Get ADOBE® FLASH® PLAYER
México cae en su último ensayo
No era el arrejuntado turístico de Escocia. Ni era el arrejuntado turístico de Gales.

Era Dinamarca, un seleccionado serio que tiene una columna vertebral y que no rota, o no da "oportunidades" o no da "alternativas tácticas" por capricho.

Cuando quiso, pudo: 2-0. Y desparasitando el área mexicana, en un recorte, o tomando después bajo alucinógenos a la zaga, en minutos, el cuadro danés crucificó a Guillermo Ochoa.

Nuevamente, a México le entregaron el queso en forma de balón, y el ratón nunca se dio cuenta de la paciencia del gato danés. Y 2-0 porque Guillermo Ochoa ahuyentó el fantasma de Santa Clara 7.0.

Más allá de las pretensiones danesas, en un partido bajo histeria, por la perniciosa epidemia de lesiones, México deja interrogantes, que después de tres años y medio, es deseable que el académico del sopor y el estupor, Juan Carlos Osorio, tenga, en verdad, mejores respuestas que los misérrimos saldos competitivos.

1.- Ya se ha dicho: es complicadísimo que si no se sabe quién va a jugar, el futbolista, involuntario conejillo de Indias, sepa a qué y con quien va a jugar.

2.- Esas sociedades magníficas que dan los matrimonios en la cancha, bajo la regla de Osorio, las conforman espontáneos y sorteados divorciados. Unas horas antes del juego descubren su acompañante, aunque hayan pasado días, sin ensayar juntos. A tocar de oídas.

3.- Además de esas citas a ciegas, que organiza el buen casamentero colombiano, y no hablo de la Sodoma y Gomorra de Las Lomas, al jugador se le debe aplaudir, pero sólo por momentos, el desesperado afán por improvisar ante las enmarañadas notas de una libreta con tallones bicolores.

4.- Más allá de la parálisis física y mental en el primer gol de Dinamarca, el segundo es un sopapo para bobalicones, en un saque de banda, pero el escaso sufrimiento de Dinamarca podía explicarse porque nunca hubo un entramado definido en la generación de jugadas.

5.- Insisto: el futbolista mexicano improvisó y por eso sus acercamientos fueron buscapiés personales y circunstanciales, nada ajeno a la idiosincrasia de un pueblo que elige reaccionar al "a'i se va", en lugar de planificar, planear, ordenar y ejecutar.

6.- Sepultada ya, incinerada ya aquella promesa de futbol ofensivo, proactivo, generoso, devastador, con el que se presentó a Osorio, y abanderó él mismo, Dinamarca es otra ratificación de que el 7-0 no es la letra escarlata en la frente de Osorio, así como vencer a EEUU en Columbus, tampoco es diploma absoluto suyo. En el primero, los jugadores se ausentaron despavoridos en la masacre, y en el segundo se tragaron sus propias gónadas antes del salir a la cancha.

7.- Así, sin un once definido, con jugadores y puestos agitándose en la tómbola desenfrenada y lunática del técnico --las catafixias de Chabelo son más saludables-, México ha perdido hasta la túnica de protagonista en juegos de preparación. Este no era molero... y lo hicieron mole.

8.- Preocupan jugadores. Algunos escondieron la pierna: Moreno, Guardado, Jonathan, entendiendo que con la lúgubre suerte que tiene el equipo, pudieran perderse el Mundial.

9.- Y otros se escondían detrás de los rivales, como Giovani y Héctor Herrera, de quien se ha dicho que se siente tan agobiado por la resaca conyugal tras la gala a Eros de hace una semana, que pensó en renunciar al Mundial. Salcedo sigue buscando más la tarjeta roja que el balón, mientras Jesús es muy poco Gallardo en defender. No es su culpa, al indio lo hicieron compadre y se equivoca de perfil, se traga los amagues, si hace mal las coberturas y los relevos.

10.- Joachim Low hizo sus labores de espionaje. Sus emisarios no usan tinta azul o tinta roja. Para el diagnóstico del Tri, no hace falta escribir una palabra de cuatro letras: caos.

Tan cerca de enfrentar a Alemania, y parece que toda su masculinidad la dejaron los seleccionados mexicanos en las alcobas de Las Lomas.

Osorio y los jugadores tienen una semana. Tranquilos: 29 de las 30 concupiscentes porristas de Las Lomas no tienen visa a Rusia. Y Herrera carga un traumático cinturón de castidad.

Ojo: no sólo ha llegado el momento de la encerrona, de la terapia grupal, entre jugadores y cuerpo técnico, sino también de la intervención robusta, enérgica, de Denis Te Kloese y de Guillermo Cantú. ¿O los pantalones largos les quedan cortos?

