad debe ser la misma: jugar a tope, tratar, luchar, correr y no guardarse nada.

Messi es un 'extraterrestre' de la cancha porque siempre quiere más y más y no se conforma con lo que ha acumulado ya en su impresionante carrera. Se reinventa cada semana, prueba algo diferente cada noche y corre, corre con todos sus ganas y espíritu como si no hubiese ganado nada todavía. Tiene a la humildad como un escudo poderoso que le permite siempre mantener los pies sobre la hierba.

Cuando se combina talento con actitud, no hay nada que hacer. Si eres su rival, contémplalo en primera fila. Si eres su compañero, únete a él. Súbete a su 'fragata' y déjate llevar por el viento que provoca. Es casi seguro que ese barco llegará a un puerto victorioso.

El futbol, para Messi, un asunto de vida: si pones actitud, estarás mas cerca del éxito y de la gloria...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


No lo sabremos hasta que comience la liguilla. Hasta ahora, ha cumplido con una temporada fabulosa. Record de triunfos, buenas sensaciones en la cancha, jugadores en gran nivel y un entrenador que ha hecho un magnífico trabajo. Todo pinta bien en este León líder general, pero cuando comience la liguilla, veremos realmente de qué está hecho y si puede imponerse a equipos que parecen poseer una mayor experiencia y sagacidad para enfrentar esta compleja parte de la competencia. Por ahora, si jugara en cuartos de final ante el América, no sería, de ninguna forma, el favorito...

SAN DIEGO, CA.- Me lo preguntaron por la mañana y créanme que debí tragar saliva antes de responder. ¿Si la liguilla comenzará mañana y el uno es el León y el octavo, el América, quien sería el favorito?

Tarde demasiado en dar la respuesta y, por si las dudas, me protegí, al final, con un "ligero, ligero favorito". Balbuceé, pero el daño ya estaba hecho.

El América sería favorito muy a pesar de la histórica temporada que el León ha logrado, estableciendo records de triunfos consecutivos, un nivel admirable en la mayor parte de sus líneas y de sus futbolistas y un juego muy agradable a la vista del aficionado. Con la temporada regular que está planteando el equipo verde, no habría porque tener dudas de su capacidad para mantenerse en ese nivel en el mini-torneo que el futbol mexicano plantea para dilucidar al campeón del Clausura 2019. Pero las hay, las dudas existirán.

La semana pasada, pude ver a un Jesús Martínez Junior pensativo, mientras se paseaba por Madrid con la comitiva del futbol mexicano en el evento del Salón de la Fama. Cuando por fin pude acercarme a él, le pregunté a rajatabla: ¿Este equipo te produce las mismas sensaciones que los equipos de Matosas en aquel bicampeonato del 2013 y 2014? Su respuesta fue sí, pero me aclaró antes de que yo pudiera hacer un juicio. "Hay que esperar a la liguilla. Las cosas son diferentes ahí. Tendremos que mantener el mismo nivel. Tengo mucha confianza en lograrlo".

El León lo sabe. Lo entiende también Ignacio Ambriz, quien ha realizado un gran trabajo en este equipo. Las liguillas se juegan bajo otro tiempo, presión, situaciones y hasta agravios. No alcanza con mantener una regularidad y solidez en 17 fechas, sino que hay que saber y entender cómo se juegan los partidos "a matar o morir". Y no es que el León sea ajeno completamente a ello, pero hay otros clubes que parece poseer un "tipo de sangre" y un carácter diferente cuando se juegan bajo los parámetros de una liguilla.

El León merece todo el crédito de una gran temporada. Juega mejor que nadie al futbol, transmite buenas sensaciones, emociones, tiene jugadores en gran momento y será un gran contendiente al título, pero no sabremos si el León es, realmente, 'como lo pintan', hasta que empiece la liguilla...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ya había pasado por ese sombrío panorama hace un par de años. Lo más atemorizante que le puede suceder a un equipo 'grande' e histórico es aproximarse a la posibilidad de un descenso. El porcentaje fue hecho justamente para proteger a los clubes de mayor tradición de una mala temporada, pero Chivas ha superado esas expectativas y ha vuelto al escenario luego de reconocer la gloria de los títulos con Matías Almeyda. El domingo, José Cardozo ha perdido su trabajo como entrenador. ¿Cuál es la solución? ¿Qué sigue en la pesada crisis del llamado 'Rebaño Sagrado'?

CIUDAD DE MÉXICO -- Como si fuese un problema cíclico, Chivas está otra vez atemorizado por la mayor amenaza que puede afrontar un equipo 'grande' e histórico: el descenso.

Y la fórmula para volver a ese terrible escenario ha sido por demás sencilla: tomar decisiones directivas contrarias a las necesidades del club. Futbolistas que no debieron irse, se fueron y un entrenador que no debió marcharse, también se fue o fue obligado a irse. En medio de ello, el rumor de que la entidad ha tenido problemas económicos y la 'misteriosa' desaparición del dueño, Jorge Vergara. Todo cuenta para firmar lo que supone ser una hecatombe para el popular club y el problema es que puede ser aún peor.

José Saturnino Cardozo pagó los “platos rotos” de una tercera derrota consecutiva -dos ante el América y una ante Pumas- pero él no es el único culpable de la nueva crisis que afecta al llamado 'Rebaño Sagrado'. Hay otros nombres que debieron haber tenido 'los pantalones' para aprovechar la coyuntura y ofrecer un 'mea culpa'. No lo hicieron. No lo van a hacer.

Lo de Chivas es cíclico. Tras los graves problemas en la porcentual de hace un par de años, encontró en Matías Almeyda al personaje ideal que no sólo le devolvió al equipo una estabilidad, también la gloria de títulos de Liga, de Copa y de la Concacaf. Es verdad que el actual deterioro comenzó con el propio Almeyda, pero también estaba claro que tenía la experiencia y el reconocimiento de los futbolistas para volver al sitio que le corresponde. Chivas empezó a caer en deudas, a vender futbolistas mientras la figura de Almeyda crecía por encima de los dirigentes. Vergara, el propietario, no estaba para cuidar al hombre que mejor manejaba los sentidos de la cancha. Y entre su inexperto hijo, Amaury, y el siniestro dirigente José Luis Higuera, terminaron por enrarecer aún más el panorama.

Chivas nunca estuvo listo para cubrir la salida de Almeyda. Cardozo hizo lo que pudo. Algunos futbolistas no le respondieron y entonces el equipo dejó de competir en un futbol donde las reglamentaciones favorecían cada vez más al jugador extranjero. Chivas no puede firmarlos -por un tema de tradición- y no tiene a los mejores mexicanos en su nómina. Los malos resultados son una consecuencia directa de ello.

El futbol mexicano entra en estado de 'shock' cada vez que un equipo como el Guadalajara se aproxima a la zona del descenso. Las reglamentaciones del porcentaje fueron hechas para blindar esa posibilidad. La última decisión de la asamblea de propietarios ofreció, incluso, otra alternativa: la llamada “Ley Guzmán” que le permite a un club descendido pagar 6 millones de dólares para mantener la categoría. Si Chivas no mejora en el cierre del torneo, más allá de perderse por cuarta temporada consecutiva una fase de Liguilla  -lo cual ya es inadmisible y vergonzoso para un club de su calibre- comenzará el próximo torneo en los últimos sitios del 'cociente'.

¿La solución? Nadie la tiene. No hay un entrenador que pueda garantizarle resultados inmediatos a este equipo. Se necesita de una gran planeación, de una fuerte inversión y de las personas adecuadas. Lo mejor que le podría suceder a Chivas hoy es que Jorge Vergara y Matías Almeyda vuelvan y que José Luis Higuera se vaya. Eso se dice fácil. El problema es lograrlo.

Lo de Chivas es una verdadera pena, porqué es un equipo con un gran arraigo popular y un bastión en la industria futbolística mexicana. Nadie se imagina un futbol mexicano con un Chivas enfermo o marginado de las posiciones de protagonismo.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Las nuevas adecuaciones de FIFA al calendario de selecciones nacionales ha provocado que México se vuelva más “concafquiano” que nunca. La Copa de las Naciones provocará que la selección de Martino ocupe sus Fechas FIFA en juegos ante Panamá y Bermuda, sí, leyó bien, Bermuda en una fecha oficial a ida y vuelta. Justo el día en que Yon de Luisa ha accedido a su posición como vicepresidente de Concacaf, México esta obligado a buscar su regreso a las competencias de la Conmebol (Copa América y Copa Libertadores).

El nuevo “modus operandi” de FIFA para generar más ingresos se llama la Liga de las Naciones (utilizado ya por la UEFA). Ello significa que México tendrá ocupadas, después del verano, donde jugará otro evento del área -Copa Oro- el resto de las fechas de FIFA en partidos ante selecciones de la Concacaf. El 'laboratorio' de Gerardo Martino para probar y hacer crecer competiivamente al equipo se efectuará a través de ¨grandísimas¨ batallas contra selecciones como Haiti, Curazao, Bermudas o Martinica. ¿Se imagina usted eso? ¿Hacer traer desde Europa a un futbolista como Héctor Herrera, 'Chicharito' Hernández o Raúl Jiménez para jugar un 'espeluznante' partido ante una de las islas caribeñas?

Y ese sólo es el inicio. Tras la Copa de las Naciones que, de alguna u otra forma será parte del proceso de la eliminatoria mundialista, vendrá el Hexagonal Final de la Concacaf, ya con los tres boletos disponibles para Qatar 2022. México deberá encontrar su punto de desarrollo y crecimiento ante rivales de su propia área futbolística que nisiqiuera son los mejores -Costa Rica, Estados Unidos, Honduras o Panamá-.