Vaya que lleven hasta al aspirante a hortelano, Imanol Ibarrondo, con su colección de las mejores frases de arenga de Og Mandino, Robin Sharma, Gibran Jalil Gibran, Lee Iacocca, y hasta al parlanchín tepiteño, orfebre de esa sentencia para que la entiendan los jugadores: "en casa manda el gallo, pero las gallinas son las que ponen los huevos".

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


COPENHAGUE - Son apenas unos cinco segundos y una mano anónima en forma brusca exige "no photos". La acción sorprende, pero existe una razón que Annita Horst esgrime: "Aquí hay gente criminal y si haces esto te puedes meter en problemas".

En realidad, era una breve grabación de Christiania, un barrio localizado en Copenhaguen que se autoproclama independiente y donde se pueden comprar estupefacientes por 50 coronas un gramo, porque ahí dicen ser libres y es un estado dentro del estado dicen sus vecinos que alcanzan poco más de mil.

Entrar al colorido mundo de Christiana evoca un barrio mexicano, pero con reglas muy establecidas. Es imposible tomar fotografías, incluso, cuando un lugareño o turista observa que alguien infringe la regla de inmediato pide no hacerlo para no meterse en problemas.

El sitio es sencillo. Sus casas son viejas y muestran en sus fachadas y muros colorido arte que es hecho por sus propios habitantes. Ahí hay bares, tiendas, puestos de souvenirs y hasta un lugar para conciertos en el que la gente puede estar en derredor del lugar disfrutando de música toda la noche. Cuando recorres el lugar te encuentras con caminos de terracería, muchas bicicletas y hasta esculturas en el agua que son el atractivo del lugar.

Christiania es un lugar en el que se permite el consumo y venta de drogas blandas. Hay diversos puestos en calles principales del área donde las personas se acercan para comprarlas en bolsitas que de inmediato se meten a sus ropas. Los coterráneos le dicen el "Distrito Verde", porque ahí la marihuana se vende sin recato alguno.

Lo increíble es que en este mundo alterno convive entre gente del lugar y turistas que recorren sus calles sin poderse tomar fotos porque en muchas zonas se puede observar a la gente fumar.

También es muy barata la comida y la bebida en sus tiendas. Si una botella de agua cuesta 35 coronas en la calle, ahí el costo es de 10, lo cual hace que mucha gente se acerque a refrescar en medio de un sol que este sábado alcanza los 26 grados.

Los lugareños se sienten tan independientes que luego de un recorrido de una hora, al salir del lugar por una puerta que da a una calle de los suburbios de Dinamarca reza: "You're now entering the EU" (Está usted entrando en la Unión Europea).

El recorrido es rápido y sencillo y aunque los turistas lo asumen como 'peligroso', ellos mismos protegen a la gente que sabe que vive de lo que se consuma adentro y que mantiene viva una parte turística de los daneses, donde para ellos el lugar es común dentro de los atractivos turísticos del país.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


Ya lo hemos dicho: Salvador Dalí definió al futbol mexicano al definir al país: "Nunca regresaré a México. No puedo volver a un país que es más surrealista que mis pinturas". Y sí.

Este viernes, en esos extremos pendulares en los que la realidad desquicia la polarización de lo imaginable, el futbol mexicano desquiciaría al surrealismo de Dalí.

Por un lado, el técnico de la selección mexicana, el equipo de casi 130 millones de ilusos e ilusionados, confiesa públicamente su oficio de alcahuete. Toda una Celestina futbolera.

Por el otro, la llegada de Matías Almeyda a Guadalajara provoca que una porción mínima asuma ser la embajadora de la Nación Chiva y lo recibe en el aeropuerto, con algunos tonos de histeria, para pedirle que no se vaya de Chivas. Rosa de Guadalupe no los abandones.

Los dos equipos de los mexicanos, colapsaron el viernes, soslayando si Diego Reyes estará o no en condiciones de jugar el Mundial y de seguir siendo el acceso más fácil para cualquier adversario hacia la meta tricolor.

Diego Reyes es, en la cancha, la versión Héctor Herrera del Tri como anfitrión, por ejemplo, en una Casona de Las Lomas en la Ciudad de México.

Con todas sus deficiencias, Reyes extiende la alfombra roja a las embestidas del adversario con una docilidad que parece perversidad. Cualquier escéptico hasta lo consideraría un acto de traición, pero no: Dieguito es malo, pero no mal intencionado.

¿Y Héctor Herrera? Les abrió la puerta de esa Mansión en Las Lomas que el mismo cuerpo técnico del Tri les recomendó, a las 30 feroces atacantes que la revista TVNotas jura son "Escorts VIP". Claro, lo de Reyes es estoicismo, lo de Herrera, hedonismo.

Y así, mientras en Copenhague, Osorio dejaba atónitos al Ying y al Yang, confesando su complicidad en la caligulesca ofrenda tricolor al Dios Eros, quedaba en el aire la pregunta para los dirigentes de selecciones nacionales: aceptar y facilitar ese tipo de encerronas va acorde con la ética y la imagen de un entrenador.

Por su parte, Almeyda ya sabe su futuro, pero quiere formalizar los trámites. Especialmente, como lo contamos hace unos días en Raza Deportiva, porque su familia ha decidido avecindarse en Guadalajara de manera definitiva. Y su cuerpo técnico también.

Ya antes lo mencionamos: Jorge Vergara accedió a que Emilio Azcárraga Jean enviara a Yon de Luisa a hablar con Almeyda sobre dirigir al Tri. El argentino está interesado, obvio.

Como complemento, Guillermo Cantú, secretario general de la FMF, cuando Usted lea esto, ya debió entrevistarse en París con Santiago Hirsing, el representante de Almeyda.

Jorge Vergara tiene una prioridad: sanar. Se ha aislado de Chivas y OmniLife. Los médicos creen que regresará hasta julio a sus actividades. El tratamiento no permite distracciones. En este momento tiene prohibido informarse de lo que pasa en su equipo.

Pero, Vergara no quiere -ni pagarle- a un Almeyda distraído con el Tri, que deberá sostener dos partidos amistosos después del Mundial: ante Estados Unidos en Nashville y otro más en Houston, ambos en septiembre.

El problema para Vergara es que las triquiñuelas del Pelagatos 2.0 (bautizole así Ricardo Peláez a José Luis Higuera) han enfadado y confrontado a Almeyda con su propio director deportivo, Francisco Gabriel de Anda, enquistando la discordia entre ambos.

Sí: el futbol mexicano es más surrealista que el mismo epítome del surrealismo. Salvador Dalí, en ninguno de sus fantásticos trances creativos, podría concebir un firmamento así.

Insisto: por un lado, un técnico como Osorio que echa por delante a sus jugadores al fuego, al decir que tenían tan organizado el bacanal, que hasta le pidieron ayuda y permiso para que todo saliera bien, desoyendo incluso a directivos, cuerpo médico y hasta al desesperado Imanol Ibarrondo.

Por el otro lado, Almeyda, quien alguna vez dijo que necesitaba trabajar tres veces más, porque trabajaba con sólo mexicanos, es hoy el objeto del deseo de Chivas y del otro equipo mexicanísimo, aunque no siempre (Caballero, Guille Franco, Sinha, Chaco), pero acosado el argentino por el desamparo de los tiempos.

Es cierto, Almeyda le dijo sí a Chivas, usurpando el espacio del entonces aún técnico Chepo de la Torre, así que seguramente tiene el estómago suficiente para decirle sí al Tri, usurpando el espacio de Osorio, con la diferencia de que una mayoría de aficionados mexicanos sí lo quieren en la selección mexicana... y si se pudiera desde hoy, mucho mejor.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


COPENHAGUE -- Cada cuatro años se repiten las historias de sacrificio por estar cerca de la Selección Nacional. El próximo Mundial en Rusia 2018 no podía ser la excepción. Me he encontrado a algunos mexicanos que seguirán la huella del Tri hasta la Copa del Mundo.

Sin embargo, los gastos son considerables. Por ejemplo, un defeño que viene a ver al Tri me aseguró que para la primera fase y su visita a Dinamarca lleva invertidos más de 100 mil pesos y considera que va a desembolsar 150 mil pesos. Asegura que se queda en hostales, pero que el sacrificio vale la pena por seguir a los ‘verdes’.

Confusión de la FIFA


Vaya confusión que generó una publicación de la FIFA donde asevera que este 8 de junio, Juan Carlos Osorio, técnico de la Selección Nacional, es su cumpleaños. Pude cotejar con gente cercana al estratega cafetalero que para nada JC celebra algo especial este día, ya que su aniversario es el próximo 6 de agosto. Por cierto, el timonel sudamericano es uno de los tácticos más longevos que dirigirán en el Mundial de Rusia.

Mucha amabilidad


Si algo destaca a los daneses, además de la belleza de sus mujeres, es la amabilidad con la que tratan a los visitantes. La mayoría de los residentes en Copenhague es muy servicial y con alto valor de la solidaridad. Los daneses son muy atentos con los visitantes y en su mayoría hablan el inglés. La realidad es que a la gente le encanta que los turistas visiten la ciudad y se la pasen lo mejor posible. Lo único que sí no es amable son los precios. La corona está en 26 pesos y en algunos casos un botella de agua llega a costar 120 pesos mexicanos. De la comida mejor ni hablamos...

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.


AL INICIO