Hoy, más que nunca, urge una vuelta hacia el continente sudamericano. La necesidad imperiosa de volver a la Copa América que le permita a la selección de Martino tener un roce competitivo poderoso antes de medirse en las delicadas pruebas de un Mundial de Futbol. La Liga de las Naciones no ayudará a la selección mexicana. La hundirá en su propia mediocridad.

El plan inicial del presidente de la FMF, Yon de Luisa, parecía claro en cuanto a tener cada verano un evento de interés comercial, televisivo y también futbolístico para México. El ciclo mundialista podría entenderse con una Copa Oro, una Copa América y una Copa Confederaciones. La FIFA ha desaparecido la Confederaciones para generar en esas fechas un Mundial de Clubes, lo cual deja a la selección mexicana sin un evento donde podía probarse antes niveles mayores del juego justamente un año antes del Mundial.

Es imperativo encontrar mejores rivales. Durante muchos años, México ha vivido de lo que encuentra en la Concacaf y los famosos y poco célebres 'partidos moleros' que se organizaban en Estados Unidos. Las nuevas adecuaciones de FIFA lo han arrinconado a desperdiciar, sí esa es la palabra, desperdiciar fechas de fogueo en juegos aún peores que los 'moleros'.

Al 'Tata' Martino hay que ofrecerle condiciones propias para ensayar y probar su sistema de juego. Los jugadores, por su parte, deben enfocarse en sus clubes, en tener constancia y en tratar de jugar en el máximo nivel posible. Si esos dos aspectos se combinan, en el 2022 México podría tener una oportunidad diferente cuando enfrente por el partido crucial ante una potencia mundial del juego.

Hay que negociar con Concacaf y negociar con la Conmebol, porque de lo contrario viviremos atrapados y condenados en un mundo donde los niveles de juego no alcanzan para ofrecernos un panorama claro de cómo vamos, qué tenemos y a qué es lo que aspiramos.

Me gusta que Martino tenga los dos pies bien puestos sobre la tierra y que no se mareé con un par de resultados positivos y algunos síntomas correctos de que desea instaurar una forma de juego en este equipo. Martino, cuyo nombre coreaban los aficionados el martes por la noche en Santa Clara, sabe que en el futbol un día estas arriba y al otro te desplomas bruscamente. Sólo el trabajo, el ensayo, la motivación, y los avances que los futbolistas puedan lograr a través de sus clubes, provocarán el cambio que tanto anhelan los aficionados mexicanos al futbol.

El inicio ha confirmado que se ha elegido al personaje adecuado. En la cancha y aún en la sala de conferencias, con lo que transmite al futbolista y al aficionado, Martino es el entrenador ideal para México. Ahora, hay que darle el tiempo, el espacio y las herramientas y condiciones apropiadas para que trabaje.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Debe serlo, para un futbolista que ha mostrado un gran desarrollo desde su llegada al futbol europeo. Héctor Herrera ha hecho patente que, económicamente -y yo diría futbolísticamente- Portugal le ha quedado pequeño. Qué mejor que huir de una ”zona de confort” a través de un club que siempre encuentra las formas para competir al máximo nivel mundial. Qué mejor destino que aterrizar en la dirección de un hombre como el 'Cholo' Simeone que sabrá apreciar sus grandes virtudes como futbolista. Qué mejor que hacerlo a través de un club que siempre ha ponderado una empatía hacia el futbol de México. El Atlético de Madrid, un destino ideal para Héctor Herrera…

SAN DIEGO, California -- Héctor Herrera y el Atlético de Madrid. Nada mejor le podría ocurrir a la carrera del futbolista y si se me apura, nada mejor le podría suceder al propio futbol mexicano.

No sé si fueron los goles de Hugo Sánchez -aunque esa 'historia' no terminó muy bien que digamos-. O tal vez, la irrupción que de pronto logró Luis García, el intento que terminó en fracaso de Raúl Jiménez de hacer carrera en los 'colchoneros' y quizá hasta el hecho de que Javier Aguirre haya sido parte de la gran transformación que sufrió la entidad en los inicios el nuevo siglo. Hay algo 'especial' que el Atlético de Madrid siente por México. No sé si sean sus raíces, su cultura, los lazos que histórica e invariablemente nos unen -exista un 'perdón' o no- y quizá hasta el futbol que alguna vez nos ha entrelazado. A tal grado que el club español es dueño mayoritario del actual campeón de la división de ascenso en México, el Atlético de San Luis Potosí, con grandes probabilidades de lograr el ascenso en los próximos meses.

“Debe ser la música del mariachi que tanto nos gusta”, dijo alguna vez bromeando Enrique Cerezo, el presidente del Atlético de Madrid, durante una charla telefónica con ESPNDeportes Radio.

Lo cierto es que no parece existir un sitio mejor en todo el futbol europeo para uno de los jugadores mexicanos de mayor desarrollo en la ultima época. Un Héctor Herrera que se ha ganado un sitio de respeto o identidad futbolística en Portugal y que siente que sus días -él cree que, en lo económico, pero muchos suponemos que es en lo futbolístico- ha llegado a un tope en el Porto. El capitán de un equipo que ha arribado este año incluso más lejos que el Atlético Madrid -octavos de final de Champions y frotándose las manos para un enfrentamiento muy complejo ante Liverpool-. Ese Héctor Herrera que ha evolucionado enormemente en su futbol, cuyo juego puede adaptarse a diferentes posturas, que puede manejar distintas labores en una zona neurálgica del campo de juego. El Herrera que defiende y recupera balones. El que construye y le da orden a la salida. El que tiene disparo y gol.

Creo que el 'Cholo' Simeone ha visto lo mismo que hemos vistos nosotros: la posibilidad de contar con un futbolista serio y valioso que ha sido desdeñado por la mayor parte de los clubes “grandes” de Europa y cuyos días -insisto- en Portugal se han agotado irremediablemente.

Herrera está en una edad y con un experiencia ideal: 28 años y registra 236 partidos con el Porto incluyendo todas las competencias. El volante mexicano acumula 33 goles y 34 asistencias. Es el quinto extranjero con más partidos jugados en la historia del Porto.

Lo de Héctor Herrera será una buena ocasión para que un futbolista mexicano pise, de nueva cuenta, un equipo de 'Clase A' europea, un Atlético que, a pesar de su distancia presupuestal ante otras entidades futbolísticas europeas, se las arregla siempre para competir cabal y poderosamente.

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


De eso se trata la era del 'Tata' Martino: llegar al juego decisivo de un Mundial o de una Copa América con la posibilidad de competir --y obviamente ganar-- y no sólo sobrevivir como lo ha hecho en los últimos 30 años la selección mexicana. La renovación generacional está en marcha, pero se hará bajos los tiempos, bajo los parámetros y bajo la inteligencia del entrenador argentino...

SAN DIEGO, California -- La renovación generacional de la selección mexicana --esa que vislumbró abruptamente el interinato de Ricardo Ferreti-- está, oficialmente, en marcha.

Pero se hará bajos los tiempos y la inteligencia de Gerardo Martino. No hay prisa. Hay que buscar un estilo de juego, una base del equipo y luego ir intercambiando las piezas hasta encontrar la compresión y la maduración necesaria. Los jóvenes tienen celeridad, pero los más veteranos saben que el futbol no solo es "correr y correr". Hay que pensar, ejecutar y al final, abrazar el triunfo.

La primera prueba ha dejado un resultado positivo. Siempre será bueno empezar con el pie derecho, pero más allá del resultado, yo pondero algunos minutos de buen juego mexicano en la segunda parte de la noche en San Diego, donde a partir del efectivo trato al balón, de salir jugando, de no saltar las líneas y de golpes explosivos con velocidad y profundidad, se fincó el camino al triunfo. Las caras de la nueva generación mexicana dieron un paso al frente: Carlos Rodríguez, Rodolfo Pizarro, Raúl Jiménez, Edson Álvarez, Jesús Gallardo e Hirving Lozano. A partir de ellos, Martino generará un futuro, pero lo hará, supongo, con inteligencia: manteniendo la base de veteranos --Ochoa, Guardado, Moreno, Chicharito-- y dándoles salida poco a poco a los futbolistas jóvenes.

Es verdad que el estilo de Juan Carlos Osorio parecía más apegado a las necesidades de un club que de una selección. Martino no hace demasiados experimentos, pone las piezas en su lugar y seguramente, apenas tenga oportunidad, buscará un equipo base con el que pueda ensayar una y otra vez lo que pretende. Como si fuese el trabajo y la preparación de una orquesta: el piano y el arpa, en su lugar; los violines y los violonchelos en su turno; las flautas por allá y los trombones por acá. Y el director, en el centro, con la batuta en la mano ordenando el ritmo, la intensidad y la profundidad y también la explosividad de la música.

México no tiene prisa. Los juegos de preparación son para eso: juegos para prepararse. La Copa Oro es un evento televisivo comercial del verano. Lo debe ganar. Luego, la clasificación al Mundial, en la misma pobreza del área. El verdadero objetivo está en ese juego de un Mundial o de una Copa América, en el cual la selección deberá tener más armas para competir y no solamente sobrevivir como lo ha hecho en los últimos 30 años. Ahí mediremos realmente el trabajo de Martino...

@Faitelson_ESPN

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO